www.todoliteratura.es

Biblioteca Castro

Biblioteca Castro, Madrid, 2019

Quisieron adjetivarle (o, peor, quisieron apodarle, como atributo prosaísmo barato en su función de escritor) como ‘El garbancero’, más he aquí que, a día de hoy (próximo a cumplirse el centenario de su fallecimiento), el agraviado ha sido el ignorante adjetivador por cuanto no hay menoscabo, o bajeza de alimento literario o promiscuidad debilitada en la frase de don Benito, sino al contrario. Su prosa permanece viva, expresiva, certera.

Biblioteca Castro, Madrid, 2019

El amor, tantas veces aludido literariamente, no podía quedar relegado de sus mitos constructivos, mantenedores de algún modo, de ahí que, oportunamente (siempre es oportuna la reivindicación del amor, sean cuales fueren sus facetas aludidas) nos ofrece ahora, en la habitual edición cuidada a que nos tiene habituados la Biblioteca Castro, estas obras principales, que, a lo largo de la historia, ha dado al lector la literatura española.

Biblioteca Castro, Marid, 2018

Es bien fácil recomendar, por sus largos merecimientos, un autor así por cuanto su literatura parece haber inventado al lector; lo hace una figura necesaria por cuanto la narrativa de Pla no podría ser entendida sin escuchador, sin interlocutor consciente: curioso, observador, incluso con su aquel de retranca.

El cuento ha sido la redención de tantas cosas: de la realidad, tan difícil a veces de entender; de la soledad, de los sueños necesarios para seguir viviendo…

  • 1

Biblioteca Castro, Madrid, 2018

En esta ocasión, en su quinta entrega de la obra completa de Valle Inclán, acaso se nos ofrezca por parte de la Biblioteca Castro una rareza de lo más interesante y con una curiosa dualidad: su teatro se alza en el mejor sentido para alcanzar sus cotas de oficio e inteligencia más destacados de toda su obra, y, a la vez, se da cabida –breve, pues así es su producción- al apartado poético en la trayectoria de este gallego singular.

Biblioteca Castro, Madrid, 2017

La literatura erótica ha ocupado siempre un lugar prominente para los lectores, acaso porque en ellas se encierren tantos secretos ocultos que, por el hecho de ser de esa naturaleza, se desee con más fervor conocer. Quepa decir, a la vez, que este libro no es, ‘sensu stricto’ un libro de contenido erótico; diríamos, eso sí, libre en cuanto a que la temática amorosa –muy dilatadamente entendido el término, esto es, la coyunda entre hombre y mujer no sólo en lo físico, sino con todo el aparato socio-simbólico que entraña- está aquí presente, y ello le otorgaba al libro un cierto carácter de libertinaje en la medida en que era un desafío al orden social establecido.

No el marqués de Bradomín, un tanto atrabiliario en emociones y acaso excesivo en su resguardada melancolía, sino el "Tirano Banderas", más original, más hecho como personaje y valioso como nuevo referente literario, sería, para mí, el protagonista que cabría resaltar como ejemplo dentro de la arriesgada y valiente (e innovadora) propuesta literaria que este gallego -también él, un tanto atrabiliario- formuló como paradigma estético dentro de las corrientes de la narrativa española de finales del siglo XIX y comienzos del XX.