www.todoliteratura.es

Cuadernos del Laberinto

Vivimos la era de las falsificaciones. Nos falsifican la historia, la vida y hasta la realidad. Vivimos en un mundo de impostores y casi todos lo hemos sido en algún momento de nuestra vida. Joaquín Álvarez Barrientos sabe mucho sobre impostores y falsarios. Ya lo demostró en su excelsa obra “El crimen de la escritura”, ahora lleva a la ficción todos sus conocimientos sobre este apasionante tema en el sorprendente thriller “Una historia de impostores”.

Autor del poemario “En el infinito no hay refugio”

El poemario “En el infinito no hay refugio” forma parte de una pentalogía de obras que el poeta y videoartista gallego Antonino Nieto Rodríguez tiene escritos desde hace un par de años. Ahora acaba de publicarlo, el tercero de la serie y el segundo que se edita tras “El ojo del abismo toma de la mano el arco iris”. Falta, por lo tanto, el primero de la colección y los dos últimos que publicará en breve.

Autor de “Una historia de impostores”

El autor de "Una historia de importores", Joaquín Álvarez Barrientos, es investigador del CSIC, Presidente de la Sociedad Española de Estudios del Siglo XVIII y uno de los mayores especialistas en falsificaciones literarias que ahora ha querido dar el paso a la ficción. Entre sus libros destacan “Marcelino Menéndez Pelayo, literatura y nación. Preliminares de la historia literaria” y “El crimen de la escritura. Una historia de las falsificaciones literarias españolas”. Sendas obras tienen mucho que ver con la novela que acaba de presentar.

Como un árbol, con sus ramas bien diferenciadas, así, este texto es un libro de poemas, sin un hilo que los guíe y asemeje. Son éstos, en general, caprichosas criaturas que nacen cuando pueden, cuando pujan en la boca por salir y levantar la mano. Imposible, en algunas ocasiones, planear o razonar cuando se escribe. Ahí está, siempre imperiosa, la urgencia del poema, intentando abrirse paso hacia la luz, sin previo aviso.

El olvido y el recuerdo como eje central de la poesía; la concepción de la memoria como elemento constructor


"Fractura" de María Torvisco nos habla de las inflexiones del tiempo, de lo que reconocemos porque lo hemos conocido, de los giros vitales y el reencuentro con uno mismo a través de los cambios. Es por eso que "Fractura" tiene una estructura circular, la misma que construye el tiempo y hace que nuestra memoria regrese: memoria/olvido/memoria/olvido… jugando con la recuperación de las imágenes que interpreta y reinterpreta y reclamando el lenguaje como pasaje para sobrevivir, como forma de detener el tiempo, o eternizar las calles...
  • 1

Una mañana soleada dio paso a una tarde lluviosa o llorosa. A las cinco de la tarde se celebraba el funeral por don Benito Madariaga de la Campa, cronista oficial de Santander, quizá por eso el cielo se encapotó y derramó sobre la ciudad sus más sentidas lágrimas. Ese luctuoso día, fue el escogido por el escritor Joaquín Álvarez Barrientos para presentar en el Real Club de Regatas de la capital cántabra su novela, "Una historia de impostores", el autor no podía pensar cuando programó la presentación que ciertos elementos se revolverían contra él. El escritor madrileño asistió para presentar sus respetos al cronista antes de comenzar la presentación.

Entrevista al autor de “El ojo del abismo toma de la mano el arco iris”

Quedo con el poeta y video artista Antonino Nieto Rodríguez en el café Comercial de Madrid, muy cerca de su domicilio y de mi barrio de toda la vida. Este café es uno de los más emblemáticos de la villa y corte y de los pocos que quedan con el sabor tradicional. Cuando hace un par de años cerró sus puertas, nuestro corazón poético nos dio un vuelco. “Otro más que desaparece”, pensé, afortunadamente continúa, aunque ha perdido parte de su esencia bohemia y nocherniega.

Si el aforista escribe: “La autobiografía convierte al otro en protagonista” podríamos considerar que estamos ante la escritura de un autor en algún modo desafiante o provocativa (en cuanto que la ‘contradictio in terminis’ que encierra exigirá del lector la demora necesaria en el entendimiento, la ironía precisa a fin de deslindar los significados interiores, la capacidad crítica que le otorgue una aproximación sutil a aquello que, tal como está expresado, lleva a una cierta zozobra al principio para dejarle luego una clara sensación de verdad una vez haya digerido el auténtico valor de lo expresado, esto es, un viaje al sentido del humor puesto al servicio no solo de la verdad literaria, sino al grado ontológico del aludido”.