www.todoliteratura.es

poemario

Nunca olvidaré aquel invierno. Me hallaba en el dispensario del cuartel, entre una pareja de MIR, viendo por tercera o cuarta vez Vidas rebeldes (1962), de John Huston, cuando, a su conclusión, el noticiario de la medianoche nos anunció que acababa de fallecer Carlos Barral, y un mes después, la misma tarde que regresaba a casa, con el trámite engorroso de la mili cumplido, el telediario difundía la muerte de Jaime Gil de Biedma.

José Baroja nació en Valdivia, Chile, En 1983. Egresado de la Pontificia Universidad Católica de Chile, posee los grados de Licenciado en Letras, mención Lingüística y Literatura Hispánica y Magíster en Letras, mención en Literatura, ambos obtenidos con máxima distinción académica. Como especialista en las obras del Siglo de Oro español y en Lengua española, Baroja ha dictado cátedras sobre ambas materias, así como sumado varios artículos en revistas académicas y participado en seminarios y congresos del área, tanto en Chile como en México.

Este es mi cuerpo

Aves o flores ofrece Susana Benet en la acuarela sutil que da entrada a este poemario. Pétalos o almas sin color que auguran la luz y la sombra difuminándose en nosotros a través de la memoria y el negro. Parecería entonces que el autor de los textos va a imbuirnos en un mundo ascético, austero y monacal como anticipo de la sobriedad de la muerte. Nada más lejos. Al igual que sucede con la expectativa que genera el título Migración del Alma, la acuarela de Benet es muestra lo que no muestra, y que sin embargo está ahí delante, solo en frente de los ojos iniciados, todo el blanco que es luz y es esperanza para los que viven despiertos a la vida. Despiertos a la vida. Al viaje incesante y la muda continua de formas, de contactos, de vivencias.

El periodista y escritor José María Plaza ha publicado el poemario infantil "La Luna de Nueva York", ha contado con las ilustraciones de la dibujante Pilar Hoces para dar una atmósfera lírica e intimista a los poemas.

«Seamos ese pedazo de cielo, ese trozo en que pasa la aventura misteriosa, la aventura del planeta que estalla en pétalos de sueño». Vicente Huidobro (Altazor o el viaje en paracaídas, 1931)

La finalidad estética de un texto es una de las características que pueden convertirlo en un poema. Su capacidad para comunicar un mensaje que lleve a su lector a la emoción, podemos decir que es otra de esas características transformadoras. Pero para asegurarnos de que todas esas características y algunas otras llevan a cabo la tarea de transformar un texto en un poema, hemos de comprobar que una manifiesta transformación debe darse en el lenguaje. Las palabras y su sintaxis, morfología y posibilidades semánticas se alían de forma renovadora, huyendo de los lugares comunes y demostrando que puede llegarse a un mismo lugar mediante combinaciones diferentes, que además, son capaces de aportar una diferencia embellecedora significativa con respecto a lo usual.

Con el poemario "Tu clara presencia", Teresa de Jesús Rodríguez Lara (La Laguna, Tenerife) ha obtenido el XXXIX Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística, fallado el 12 de diciembre en la Univ. Pontificia de Salamanca (España). La dotación es de 7.000 €, la edición de la obra y una medalla conmemorativa. La obra ha sido seleccionada de entre 248 poemarios de 25 países. Teresa de Jesús Rodríguez cuenta con numerosas publicaciones, de manera especial en el campo de la poesía, ha recibido diversos reconocimientos entre ellos dos menciones de honor en otras tantas ediciones en este Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística.

Autora del poemario "Quiero oírte decir mi nombre"

Eva Guillamón es una mujer orquesta. No sólo porque toca varios instrumentos, y canta, en el dúo literario-musical Dúa de Pel (la otra mitad es Sonia Megías), sino porque en su actividad tan pronto se sube a las tablas de un escenario como se encierra en la soledad de la escritura. Fruto de todo ello, fruto también de su interés por las cosas que pasan, es "Quiero oírte decir mi nombre" (la Lucerna), un poemario cuyo título parece el inicio de una canción de amor y que, sin dejar de ser eso, es sobre todo una proclamación: nada de lo que sucede en el mundo me es ajeno.

Fallo del 73.º Premio Adonáis de poesía

El poemario "Los días eternos" de María Elena Higueruelo ha sido galardonado por su “atención constante a los mitos y el juego con la literatura, integrados en una poesía personal que nos lleva desde la antigüedad griega a lo más pop, de la mano de una inteligente ingenuidad”.

Reseña del poemario "Cielo y Chanca", de José Antonio Santano

Hay un momento único –lo llaman inspiración- en que un poeta siente la necesidad de plasmar estéticamente un sentimiento. En el caso del poeta baenense ese sentimiento tiene que ver con La Chanca, pero también, y especialmente, con una serie de amigos o admirados escritores que un día quisieron plasmarla estéticamente en alguna parte de su obra y que el autor celebra o se confabula con ellos o la siente como símbolo de vida o experiencia estética.

El poemario cuenta con un prólogo de Fernando Aínsa e ilustraciones de Antonio Azorín

Los Libros del Mississippi, 2019

El último libro de Fernando Vallejo Ágreda nos sorprenderá por diversos motivos. Uno, el principal, por su vocación irreverente y su actitud, constantemente, provocadora. Dos, por su lenguaje rupturista con tintes surrealistas, que utiliza arriesgadas metáforas y personificaciones. Tres, por su contenido, lleno de preguntas, llevadas a cabo a través de un dietario personal (que va desde el 28 de diciembre de 2017 hasta el 10 de marzo de 2018), que recoge muchas de las experiencias vividas por Vallejo Ágreda y también muchas de sus inquietudes y preguntas.

Baile del Sol Ediciones, Tenerife, 2017

De indagación saussureana podríamos denominar a este poemario de Heberto de Sysmo, heterónimo lírico del escritor José Antonio Olmedo López-Amor, "Maldito y bienamado bibelot", pues a modo del lingüista suizo el aedo valenciano alumbra una nueva forma de abordar el signo poético, elaborando una suerte de metapoesía donde aúna ciencia y creencia, inteligencia y sentimiento, dicotomías que catalizan el impulso creador del poeta.

Olé Libros, 2019

De las manos de la editorial valenciana Olé Libros, dirigida por Toni Alcolea, y con prólogo de Mila Villanueva y portada de José Lapasió nos llega el último poemario de Elena Torres: "El tiempo en las clepsidras" (Olé Libros, 2019).

[1]

«Si mi muerte es un desvarío no quiero más tristezas sólo un momento de paz». José Romero

Ya en la cita que aparece al principio del poemario fulguraron para mí tres elementos poemáticos: muerte, tristeza y paz, como estandartes de un discurso lírico que aspira —esperanzadamente— a exponerse en ese orden. Ramón Llanes Domínguez nos previene lo siguiente en su prólogo: «intimidad que vuelca en sus paredes más profundas su solidaridad con la basura que observa a su alrededor». Y no puede estar más en lo cierto. La conciencia crítica de José Romero critica a las conciencias, no como poeta, sino como persona enamorada de la vida y la cultura, anega por completo este libro, un libro al que ha debido recurrir al poeta interior no para dulcificar lo crudo ni embellecer lo feo, sino para apelar a la emoción, al sentimiento más profundo de los lectores que, como él, se ofendan y sientan heridos ante la vorágine del mundo.

En este libro, "SOLES DE NOSTALGIA", descubrimos que su autora, María Ángeles Lonardi, nos presta su mundo, su vida, su verdad desnuda con el único y amable envoltorio de una poesía esencial y transparente.

"Lluvia", este tercer poemario de Isabel Roca, se empapa principalmente de dos características que se perciben en cada una de sus páginas: naturaleza y sensibilidad.