www.todoliteratura.es

escritor polaco

Sońka, obra del autor polaco Ignacy Karpowicz, que ya nos cautivó con Cuando los dioses bajaron a Varsovia y alrededores (Rayo Verde, 2016). En esta ocasión, Karpowicz explora los límites de la ficción en el teatro para intentar comprender para qué sirve una novela.

Lumen, Barcelona, 2019

Hay un rigor cierto en este discurso dictado desde lo hondo de lo humano, rasgos definidos para distinguir el interior del hombre y sus preocupaciones dentro de ese paisaje nuboso que constituye la difícil realidad. El poeta no es el delator, sino el que señala siempre una parte del camino: “Mis manos contemplas/ son débiles –dices- cual flores/ mi boca contemplas/ demasiado pequeña para pronunciar: mundo/ -mejor balanceándonos en el tallo de los instantes/ bebamos el viento/ y contemplemos cómo nuestros ojos atardecen/ el aroma a marchito es el más hermoso/ y la forma de las ruinas nos anestesia”.

  • 1


Al poeta polaco Adam Zagajewski acaba de hacerse con el denostado premio Princesa de Asturias de las letras. El escritor polaco es poeta, novelista y ensayista. Nacido en Lwów, actual Ucrania, en 1945 y graduado en Filosofía y Psicología por la Universidad Jagiellonica (Cracovia), es uno de los más afamados poetas contemporáneos polacos, parte de la Generación del 68 o de la Nueva Ola, integrada por autores decididos a comprometerse políticamente en sus obras, como Kornhauser, Kipska, Krynicki o Baranczak. Zagajewski fue el creador de dos de los principales lemas de este grupo: Powiedz prawde (Di la verdad) y Mow wprost (Habla claro).