www.todoliteratura.es

expolio cultural

En un reciente viaje a la ciudad de Santander para presentar el libro de un amigo, me acerqué a visitar la conocida Biblioteca de Marcelino Menéndez Pelayo, sita en la calle Gravina; cuál no sería mi sorpresa al encontrar cerrada tanto la biblioteca como la Casa-museo del insigne polígrafo e historiador santanderino. Además, el día había amanecido totalmente encapotado y la tormenta que se cernía sobre la ciudad hacía presagiar el infortunio que me produjo encontrar ambas puertas cerradas al público y a los investigadores cuando llegué ante ellas.

  • 1