www.todoliteratura.es

Javier Krahe

Después de un año lleno de caos e incertidumbre, Federico de Haro publicó el pasado mes de abril Ni feo, ni católico, ni sentimental, la primera biografía completa de Javier Krahe. También un año después de lo previsto, y ante la impensable idea de poder reunir a casi cien personas en un mismo lugar, la presentación del libro tuvo lugar el pasado martes en el auditorio de la Fundación Telefónica junto a dos grandes artistas y amigos del homenajeado, Joaquín Sabina y Javier López de Guereña.

Ya tienen ustedes en los escaparates de las librerías la nueva biografía de Javier Krahe: Ni feo, ni católico, ni sentimental; la anterior, la de Ángel Vivas, es inencontrable y, además, se quedó detenida allá por el 1991, cuando se publicó. Esta llega hasta el final (por desgracia), aunque, para compensar, Federico de Haro la ha escrito con una ilusión contagiosa, ante la que no fuimos inmunes cuantos aportamos nuestro testimonio, tanto que aguardábamos ansiosos por verla editada desde hace al menos un par de años cuando se anunciaba como inminente.

Escribo este par de páginas en las mismas vísperas del quinto aniversario de su muerte allá, en Zahara de los Atunes, donde inalterablemente veraneaba desde hacía más de cuatro décadas. Y lo primero que me asalta es algo que le divertiría mucho, pues Gómez de la Serna —madrileño como él y creador de una corriente humorística que sin duda Krahe heredó y revivificó por los tablados del país— afirmaba que los muertos envejecían en su ejercicio de difuntos, por lo que ya comienzo dudando si titulo a esta nenia “un lustro” o “un quinquenio”; aunque como Ramón no precisó a quién y cómo deben cobrarse los correspondientes devengos, optaré por lustro, que queda mucho más circunspecto y entonado con el género de la necrológica.

  • 1

Presentación de la biografía “Javier Krahe”, de Federico de Haro

Acaba de publicarse la biografía “Javier Krahe” que lleva como subtítulo “ni feo, ni católico, ni sentimental”, justamente todo lo contrario que aquel marqués de Bradomín que ideará el simpar don Ramón María del Valle-Inclán, del periodista madrileño Federico de Haro. Krahe evidentemente no es lo que se le achaca en ese subtítulo, ya que para muchos era feo, muy feo y sentimental, muy sentimental.

Joaquín Carbonell, cantautor y periodista, conoce a Joaquín Sabina desde 1978, y desde entonces ha compartido muchos momentos en la vida de éste. Desde sus primeros pasos en La Mandrágora hasta su éxito en Latinoamérica o la famosa cena con el Príncipe Felipe y Doña Letizia, este libro es un repaso exhaustivo de la trayectoria de Sabina y un acercamiento afectuoso pero nada complaciente a su complicada personalidad.