www.todoliteratura.es

San Agustín

Tecnos, Madrid, 2019

Hay en este texto un párrafo introductorio que me parece tan incisivo como revelador: “No son pocos los pensadores a lo largo de la historia que desde el Sócrates del diálogo Fedón han considerado que la práctica de la filosofía, en esencia, consiste en ir aprendiendo a morir (…)” Y se añade, como aclaración práctica, las palabras influyentes de Platón: “Es muy posible, en efecto, que pase inadvertido a los demás que cuantos se dedican por ventura a la filosofía en el recto sentido de la palabra no practican otra cosa que el morir y el estar muertos. Y, si esto es verdad, sería sin duda un absurdo el que durante toda su vida no pusieran su celo en otra cosa sino esta, y el que, una vez llegada, se irritasen con aquello que desde tiempo atrás anhelaban y practicaban”.

Jactándose de sabios, se volvieron necios,
y cambiaron la gloria del Dios incorruptible
por una representación en forma
de hombres corruptibles, de aves, de cuadrúpedos, de reptiles
San Pablo (Romanos 1: 22-23)

Las universidades enfrentan un problema que no sólo es sociológico, sino filosófico, que es el poco gusto por la lectura verdadera. Y por ser filosófico es hermético. La filosofía es la herramienta intelectual más afilada y dura, y cuando ella misma es problemática obliga a cuestionar la utilidad de todas las ciencias.

  • 1