• Diario Digital | Domingo, 22 de Julio de 2018
  • Actualizado 01:07

"Amor fou", el libro por el que Marta Sanz casi deja de escribir

Marta Sanz, reedita "Amor fou", un contemporáneo cuento de hadas salvaje sobre la seducción y su violencia, que rebosa de preguntas incómoda que escribió en 2004.

 

Marta Sanz
Marta Sanz
"Amor fou", el libro por el que Marta Sanz casi deja de escribir

Una novela prácticamente inédita, una novela sin lectores, tal vez porque habla del gusano que corroe el corazón de la manzana en un mundo perfecto. En 2004, año en que fue escrita, "Amor fou" apuntaba hacia lo mucho que nos cuesta decir que el emperador va desnudo; lo hace también hoy, que la presentamos en versión corregida y actualizada. Casi todas las profecías de esta novela se han ido cumpliendo: aporofobia, gentrificación, banderas nacionales que ondean en el centro de las plazas, un patriotismo perturbado, el residuo franquista que oxida la convivencia, la brutalidad que se ejerce desde el poder, la okupación, los límites de la democracia y del Estado de derecho en el neoliberalismo, la justicia sin venda en los ojos, la manipulación pública a la que se someten ciertas vidas íntimas... La ponzoña es la metáfora que nutre una escritura de profundidad espeleológica.

Amor fou plantea preguntas en torno a nuestra educación sentimental y política. El amor empasta las voces, y la literatura se aparta de la suavidad deslizante de la seducción, para subrayar su violencia. La mirada del Marqués de Sade más educativo envenena las manzanas y el alimento de Los emperadores. Porque posiblemente Amor fou es un cuento de hadas salvaje, de esos que se censuran para no escandalizar a los niños, ni a los adultos que preferirían permanecer en una infancia eterna.

En esta historia triangular Raymond, desde su observatorio, vigila la felicidad conyugal de Adrián y Lala, su antigua novia, y no puede soportarla. Decide intervenir en ella con su mirada evocadora y su presencia disfrazada. Raymond lleva una barba postiza. Pero hasta las pequeñas maldades pueden tener horrendos efectos secundarios. El peligro se hace más intenso cuando Elisa y su hija Esther, cebada como esos niños canibalizados por la bruja, interfieren en la historia y traen con ellas los incendios, los anónimos, el abuso, las cicatrices y una ridícula caja de bombones envenenados.

Marta Sanz ha publicado las novelas El frío, Lenguas muertas, Los mejores tiempos, Animales domésticos, Susana y los viejos (finalista del Nadal en 2006) y La lección de anatomía, así como dos ensayos y cuatro poemarios. En 2007 recibió el Premio Mario Vargas Llosa NH de Relatos. En Anagrama ha publicado Black, black, black, Un buen detective no se casa jamás, "Daniela Astor y la caja negra(Premio Tigre Juan, Premio Cálamo y Premio Estado Crítico), la versión revisada y ampliada de La lección de anatomía, "Farándula" (Premio Herralde de Novela) y "Clavícula".

Puedes comprar el libro en: