• Diario Digital | Martes, 21 de Agosto de 2018
  • Actualizado 00:25

ENTREVISTA CON LA AUTORA DE “CARTAS DESDE DUBÁI”

Asunta López: “En Dubái el Islam lo impregna todo”

Si le dijese que el 85% de la población de un determinado país son extranjeros, lo más normal sería que pensase en un país del futuro. Sin embargo, en Emiratos Árabes Unidos ocurre precisamente eso. Contratan mano de obra barata en Asía y, técnicos y profesionales en Occidente. Y hasta allí van muchos españoles tal y como lo hizo la autora del libro “Cartas desde Dubái” y la protagonista del mismo.

Asunta López: “En Dubái el Islam lo impregna todo”

La escasez de profesionales en EAU es alarmante, lo mismo ocurre con la mano de obra. ¿Quién va a vivir en el desierto salvo esos cuarteados beduinos? Sin embargo, la suerte les vino a ver y encontraron grandes cantidades de petróleo que les han dado la oportunidad de fundar nuevas ciudades, de trasplantar una parte de Nueva York al centro del desierto de Arabia, uno de los más grandes del mundo. Allí, el lujo y la miseria van unidos de la mano, en esa federación de estados árabes se compran voluntades en todo el mundo y si no que se lo digan a los propietarios de los equipos europeos de fútbol.

Hasta Dubái se marchó Asunta López, tan pizpireta ella, siguiendo a su marido, que fue contratado por una empresa del Golfo Pérsico y allí lleva más de cuatro años pasando calor y sudando perlas de petróleo. Asunta que no es tonta sino todo lo contrario, pronto se aburrió de ir al Carrefour de compras y de estar tumbada al sol en una tumbona de la piscina de su urbanización. Todas estas vicisitudes vividas se las contaba a una amiga madrileña por mail, hasta que un día se dijo: “Aquí tengo una novela”. Se puso a recabar todos esos correos y alguno más, para que la novela quedase totalmente redonda.

Lola, la protagonista de “Cartas desde Dubái” es otra española que se fue a la capital de ese emirato siguiendo a su marido. “Es una protagonista que te dan ganas de abrazarla o de darla de hostias”, nos dice Asunta López nada más comenzar la entrevista. Ya se la nota que es una periodista de raza y una mujer de rompe y rasga, vamos que, emulandola a ella, te dan ganas de llevártela a casa o de pegarla una patada en el trasero.

“La novela es toda ficción, pero la protagonista tiene una personalidad parecida a la mía”, confiesa mientras tomamos una fría cerveza en una tarde de la incipiente primavera capitalina en el hotel más literario del foro. “Cartas desde Dubái está escrita en primera y tercera persona para que el lector pueda ver el contrapunto de las dos partes, la protagonista y sus conocidos. Ambas partes tienen su parte de razón”, apunta con vigor la escritora castellanoleonesa.

En opinión de la escritora, “es una obra muy comunista, ya que han participado muchos amigos míos en el proceso de creación. Yo mandaba los mail y ellos me contestaban dando su opinión”, señala divertida. Con el mismo tono, reconoce que las escenas de sexo la cuesta mucho escribirlas. Aunque hay que reconocer que la han salido muy bien y no son nada groseras, algo muy habitual por otra parte.

Asunta Dubái

 

“He sido muy respetuosa con la cultura y las tradiciones de los Emiratos Árabes”

 

Absolutamente todos los escenarios de las novelas son reales, se ha basado en lugares que conoce muy bien y que ha querido reflejar con verosimilitud. “Mi protagonista se mete de lleno en la vida de los Emiratos Árabes y en el modo de vida de los musulmanes. He querido ser muy respetuosa con la cultura y las tradiciones de los Emiratos Árabes”, apunta con convicción y añade “para que la novela fuese verosímil no se podía de hacer de otra forma y con mucha documentación”.

Cuando vivía en España, Asunta López, por motivos de trabajo no tenía tiempo para escribir novelas. Ha sido en Dubái donde ha encontrado la paz necesaria para ponerse a ello, además, “escribir la novela ha sido una excusa para no quedar con la amigas”, comenta, y adentrarse en el conocimiento de una civilización proveniente de nómadas. “El Islam lo impregna todo en Dubái. Es el día a día de sus habitantes”, afirma y más ahora que dentro de unos días comenzará el Ramadán de este año.

Pese a tratar con respeto el país y su cultura, Asunta López ha querido impregnar de humor toda su novela para rebajar la tensióAsunta López-Vn que se produce debido a los malos tratos físicos y psicológicos que se denuncian en la misma. También, reconoce, que la primera parte de la novela tiene algunos elementos autobiográficos. “Todo es muy vivido. He intentado reflejar cómo viven las mujeres musulmanas que tienen muy claro lo que son, ya quieren mantener sus costumbres pero sin renunciar a nada y también reflejar el día a día de las mujeres occidentales que viven allí”, señala la autora. De hecho, una celebración tan alemana como el Oktober Fest es celebrada por todo lo alto en las carpas de EAU.

La autora de “Cartas desde Dubái” se adentra en el alma humana de sus protagonistas y en los capítulos segundo y tercero contrapone los pensamientos de éstos con lo que escribe Lola en sus correos. “Lola hace auténticas barbaridades hasta acabar en la cárcel”, nos anticipa, sin querer entrar en los motivos que la llevan hasta allí ,y continúa explicando “cada personaje comete errores no por su religión sino porque son humanos. El alma humana nunca es indiferente”.

Uno de los rasgos diferenciadores de la novela son sus muchas metáforas bélicas que utiliza la autora, sobre todo de la Segunda Guerra Mundial. Guiños para los lectores que en muchas ocasiones son cómplices de la autora. También la psicología está muy presente en la narración. “Hay un evidente desdoblamiento de personalidades en las mujeres musulmanes”, corrobora Asunta López y la portada de su novela refleja a la perfección esos dos mundos que conviven en uno de los países más ricos del mundo, donde se siguen dando los matrimonios concertados y donde la mujer no deja de ser una simple moneda de cambio.

Puedes comprar el libro en: