• Diario Digital | Sábado, 18 de Agosto de 2018
  • Actualizado 14:07

Entrevista a Ricardo Bellveser, uno de nuestros grandes escritores

Estamos de enhorabuena porque recientemente el conocido escritor valenciano Ricardo Bellveser ha recibido el XXVII Premio Nacional de Poesía Cultura Viva al conjunto de su obra. Y desde ya podemos disfrutar también de una selección de su poesía más significativa en "El sueño de la funambulista", una antología publicada por Olélibros.

Ricardo Bellveser
Ricardo Bellveser
Entrevista a Ricardo Bellveser, uno de nuestros grandes escritores

¿Cómo se siente tras haber ganado  el XXVII Premio Nacional de Poesía Cultura Viva 2018?

Los premios a los que uno no se presenta, sino que le presenta el jurado o le eligen tras una propuesta desconocida como es mi caso, tienen ese plus de desvelar que  contamos con amigos generosos, que es uno de los más importantes regalos de la vida. Me han dado el premio a mí, creo que porque ya empiezo a ser muy mayor, como podrían habérselo concedido a otros de los tantos buenos poetas que hay en Valencia o en España. Con un poco de paciencia, estos reconocimientos van llegando con su paso tranquilo.

Parece que este importante galardón se suma a otros como el Jaime Gil de Biedma, el Vicente Gaos, el Nacional de Fomento de la Cultura, el de la Universidad de León, la Pluma de Oro del Ateneo Blasco Ibáñez o el de la Crítica Literaria Valenciana… cómo sienta ser un escritor tan reconocido y premiado.

Me reconozco premiado porque usted hace una relación de algunos de los premios que he obtenido, y yo al leerlos seguidos me doy más cuenta, pero no es nada especial. Tengo un amigo que pone en su currículo: “Este poeta no ha ganado ningún premio ni se ha presentado a ninguno” y lo hace para presumir. Hay también quien cree que tras los premios hay algún tipo de “tongo”. Yo no lo creo, y lo digo por experiencia. Puede ser que haya premios que están dados de antemano, eso en algunos premios multimillonarios es posible, pero en los premios de dotación más modesta, no.

Otra buena noticia es que el pasado 28 de junio, se dio a conocer su última antología El sueño de la funambulista y que con esta publicación se inicia, lo que debe de ser todo un honor también para usted, la colección Vuelta de Tuerca de la nueva editorial Olélibros, háblenos un poco de todo ello.

Es un magnífico proyecto que ha iniciado el editor Toni Alcolea: recuperar las colecciones de antologías, que hoy casi han desaparecido. Ha empezado con un libro mío, lo que es un honor, como lo es que le sigan otros de Jaime Siles, Pedro J. de la Peña o Rafael Soler, nombres absolutamente indiscutibles, y que ofrecen un buen mosaico de la poesía española contemporánea. Alcolea se ha metido en una empresa complicada y lo ha hecho con mucho talento y energía.

Centrándonos en su última obra, por qué le puso un título tan curioso como es El sueño de la funambulista, qué idea deseaba transmitirnos.

En el lejanísimo año de 1977 publiqué mi libro La estrategia, un libro que tuvo un notable eco. En ese poemario había, hay, un poema que se titula “La funambulista” y que ha sido seleccionado en muchas antologías hispánicas y he leído centenares de veces en recitales. Tan es así que aún me lo piden cuando hago alguna lectura en cualquier lugar de España. Acordándome de aquel muchacho que publicó aquel libro, la actual antología es un sueño que en aquellos momentos no podía ni imaginar.

Tras haber realizado usted mismo la selección de los poemas que irían en esta antología, de qué ha sido consciente sobre todo R. Bellveser.

Del paso del tiempo sobre mi persona, no sobre mi obra. Muchos de los poemas escritos, hace decenas de años, me parecen impecables en cuanto a que mantienen vivo lo que quise decir. Con un par de retoques han quedado perfectos. Me he asombrado de su supervivencia. Créeme si te aseguro que algunos de ellos no los había vuelto a leer desde que los publiqué por primera vez.

Volviendo al mismo tema, qué recuerdos importantes le ha removido esta importante labor de selección, qué resaltaría de todo el camino ahora que ha tenido que volver la vista atrás para recopilar lo más significativo de toda su obra poética.

Lo más significativo es cómo me reconozco en cada libro. Cuando he vuelto a leer ciertos poemas, me ha venido el recuerdo de cómo y quién era yo cuando los escribí, qué quise decir y qué queda de verdad de esas cosas. Las personas a veces creemos que en lo esencial no cambiamos, pero no es así, cambiamos, evolucionamos, nos retorcemos, nos complicamos.

sueno-la-funambulistaSi Bellveser volviera a nacer, ¿volvería a ser escritor sin dudarlo?

Sin ningún género de dudas. Escritor y profesor.

Usted es actualmente escritor, periodista, Vicepresidente del Consell Valencià de Cultura, Presidente de Honor de los Premios de la Crítica… Parece ser que siempre se le ha dado bien y le ha gustado compaginar varias tareas, responsabilidades, cargos… al mismo tiempo, ¿no es así?

Sí, así es, pero eso se debe más a que he estado rodeado de personas que han creído en que yo podría hacer esas cosas a la vez. Y las he hecho. De nuevo soy resultado de la generosidad de mis amigos.

¿Va a haber más presentaciones de "El sueño de la funambulista" próximamente? ¿Puede ya anunciarnos alguna?

Sí, muchas más. La cuestión es que no sé cuándo se publicará esta conversación, pero Isabel Oliver me ha invitado a presentar el libro en el Ateneo Blasco Ibáñez, en el Ateneo Marítimo de Valencia, también lo ha hecho la asociación Platea, la de Mujeres de Manises, Torrent de Paraules, etc. Todo ello en setiembre,-octubre. También lo presentaré en Málaga y Madrid.

Comparta si es tan amable un poema cualquiera de los recogidos en su reciente antología, y con él nos despedimos no sin antes haberle dado las gracias.

EL LECHO

...campos de pluma.

G.

No puedo recostarme en este lecho

en el que fuí engendrado hace tanto,

aquella cama de pies amurallados,

tapia por la que miraba de niño

el inquietante sueño de mis padres,

tibia presencia en sombras y suspiros.

Bajo las sábanas, ángulos, curvas,

enigmáticos bultos, volúmenes

de anatomías sueltas en la noche.

 

El tiempo tenaz todo lo ha cambiado:

el techo no es tan grande, ni tan alto,

ni tan misterioso, ni me acongoja.

La cama solo es un campo de plumas

que el tiempo con la muerte ha desolado.

 

Puedes comprar el libro en: