• Diario Digital | Miércoles, 23 de Mayo de 2018
  • Actualizado 17:03

"El hombre de las checas": Cuenta la historia de Alfonso Laurencic, el hombre que diseñó las checas más atroces de nuestro país

Susana Frouchtmann cuenta en "El hombre de las chechasa historia de Alfonso Laurencic, el hombre que diseñó las checas más atroces de nuestro país, durante la Guerra Civil.

"El hombre de las checas": Cuenta la historia de Alfonso Laurencic, el hombre que diseñó las checas más atroces de nuestro país

El 9 de julio de 1939 Alfonso Laurencic, yugoslavo de origen austríaco, era fusilado en el Campo de la Bota de Barcelona, acusado de ser el artífice de las dos checas más atroces de la ciudad y el creador de los más crueles procedimientos que en éstas se practicaban.

el-hombre-de-las-checas Durante el juicio previo, concurridísimo, ya que provocó una gran expectación, se le acusó asimismo de haber formado parte de los mandos del SIM, de haber actuado como espía para los dos bandos, de ser un cínico estafador, un delincuente internacional, un aventurero sin escrúpulos. Un engendro, un diablo, señalan algunos textos. Textos cuya principal fuente era el libro Por qué hice las checas de Barcelona: Laurencic ante el Consejo de Guerra (1939) del crítico taurino de ideología franquista Rafael López Chacón. Asimismo, a partir de este minucioso relato del juicio sumarísimo a Laurencic, en todos los libros y artículos que tratan sobre la represión del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) republicano, y especialmente, la ejercida en las checas, Alfonso Laurencic siempre es descrito como un hombre joven, alto, rubio, de buena planta, cosmopolita, políglota, refinado en sus modales, cruel, prepotente y cínico; un personaje cinematográfico que se diría propio del cine negro.

El verano de 2014, casualmente, la autora de este relato se topó con un artículo sobre Alfonso Laurencic, una lectura que la sorprendió por su extrema crudeza y que, inesperadamente, la retornó a su propia infancia. Susana Frouchtmann y este oscuro personaje habían compartido algo en el pasado; el hecho, de repente, cobraba actualidad.

A partir de este momento, Susana comenzó una investigación tenaz y apasionada para esclarecer este capítulo de su infancia que había adquirido un nuevo significado.

Pero ¿Qué tenía que ver Alfonso Laurencic con ella? ¿Qué les podía unir? 

Susana, nieta de judíos por parte paterna y de un prestigioso cirujano que fue Consejero de Sanidad y Asistencia Social nombrado por Lluís Companys en 1936 por parte materna, pertenece a una familia de la burguesía catalana. A finales de los años 50 llegó a la familia la austríaca Meri Laurencic, esposa de Alfonso, para trabajar como institutriz al cuidado de sus hermanas. Susana la recuerda silenciosa y reservada y que, persona asimismo muy independiente, mantuvo siempre su propio piso. De no haber leído aquel artículo, Meri hubiera continuado en el limbo de sus recuerdos de infancia. Pero a partir de aquel hallazgo, la autora se vio involucrada en la historia, incrédula ante la realidad con la que se había topado, incapaz de admitir que alguien de antecedentes cuando menos en apariencia dudosos, sus padres –que inculcaron en todos sus hijos una educación muy estricta- la hubieran integrado en la familia al cuidado de su prole. O al menos, sin motivo.

Recelosa de creer punto por punto cuanto había leído, la autora empezó una búsqueda obstinada y minuciosa tras el rastro de Laurencic. Primero hurgando en la huella que pudo haber dejado su mujer, fallecida en 1988; en conversaciones con sus hermanos, con vecinos de Meri… que apenas la aproximaban a Alfonso. Como si tras el libro de L. Chacón, todo quedara como indiscutible y cerrado. Algo que la autora, de buenas a primeras, se negó aceptar. Al mismo tiempo, empezó a leer ávidamente libros, artículos, blogs, archivos y documentos, dando incluso con algún testimonio relevante.

La autora empezó una búsqueda obstinada y minuciosa tras el rastro de Laurencic. Primero hurgando en la huella que pudo haber dejado su mujer, fallecida en 1988

La primera vez que en su investigación la autora se topa con Meri Laurencic es en el blog Cuadernos de Memoria Histórica. Selección de documentos de la Historia de España y Cataluña. El nombre de Frau Preschern (apellido de soltera de Meri) aparece incluido en una lista de “Personajes de Terror en Barcelona”. ¿Podía ser cierto?, se dijo con estupor.

Sabía que Meri había vivido en su domicilio del paseo San Juan desde 1939 hasta su muerte, dato que encontró, asimismo, en el libro Les presons de la república. Les txeques a Catalunya del historiador César Alcalá, quien también señala que sus vecinos la encontraban encantadora, que hablaba perfectamente el catalán (para sorpresa de la autora, quien jamás la escuchó decir ni una palabra en dicha lengua, y que el consulado austríaco se hizo cargo de ella proporcionándole ropa, dinero y paquetes de comida. Pero ni rastro de su trabajo en su casa, que era donde realmente pasaba el día y de donde provenían sus principales recursos.

Todo aparecía confuso: los datos no sólo no eran exactos, sino que se contradecían, parecían incompatibles… ¿Quién era esta mujer? ¿Dónde la conoció su madre? ¿Participó con Alfonso en los delitos que le imputaron? Y éstos ¿se atenían a toda la verdad? De hecho, su madre les había contado que su marido fue fusilado nada más acabar la Guerra Civil por haber diseñado las checas para “los rojos”. Y que, de no hacerlo, éstos lo habrían matado. Intentó tirar del hilo de la cárcel de Les Corts, donde Meri estuvo presa, contactando con la orden religiosa Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, a quienes se encomendó la administración del centro penitenciario. Sin éxito. Comprendió que hurgando en el personaje de Meri no daría con nada más.

Entonces la autora focalizó toda su atención en Alfonso. Y así, paso a paso, fue más allá, llegó al Imperio Austrohúngaro donde había nacido Julio Laurencic, el padre de Alfonso. Editor, publicista, hombre inquieto, innovador, que desarrolló una brillante carrera como editor propietario de una revista publicada primero en Hungría, luego en Alemania, París, San Sebastián, Madrid, Galicia, Barcelona… La autora siguiéndole en un viaje trepidante, recorre con Julio Laurencic la Primera Guerra Mundial hasta España donde éste fallece en Barcelona en 1923 tras haber conseguido un alto nivel socioeconómico y todos los honores posibles. A partir de esta muerte, la familia Laurencic se debilita y Alfonso, mimado desde la cuna por la fortuna y sus padres, joven ávido de vivencias, empieza su propio recorrido por Europa, se casa en Austria y vive con Meri unos años encantadores en el Berlín de Weimar.

Con la llegada del Tercer Reich y el comienzo del régimen totalitario, el joven matrimonio deja Berlín y se va primero a Viena, Bélgica y Luxemburgo, para recalar finalmente en Barcelona, donde todavía vivían su madre y Eugenio, su hermano menor. Alfonso, a quien no se puede negar capacidad para desenvolverse y sobresalir, pronto funda la orquesta de jazz “Los 16 Artistas Unidos” orquesta que triunfó en los más elegantes salones de baile de la ciudad hasta que en julio de 1936 estalla la Guerra Civil. A partir de este momento, emprende el camino que lo llevará a la muerte. Un camino que Susana Frouchtmann sigue y analiza. Hasta acabar sabiendo lo que sucedió.

En esta búsqueda Susana irá construyendo el perfil Alfonso Laurencic que - envuelto en varias personalidades, de nacionalidad incierta, con rasgos de impostor- poseía, sin lugar a duda, unas dotes de seductor consumado y temible; de manera que tanto aparece como decorador en Berlín o director de orquesta, como supuesto arquitecto, como vinculado al perfeccionamiento de las checas diabólicas en tiempos de la Guerra Civil española. Pero ese hombre, en tiempos revueltos y de libertad, mantiene intacto su tierno amor hacia Meri, que a su vez, lo sigue hasta el final.

Susana Frouchtmann, periodista, escritora, traductora y contertulia en diversos medios audiovisuales, nació en Barcelona. Ha colaborado en El Periódico de Catalunya, La Vanguardia, El Observador, Radio Nacional, Cataluña Radio, TV3… Asimismo, entre otros cargos, fue directora de Salones de Moda de Feria de Barcelona, adjunta a dirección en Círculo de Lectores así como responsable de la colección Círculo del Arte; directora de Relaciones Externas y Prensa en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, desarrollando también una gran actividad como comisaria de exposiciones así como consultora de Comunicación Cultural a nivel nacional e internacional.

Desde 2009 su actividad está plenamente centrada en la escritura siendo autora de tres libros de divulgación, entre los que destaca MI cáncer y yo (Plataforma 2009). En 2014 se adentró en la novela con Estación de Milán (Plataforma). Además, es coautora de "La pasión de ser mujer" (Circe 2015), un libro en el que, en forma de crónica periodística, recoge doce biografías de mujeres de gran personalidad que supusieron un hito en la Historia.

Puedes comprar el libro en: