www.todoliteratura.es

Michel Houellebecq, "Serotonina": las alegorías que reinan sobre la perturbación de las emociones

martes 05 de febrero de 2019, 20:30h
Add to Flipboard Magazine.
Serotonina
Serotonina
Dante Alighieri narró en La Divina Comedia el descenso a los infiernos para representar el fin del Medievo en su tránsito hacia el Renacimiento. La labor del bardo, en ocasiones, es la de adelantarse a las grandes catástrofes de la Humanidad como si fueran profetas de toda una civilización.

En la actualidad, a falta de dioses o santos a los que dirigir nuestras súplicas, sólo nos queda recurrir a visionarios que se dedican a intuir y vigilar la gran hecatombe que día a día, año a año, se cierne sobre nosotros sin que nos demos cuenta de ello. El paso del siglo XX al XXI ha traído, sin duda, muchos cambios en la forma de ver e interpretar el mundo; un mundo hipertecnificado que los científicos ya nos avisan que cambiará de una forma radical en los próximos diez años.

Quizá, por todo ello, Michel Houllebecq se disfraza una vez más de profeta en su última novela para retratar el final del mundo; un mundo dominado por los hombres, un mundo adormecido por los sedantes, un mundo sin sexo. La muerte del libido es también la de su especie (en este caso, los seres humanos), porque aquellos que no se reproducen, mueren. Encorsetados por un buenismo ramplón y rampante, asistimos sin pestañear a la mágica destrucción de una civilización que no siente. Sentir se ha convertido en una proeza al alcance de muy pocos, porque sentir sería aceptar la derrota y, en el mundo actual, la derrota no se acepta. Aquellos que pierden también ganan, aunque sólo sea en la purgante soledad del sofá un sábado por la noche. Anestesiados por la vanidad de las redes sociales fluimos igual que residuos a lo largo de un río de aguas fecales que esta vez no tienen un final de aguas azules. En esa imposibilidad de la salvación es donde reside el fracaso de Florence-Claude Labrouste, el protagonista de Serotonina, pues ya no hay un dios que nos asista para salvarnos a nosotros mismos y a los demás. El mundo actual se resume a una gigantesca concha de tortuga; una concha impermeable a la vida del prójimo.

Todo esto es, de alguna forma, lo que nos narra la parte menos visible de Serotonina, la última novela escrita por Michel Houllebecq. Amado y denostado a partes iguales. Gurú de la autodestrucción para algunos, y demonio de las mentes bien pensantes para otros, en definitiva, el escritor francés es el enfant terrible de las letras europeas que golpea sin cesar sobre aquello que a la cultura occidental más le molesta: la política y el sexo. Más allá de lo obvio, donde Houellebecq se comporta con grandes dosis de zafiedad y machismo a la hora de afrontar sus relaciones con las mujeres, su última novela, sin embargo, nos deja un gran espacio abierto; un espacio abierto para la reflexión, sin importarle tener que transvestirse y contonearse como una escort con forma de demonio, si con ello, consigue sacar de su modorra a sus lectores. Dicen que en el riesgo está la ganancia y Houellebecq parece tenerlo claro, porque apunta, dispara y acierta en el centro de la diana. En este caso, la diana no es otra que la prostituida Unión Europea y su gran contingente de burócratas. Instrumentos de un mal que nos vigila, acecha y destruye.

"Serotonina" es también la desesperanza en el amor y en el propio individuo. Su protagonista tiene todo al alcance de su mano y, sin embargo, renuncia a ese todo, incluso a sí mismo. El miedo a ser feliz es el antídoto con el que naufraga en su propia derrota. La hondura de la soledad del hombre en un mundo superpoblado, le lleva a Florence-Claude a huir lejos de París, de la civilización y de los otros. El refugio anhelado se transforma en la búsqueda de la libertad; una libertad que él cree que encontrará en la juventud a través de un amigo universitario que, como él, huyó de la gran urbe. No obstante, esa huida no es nada placentera, porque está vigilada y condenada por unas instituciones, las europeas, que son expertas en globalizar vidas y derrotas, fracasos y muertes, como quien da limosnas a los pobres a la salida de una gran iglesia. En estas conjeturas de lo incierto el protagonista de Serotonina y su amigo Aymeric no son más que dos claros ejemplos de lo ineficaz que resulta reivindicar ese otro mundo en el que todavía tenía sentido formar una familia o cultivar tu propia tierra. Ya no hay campos que sembrar ni mujeres a las que amar, pues todo se ha transformado en un paisaje oscuro; un paisaje con una densa niebla que no nos deja ver más allá de nuestros propios pies. Sin embargo, levantar la mirada y observar el horizonte es un acto heroico para el que ya no están preparados nuestros corazones, pues éstos hace tiempo que se pararon en las inciertas alegorías que reinan sobre la perturbación de las emociones. Justo, allí, donde nos hemos quedado a esperar más allá de toda esperanza.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.