www.todoliteratura.es

"La vida en los confines de la Tierra", vivencias de exploradores polares para inspirar nuestro día a día

Add to Flipboard Magazine.
La vida de los confines de la tierra
La vida de los confines de la tierra
"La vida en los confines de la Tierra", de Sebastián Álvaro y José María Azpiazu, extrae del rico legado de la exploración polar los testimonios, reflexiones e historias de algunos de sus más valientes protagonistas para inspirar nuestro día a día.

Aunque los territorios polares avivaron durante siglos la imaginación humana, fueron los últimos reductos que quedaron para la exploración y el descubrimiento hasta bien entrado el siglo XIX, cuando los más atrevidos se propusieron rellenar los espacios teñidos de blanco de los mapas. La belleza del Ártico y del Antártico, con sus paisajes helados, fascinó a muchos de aquellos marinos, pero pasó a un segundo plano al contacto con la cruel realidad y el espanto que producía la inexorable presión de los hielos que acababa atrapando sus barcos.

La exploración de las regiones polares fue posible gracias a grandes sacrificios, en general poco reconocidos, por más que Shackleton lo prometiera en su anuncio. Es cierto que a los grandes nombres de la edad de oro de la exploración polar se les ha inmortalizado; James Cook, Scott, Franklin o Shackleton tienen estatuas en Inglaterra, de la misma forma que Amundsen o Nansen las tienen en Noruega. Pero no hay que olvidar que el Almirantazgo solo comenzó a organizar expediciones de búsqueda de John Franklin por la obstinación de su esposa, lady Jane, y es significativo que las últimas palabras del capitán Scott fuesen para pedir que cuidaran de sus familias.

La realidad es que todas estas expediciones estuvieron llenas de grandes héroes en su mayoría desconocidos. Los éxitos nunca fueron suyos y en las derrotas fueron los que más perdieron. No obtuvieron fama o gloria, mucho menos riquezas, no fueron enterrados en Westminster y su memoria, en general, se ha perdido. Es más, muchos de estos hombres reposan para siempre bajo los hielos del Ártico y del Antártico. Uno de los objetivos de este libro es hacerles justicia de la mejor forma que sabemos: rescatando su memoria, recordando su legado y, al tiempo, las aventuras que llevaron a cabo.

No pocas veces los sacrificios que soportaron los exploradores polares fueron recompensados con mezquindad y ataques injustos. A Ross le pusieron en tela de juicio sus exploraciones pioneras. A Amundsen jamás le llegaron a reconocer todos sus logros, ni siquiera en su país natal. Sin olvidar los problemas crónicos que el noruego o Shackleton tuvieron para poder hacer frente a las deudas que siempre los acosaban.

Aquellos hombres atraídos por una apasionada vida de búsqueda al límite —como los descubridores y conquistadores españoles y portugueses del siglo XVI— rara vez fueron partidarios de los convencionalismos y las reglas sociales imperantes. A la hora de juzgarlos deberíamos tener en cuenta —como escribió Paul-Émile Victor— que «nada en la historia de la humanidad podrá jamás compararse a lo que los hombres han realizado y resistido para conquistar los polos». Aunque no fuesen personas perfectas, más de un siglo después, aquellas historias de esfuerzo y lucha contra los elementos aún nos siguen conmoviendo. Sus extraordinarias aventuras son historias inspiradoras para las personas de nuestro tiempo, ya que están tejidas con humanidad y trasladan valores inmortales como la cultura del esfuerzo, el sacrificio, la valentía, el compañerismo, la solidaridad, el trabajo en equipo y un espíritu de aventura y optimismo.

Shackleton exigía en aquel anuncio (que no sabemos si realmente existió) que los hombres que se embarcasen en el Endurance supieran que regresar no estaba garantizado. Esa posibilidad era su mayor atractivo, pues esos componentes de incertidumbre, exploración y riesgo son los que definen, básicamente, aquellas expediciones a los hielos polares.

Más que encontrar respuestas, el sentido de la vida reside en hacerse preguntas. Pensamos que las reflexiones que emanan de los exploradores polares, y los relatos que narran sus vivencias y contextualizan sus palabras, nos siguen conmoviendo, ampliando nuestro conocimiento y alimentando valores. El conocimiento de los grandes paisajes helados, donde aún resisten el misterio de nuestro planeta y el vigor ético que recorre los abismos de nuestro interior, es lo que enciende el alma para convertirnos en vagabundos del mundo.

También queremos recordar con este libro algo que se olvida frecuentemente: todas estas expediciones están llenas de hombres desconocidos y sencillos, esforzados y leales hasta el final. Como Hussey, el meteorólogo del Endurance que rasgueó con su banjo la canción de cuna de Brahms mientras enterraban a Shackleton en el cementerio de Grytviken. O McNish, el carpintero, un lobo de mar siempre eficiente y rebelde, que aparejó la barca para poder navegar a Georgias.

La mayoría de aquellos grandes hombres murieron pobres, aunque ricos en recuerdos. Muchos se quedaron allí, entre los hielos, como Bowers, Evans y Oates. Como Wilson, puntal de Scott y fiel hasta la muerte. El hombre que siempre amó la ciencia y la naturaleza, sacrificándose hasta el último momento por ellas, dejó escrito en su diario unas palabras que explican la irresistible fascinación de aquellas expediciones: «Estos días se quedan con uno para siempre. Son inolvidables y no se encuentran en ningún otro sitio más que en los polos».

Sebastián Álvaro fue el creador y director de los documentales de aventura Al filo de lo imposible, una de las series de mayor prestigio de la televisión española. Durante los últimos treinta años ha dirigido
más de doscientas expediciones y realizado más de trescientos documentales, lo que lo convierte en una de las personas que más aventuras, viajes y exploraciones han realizado. Por su trabajo ha recibido tres medallas al Mérito Militar, el Premio Nacional del Deporte, dos premios Ondas, nueve premios de la ATV y dos medallas en el Festival de Nueva York. Escritor, periodista y fotógrafo, es autor de diecisiete libros y colabora habitualmente en algunos de los medios de comunicación más prestigiosos de España, como El País, Marca, El Semanal, El Mundo, Onda Cero y RNE.

José Mari Azpiazu es alpinista, expedicionario y escritor. Se inició en la montaña a edad temprana y cuenta en su haber con importantes ascensiones y escaladas en los Pirineos, los Picos de Europa y los
Alpes. También ha organizado y participado en expediciones a los Andes y al Himalaya. Es autor de numerosos artículos y autor y coautor de seis libros de montaña, entre ellos Alpinismo español en el mundo, el tomo VI de la colección Mendiak, Nuestras montañas, Montañas de mi interior y Nire Barneko Mendiak. Como profesional de la comunicación y el marketing ha participado en la realización de más
de un centenar de libros de temas diversos: sociales, culturales, festivos, históricos, empresariales... y de montaña.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.