www.todoliteratura.es

"Leyes de mercado", de Richard Morgan

Por Roberto Vaquero
x
robertovaquerowebgmailcom/17/17/23
domingo 17 de enero de 2021, 14:00h
Leyes de mercado
Leyes de mercado

Richard Morgan nació en Londres en 1965. Es licenciado en historia por la universidad de Cambridge. Intentó dedicarse a ser escritor profesional, pero le fue imposible, por lo que trabajó durante años como profesor de inglés en países como Turquía o España.

No fue hasta la publicación y éxito de Carbono modificado cuando se pudo dedicar profesionalmente a ser escritor, publicando otros títulos de gran calidad como las otras dos partes del ciclo de Takeshi Kovacs.

Recibió el premio Philip K. Dick por Carbono modificado y el John W. Campbell Memorial por Leyes de mercado.

También ha trabajado como guionista para dos series de Marvel relacionadas principalmente con el personaje Viuda Negra y para los videojuegos Crysis 2 y Syndicate.

Sinopsis

El autor nos sitúa ante un mundo distópico y futurista en el que las grandes empresas dominan el mundo. Nos narra la historia del protagonista, Chris Faulkner, alguien surgido de familia desestructurada de las Zonas, la parte más marginal de la sociedad, y de cómo va ascendiendo, desde lo más bajo hasta lo más alto.

Describirá como cambian al protagonista las circunstancias, las condiciones materiales que le rodean, la competitividad, el individualismo y ansia por ascender en la empresa y en el mundo.

Familia, amigos, compañeros y rivales, todo se ve distinto al ritmo acelerado de la competición empresarial. Además, lo ejecutivos trajeados, los zektivs no son solo ejecutivos, son también conductores, una especie de duelistas que dirimen los litigios en carreras a muerte, donde el que gana se queda con todo.

Toda la historia nos lleva a una decisión, con la cual el autor, como siempre, nos sorprenderá.

Opinión

Es sin duda el libro más político y de crítica social del autor. Si bien en los libros Carbono Modificado y Ángeles Rotos ya critica el neoliberalismo, en este lo lleva a otro nivel.

De hecho, se ve una intencionalidad en comparar ese universo distópico con nuestra realidad actual: Guerras de rapiña, competencia desbocada, empresas que pasan por encima de los países y que solo les importa el lucro, insostenibilidad ecológica del planeta y la explotación de los países subdesarrollados.

Cita una lista de autores al final de la obra de los cuales ha usado algunos libros para desarrollar este trabajo, a mí esos autores no me gustan en su mayoría, pero si me gusta como lo enfoca Richard Morgan. Creo que se tenga la ideología que se tenga se puede apreciar la grandeza del autor y de esta obra.

Siendo otro nivel discursivo y con otra intensidad, algunos fragmentos del libro me han recordado a algunos fragmentos de Dune, de Frank Herbert, en los cuales se cuestiona la sostenibilidad del planeta y las tendencias del capitalismo.

Los duelos empresariales se realizan mediante carreras de coches, al principio me chocó un poco, pero tras ver la descripción, sobre todo del origen, me pareció una metáfora acertada para criticar la competencia exacerbada por conseguir determinados puestos u objetivos, la necesidad de pisar a otros para poder subir, la visión individual y egoísta de la búsqueda del máximo beneficio.

La descripción de las relaciones con zonas devastadas donde los gobiernos son dictaduras terribles que son financiadas y apoyadas por las grandes empresas también me ha parecido precisa, de hecho, también cuenta la facilidad que tienen de derrocar a los mismos que han apoyado debido a sus intereses económicos, mediante agentes, grupos armados e incluso chantajes económicos y amenazas.

También me ha parecido una genialidad la diferenciación entre las zonas residenciales adineradas de los poderosos con las zonas habitadas por la mayoría de la población, ese contraste entre ricos y pobres marca una división de clases que hace que incluso en una misma ciudad como Londres existan dos países dentro del mismo territorio, con legalidad, realidad social e incluso trato diferente por parte de los servicios policiales, militares y judiciales. El primero de hecho se encuentra medio privatizado, viéndose clara la crítica a lo que ya está sucediendo en la realidad en muchos países.

He podido leer varias críticas al autor porque en algunos diálogos algunos personajes hacen arengas políticas que según ellos sobran porque se sobreentiende lo que quiere expresar el autor con ello. No estoy de acuerdo, las arengas que hace Erik, el padre de la mujer de Chris, Carla, son necesarios para entender y comprender al personaje, y en contraposición comprender a su vez como es Chris Faulkner. ¿Cómo se va a entender cómo es un personaje importante en la trama que es escritor, represaliado político y subversivo sin saber lo que piensa y por lo que apuesta? Ser crítico con el capitalismo no es algo concreto, no da detalles por sí solo, creo que es un acierto que desarrolle esos diálogos, en caso contrario se dejarían muchos flecos sueltos dando lugar a errores.

Conclusión

De las mejores novelas de Ciencia Ficción que he leído en los últimos años, sin duda, trepidante, engancha desde la primera página y con una descripción de los detalles, de los momentos de acción y de los de sexo fuera del alcance de la gran mayoría de escritores del género.

Más que recomendable, una auténtica obra de arte.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios