www.todoliteratura.es

"Francia", de John Julius Norwich, un recorrido fascinante por la historia del país galo

Por Álvaro Alcázar
sábado 13 de febrero de 2021, 06:00h
Francia
Francia
"Sé que lo he dicho antes, pero mi libro "Francia" será seguramente el último libro que escribiré. He disfrutado de cada momento que le he dedicado, y lo veo como una suerte de agradecimiento a Francia por toda la felicidad que este glorioso país me ha brindado a lo largo de los años", señaló en su momento el historiador británico John Julius Norwich y lamentablemente tuvo razón, poco después fallecería.

El general Charles de Gaulle dijo: «Francia no puede ser Francia sin la grandeza». El país galo es célebre por su gastronomía, sus paisajes, su cultura y su historia, en la que destacan personajes legendarios como Vercingétorix, Carlomagno, Juana de Arco, Luis XIV, María Antonieta o Napoleón, además de inolvidables batallas como Crécy, Agincourt, San Quintín, Bailén o Waterloo. En este volumen, John Julius Norwich, uno de los historiadores más destacados de nuestro tiempo, nos ofrece una historia completa a la par que concisa de Francia, país que siempre lo fascinó. Desde la conquista por parte de los romanos hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, pasando por las grandes dinastías medievales, la consolidación del Antiguo Régimen, la Revolución, Vichy o la Resistencia, Norwich nos acompaña en un recorrido por veinte siglos de historia, a menudo violenta pero siempre fascinante. Por estas páginas desfilan conocidos héroes y villanos, pero también personajes olvidados dignos de elogio.

Con la destreza, elegancia y humor que caracterizan su pluma, Norwich nos brinda un relato magistral y vívido de la historia del país que quizá más ha influido en la historia y cultura europeas.

La historia francesa, como la de todos los países, cuenta con héroes y villanos, batallas y rebeliones, victorias y derrotas. Desde los galos a Julio César y Carlomagno, pasando por Luis XIV, Napoleón, Juana de Arco o María Antonieta, el historiador John Julius Norwich rinde homenaje al país que tanto aprecia y expone la historia de Francia con detalle y rigor. Desde el año 58 a.C. hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, el autor analiza los aspectos positivos de Francia y sus antiguos monarcas, así como los errores que cometieron, sin pasar por alto ni un solo aspecto de este periodo, en su afán de rellenar los huecos de la historia.

Conoceremos el destino de los pobres templarios a manos del odioso Felipe el Hermoso y de lo que les pasó a sus hijas en la torre de Nesle; detalles acerca de la maravillosa madame de Pompadour y de la odiosa madame de Maintenon; también, encontraremos a Luis Felipe de Francia, hoy casi olvidado, pero probablemente el mejor rey que Francia tuvo jamás, según el autor. Todo ello a través de un magnífico relato compuesto por veintún capítulos que empieza con ocho siglos de historia antigua y medieval y acaba con los cinco años de la Segunda Guerra Mundial.

Según afirma Norwich, «el año 1945 cerró una era y fue el comienzo de otra». Por esto, con la Segunda Guerra Mundial, da por finalizada una narración extensa y cercana que repasa dos mil años de la historia de Francia.

Con un tono intimista y un afecto palpable hacia el país galo, el autor crea el libro que siempre quiso escribir: una recopilación de historia y anécdotas de un país que amó y admiró, la Francia que lo emocionó la primera vez que cruzó el Canal de la Mancha con casi siete años y que, con el tiempo, terminó convirtiéndose en hogar.

John Julius Norwich (1929-2018) estudió en el New College de Oxford y, en 1952, entró en el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde fue destinado a las embajadas inglesas en Belgrado y Beirut. Participó en la delegación británica de la Conferencia de Desarme de Ginebra. En 1964, abandonó su carrera diplomática para dedicarse a escribir. Fue autor de más de veinte libros sobre la historia de Europa y del Mediterráneo, y su trilogía sobre el imperio bizantino es uno de los textos de referencia de ese período histórico. Lord Norwich fue miembro de la Royal Society of Literature, la Royal Geographical Society y la Society of Antiquaries y, en 1993, fue nombrado comendador de la Real Orden de la Reina Victoria y perteneció al Comité Ejecutivo del National Trust.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios