www.todoliteratura.es

"Breve historia de la España Moderna. 1474-1808", de Carlos Martínez Shaw

Alianza Editorial
Por José María Manuel García-Osuna Rodríguez
martes 27 de abril de 2021, 20:20h
Breve historia de la España Moderna (1474-1808)
Breve historia de la España Moderna (1474-1808)
En 441 páginas de denso y rico contenido, la editora que tanto ha representado para la cultura española, nos acerca a la Historia Moderna de las Españas. Uno de los buenos historiadores de esta época histórica se encarga de la obra, el profesor Carlos Martínez Shaw. Como es de rigor el volumen abarca los límites de consideración, grosso modo, entre los años 1474 y 1808.

Es obvio que la obra comienza con una globalización anhistórica. Isabel I, ¡por lo menos según ella misma!, no solo es reina de Castilla en su titulación oficial, ya que ella signa como reina e subcessora destos reinos de Castilla et de León. Ya está, nuevamente, orillado el reino de León, ¡nunca desaparecido!, y si no que se lo pregunten a Boabdil “el Chico” y a Gutierre de Cárdenas. Es obvia que no existe la Corona de Castilla, como absurda Unión de Reinos. Pero, de forma paulatina, iremos recuperando el concepto leonés en la historiografía. En la mente de los Reyes Católicos está asumido el concepto de la unidad territorial de León, Aragón, Navarra, Portugal y Castilla. Fernando e Isabel se matrimoniarán en Valladolid, octubre de 1469, para, en contra de los primigenios deseos de Enrique IV “el Impotente” de León y de Castilla, realizar un difícil enlace marital. El arzobispo metropolitano Alfonso Carrillo falsificará la bula de dispensa del Papa Sixto IV, ya que ambos monarcas eran primos. Para acceder al trono, Fernando e Isabel deberán luchar contra el rey Alfonso V de Portugal, que era el apoyo indubitable de la mal llamada Juana “la Beltraneja”.

Fernando II de Aragón era un estupendo estratega militar y vencerá; sin ambages, en la batalla celebrada en la urbe siempre leonesa de Toro (marzo de 1474), la otrora capital de los vacceos prerromanos llamada Arbucola; a los enemigos que les disputaban su derecho al trono. En febrero de 1479, signarán de forma indeleble una nueva victoria, ya definitiva, en la batalla de Albuera. Por el tratado de Alcáçovas, de septiembre de 1479, Juana “la Beltraneja” se alejaba definitivamente del trono de los reinos de Castilla y de León. Con dicho acuerdo se fijaban las influencias de esos reinos de Castilla y León y Portugal, en el orbe conocido. Los lusitanos se reservarían toda el África con sus tesoros y las posibilidades económicas del comercio de esclavos, salvo las islas Canarias, que ya habían sido conquista de las Españas. El rey Alfonso V de Portugal se casará con la infanta Isabel, primogénita de los Reyes Católicos. Como todo parece que está saliendo a pedir de boca para Fernando e Isabel, aquel accede al trono de los reinos de Aragón, al fallecer su padre el rey Juan II de Aragón, en enero de 1479. Todo se complicará cuando fallezcan las esperanzas de todos esos reinos, desde el príncipe Juan, probablemente de algún tipo de neoplasia vascular, quizás una leucemia caquectizante; a continuación la reina Isabel de Portugal, y, sobre todo, el príncipe Miguel en quien todos habían depositado las esperanzas de la unión dinástica; y, para más inri, un cáncer de cérvix uterino se llevará, asimismo, en noviembre de 1504 a la propia reina Isabel I “la Católica” de Castilla y de León.

La heredera del trono de Castilla y de León y de Aragón será ahora, inesperadamente, el tercer vástago de los Reyes Católicos, que es una mujer, llamada Juana, casada con uno de los personajes más incapaces y malignos de la Europa del momento, el archiduque Felipe de Habsburgo “el Hermoso”. En 1506 pondrán fin a la regencia, en León y en Castilla, de Fernando “el Católico”. Ya tenemos a la antigua Hispania, salvo la Lusitania, metida de hoz y coz en la defensa de los atrabiliarios intereses de los borgoñones europeos, que nada tenían que ver con los de las Españas, y para las que serían una rémora indefinidamente, y una ruina absoluta. En octubre de 1505, buscando una posible solución filial, Fernando “el Católico” se casa con la princesa Germana de Foix, por poderes. Parece que, de nuevo, le comienza a sonreír el azar al taimado rey aragonés, ya que en septiembre de 1506 fallece, morte propria decessit, aunque yo optaría por un envenenamiento, Felipe “el Hermoso”. Fernando de Aragón comienza, entonces, su segunda regencia en los reinos de Castilla y de León. Parece ser, porque yo tengo mis dudas, que la reina Juana I de León y de Castilla, padecía una psicosis maniaco-depresiva, con una ciclotimia típica, que conllevó el que fuese encerrada en el palacio regio del monasterio de Santa Clara de Tordesillas.

En mayo de 1509, pasará a mejor vida el hijo engendrado por Fernando y Germana, el príncipe Juan de Aragón. Cuando le llegue a Fernando V de León y de Castilla, II de Aragón y I de Navarra, “el Católico”, la hora de rendir cuentas ante el Todopoderoso, enero de 1516, dejará como heredera universal a su hija Juana I, mal llamada “la Loca”. Aunque sería su nieto, Carlos de Gante, el que heredaría los reinos. Mientras llegaba hasta los reinos de Castilla, de León, de Navarra y de Aragón, el heredero legal, lo que haría desembarcando en la asturiana Tazones; los regentes serían el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, y el arzobispo Alfonso de Aragón, este hijo natural del rey Católico. Al ser Carlos I proclamado monarca de Castilla, de León, de Aragón, de Navarra y de Granada, se consolidaría la unidad territorial peninsular, a la espera de que hubiese alguna posibilidad de completar el territorio con la incorporación de Portugal. Este resumen deseo sirva de orientación para la adquisición de este breve pero enjundioso libro sobre la España Moderna, que calificó con muy buena nota. Estilo ágil y rico de expresiones.Nullum crimen, nulla poena sine lege”.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios