www.todoliteratura.es
Antonio Muñoz Molina
Ampliar
Antonio Muñoz Molina (Foto: Javier Velasco Oliaga)

“Volver a dónde”, el título del nuevo libro Antonio Muñoz Molina y la pregunta que nos hacemos todos

“Los hechos tan excepcionales como la reciente pandemia o se cuentan enseguida o quedan lejos”
Por Javier Velasco Oliaga
miércoles 08 de septiembre de 2021, 19:22h

Antonio Muñoz Molina ha vivido dos hechos excepcionales que han dejado una profunda huella a todos los seres humanos: el atentado del 11-S de Nueva York en aquel infame 2001 y 19 años después el confinamiento que comenzó el 15 de marzo del año pasado. Nueva York y Madrid son las dos ciudades en la que vive el escritor ubetense, además de en su querida Lisboa. A las tres ciudades las ha dedicado páginas realmente hermosas.

Antonio Muñoz Molina
Antonio Muñoz Molina (Foto: Javier Velasco Oliaga)

“Los hechos tan excepcionales como los acaecido en la reciente pandemia o se cuentan enseguida o quedan lejos en poco tiempo”, afirmó el autor en la rueda de prensa donde presentó su nuevo libro “Volver a dónde”. Pregunta que nos hacemos todos y que no sabemos todavía si queremos volver al mundo en que vivíamos antes de la pandemia o preferimos un mundo mejor, más solidario y sociable.

Volver a dónde” es un libro que está escrito en tres planos temporales. El primero es el diario del confinamiento, que está regido por el miedo al porvenir; el segundo se desarrolla unos meses después y está gobernado por la incertidumbre, no sólo de lo que pasará sino también nos cuestionamos de lo que hemos hecho bien o mal, y el tercero es una introspección al pasado del autor, una rememoración de su infancia y a lo que le contaron sobre el pasado sus padres y su tío. Unos recuerdos familiares que hay que preservar del olvido, “antes de que desaparezca de nuestras memorias”.

Para Antonio Muñoz Molina, “en la literatura de ficción, el autor es absolutamente libre, pero hay otra literatura que se hace en los periódicos que no tiene esa libertad porque ha de ceñirse a los hechos, pero que tiene la misma belleza y que busca la armonía. Tiene un carácter de testamento. Mucha de la mejor literatura que se hace está en las crónicas de los periódicos. Podríamos poner como ejemplo a Manuel Chaves Nogales o Josefina Carabias”. Durante la charla añadiría casi de pasada a Josep Pla, otro maestro del estilo periodístico-literario. Esa literatura escrita en los periódicos, en ocasiones, es mejor que la literatura oficial de los libros.

“Me gusta inventar, pero también no inventar”

Al escritor jienense, le gusta tanto inventar personajes y tramas para sus novelas como no inventar en sus crónicas periodísticas o en libros donde priman lo que ve. Le gusta ser testigo del presente. “En Volver a dónde, utilizo mis cualidades narrativas para dejar testimonio de lo que va pasando cerca de mí. Aquí no puedo inventar. Si inventase estaría faltando a mi responsabilidad como escritor. He querido dejar constancia de las cosas concretas que viví”, explica de manera pausada y razonada.

“Cuando viví el 11-S no quería interpretar lo que estaba viendo, sólo quería atestiguar lo que veía, dar testimonio. Sé que cuando el tiempo pasa, nuestros recuerdos se van transfigurando. Cuando se vive en el presente, no sabemos lo que va a venir después porque enseguida desaparecerá. Estos hechos excepcionales se quedan lejos casi en el momento en que han pasado. Sin embargo, en la novela, la historia se cuenta a través de los personajes”, desmenuza con precisión el autor.

Las novelas tienen que llegar

Antonio Muñoz Molina quiso dejarse llevar por la escritura. “No dije a nadie que estaba escribiendo el libro, ni mi editora ni mi mujer lo sabían. Fue toda una sorpresa cuando les dije que tenía un libro preparado. Me sentí como un testigo de un mundo que está ya prácticamente desapareciendo”, dice con convicción y añade “tuve una voluntad de testimonio porque lo que queda siempre se olvida, sobre todo a lo que les pasó a los más débiles, a las gentes trabajadoras”.

“Los libros se escriben de dos maneras diferentes. La primera es añadiendo y la segunda es editando, cortando lo que sobra. La primera es una parte muy solitaria y la segunda ya es distinta porque las recomendaciones de los editores hacen que tenga que quitar muchas cosas. Siempre con razón. El texto en su origen era mucho más largo”, reconoce el escritor.

El autor ebdetense confiesa que “mi mundo interior ha estado muy presente en mi literatura. Ahora me fijo mucho en todas las pequeñas cosas que hay a mi alrededor, en la riqueza y la humanidad del ser humano, algo que me seduce cada vez más. Lo mismo ocurre con la novela que me produce muchas más sensaciones que la literatura de no ficción. El crear los personajes es algo maravilloso, pero las novelas tienen que llegar. Me interesan cada vez más, es un género que me fascina”, concluye Antonio Muñoz Molina.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios