www.todoliteratura.es
Miguel de Cervantes Saavedra
Miguel de Cervantes Saavedra (Foto: Archivo)

63 nuevos documentos, 9 poemas redescubiertos, y 4 firmas autógrafas del «antiguo y verdadero amigo» de Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) y «su maestro en poesía», el madrileño Pedro Laínez (1538-1584), «extremo de discreción y sabiduría»

«Oh dulce España, patria querida», Miguel de Cervantes Saavedra
Por Krzysztof Sliwa
sábado 18 de septiembre de 2021, 18:00h
Las nuevas perlas documentales, de capital importancia, para la biografía documentada de Pedro Laínez, ayuda de cámara del príncipe de Asturias, don Carlos (1545-1568), descubiertas por el benemérito profesor Emilio Maganto Pavón, Jefe de Sección de Urología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, y ex profesor asociado de la Universidad de Alcalá de Henares, fueron puestas en letras de molde en su magnífica obra intitulada: "El poeta Pedro Laínez (1538-1584)".
Actualización de su vida y obra en el contexto histórico y literario de Miguel de Cervantes», Alcalá de Henares, Editorial Universidad de Alcalá de Henares, 2021, apoyada en 1642 notas a pie de página, y prologada por el profesor José Manuel Lucía Megías, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, quien declara que «Emilio Maganto ha rescatado de las sombras [a Pedro Laínez] en este más que interesante y necesario libro, fruto de años de investigación… y nos ofrece un nuevo Pedro Laínez, un Laínez de carne y hueso que dialoga con su tiempo, con las personas con las que convivió y se relaciona con los documentos que se han conservado de su vida y de la de su familia… El libro está escrito desde la honestidad… y es un libro honesto, un libro que dialoga con la crítica anterior… y con este libro cambia las historias de la literatura”» (E. Maganto Pavón, «El poeta…», «Prólogo», J.M. Lucía Megías, pp. 14-15).

Entre las 63 nuevas joyas documentales, localizadas en los 13 archivos, las más destacadas son las sobre los padres y los abuelos de Isabel de Saravia (¿1515?-1580), moza de cámara de la reina de España, Isabel de Valois (1546-1568), y esposa de Bernardino de Ugarte (¿1510?-1564), aposentador mayor de palacio de Carlos I (1500-1558) y de Felipe II (1527-1598), Comendador de la Orden del Hábito de Cristo de Portugal y padre de Pedro Laínez, y sobre su desposorio y velación en Évora, Portugal; los testimonios originales sobre Pedro de Saravia de la Riva y María de Velasco, nombrada también María Velázquez o María la «Hermosa», camarera mayor de Catalina de Austria (1507-1578), reina consorte de Portugal (1525-1557); los datos biográficos sobre Ruy Sáenz de la Riva y María Sáenz de Saravia, naturales de Espinosa, Burgos, bisabuelos del autor del «Cancionero»; y un excelente hallazgo sobre el parentesco de la familia Ugarte con el cronista madrileño Alonso de Ercilla y Zúñiga (1533-1594), autor del poema épico «La Araucana» (1569, 1578 y 1589), esposo de María de Bazán, moza de cámara de «Friedensfürst» y de Isabel Clara Eugenia (1566-1633) (E. Maganto Pavón, «El poeta…», 5-65).

Gracias al erudito madrileño Emilio Maganto Pavón son conocidos el primer testamento, elaborado el 5 de junio de 1554, de Isabel, madre del poeta Pedro, «el famoso poeta de Castilla» según «Jardín Espiritual» (1585) del poeta linarense Pedro de Padilla (1540-1599); el segundo testamento de Isabel, redactado el 15 de noviembre de 1575; la partida de sepelio del 8 de octubre de 1580, encontrada en el archivo de la iglesia de «Santiuste»; el expediente de información genealógica, del año 1567, que revela que Pedro Saravia de la Riva, abuelo materno de Pedro, era montero de cámara del rey Fernando I de Habsburgo (1503-1564), rey de Hungría y Bohemia y Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico; la petición de 1578 de Juan Saravia de la Riva, tío materno de «Damón» de «La Galatea» (1585) y montero de cámara «del rey Prudente» (E. Maganto Pavón, «El poeta…», 71-73, 81).

Por lo que atañe a los documentes auténticos de vital importancia tocantes a Pedro, cuya «experiencia mil sanos consejos asegura», según «La Galatea», de Miguel de Cervantes Saavedra, Emilio Maganto Pavón halla 4 firmas autógrafas, a saber: la compra de un libro sobre la Orden del Toisón, el 29 de diciembre de 1566; la cuenta del pago de una apuesta de don Carlos, del mismo año; la data de conjunta de Pedro con su cuñado Juan Martínez de la Cuadra en 1583; y la cuarta data perteneciente al pago ejecutado por Pedro al «cirujano» Ruy Díaz de Quintanilla, barbero mayor de don Carlos, el 28 de noviembre de 1566. De igual modo, se enumeran, verbi gratia, el dato del 19 de mayo de 1612 sobre la herencia de Pedro; una carta de censo de Pedro, compuesta en marzo de 1571; un poder de Pedro para cobrar las rentas en el almojarifazgo de Sevilla, el 20 de abril de 1571; una carta de venta de Pedro de una tierra heredada de sus padres, el 15 de mayo de 1569; una obligación de Pedro con Baltasar de Valmaseda, lapidario, a devolverle un préstamo, el 14 de abril de 1580; una obligación de Pedro con Baltasar de Miguel, platero, a pagarle 12.900 mrs., el 26 de abril de 1580; una venta de Pedro de un corral de sus casas en la calle de Toledo, el 18 de diciembre de 1580; un memorial de Pedro dirigido al Mariscal de Logis, el 18 de diciembre de 1580; acta de velaciones de Pedro con Juana Gaitán, el 22 de febrero de 1583; una carta de obligación de Juana, viuda de Pedro, y de Diego de Hondaro para pagar a Pedro de Albiz, el 9 de noviembre de 1584; y fe de fallecimiento de Pedro, el 5 de julio de 1584 (E. Maganto Pavón, «El poeta…», 80, 133-34, 168, 174, 244, 357, 361, 398, 422, 447, 464).

Los testimonios fiables concernientes al ayuda de cámara Bernardino de Ugarte, hermano de Pedro y criado de Don Juan de Austria (1547-1578) son: una petición de Bernardino, el 12 de febrero de 1588, al «Gran Filipo» de una plaza de escribano de número en la corte mayor del reino de Navarra (¿1539?-1598); una carta de venta de rentas de Bernardino en el reino de Granada concedidas por Felipe II por intermedio del Consejo de Indias, el 29 de abril de 1588; una pretensión de Bernardino, el 23 de mayo de 1583, a la escribanía de México y una petición acerca de la escribanía pública del número de La Paz, en los reinos del Perú; la última voluntad del 20 de noviembre de 1595 de Bernardino; una licencia solicitada en marzo de 1615 por Juana Guerrero de Ayala, primera esposa de Bernardino, y segunda esposa del licenciado Melchor Caldera, regidor de Canarias (E. Maganto Pavón, «El poeta…», 85-89).

Otros nuevos documentos, de suma importancia, destapados por Maganto Pavón son los del tesorero de la iglesia de Tuy, Juan de Saravia de la Riva (1540-?); una escritura de compraventa del 23 de mayo de 1584 de Juan, como testamentario de Isabel de Saravia y de Pedro, a favor de Juan López de Vivanco, de unas tierras en Lavapiés; y una provisión de Felipe III (1578-1621), de emplazamiento, librada a Juan; acta del matrimonio entre la moza de cámara de Isabel de Valois, Antonia de Lara Saravia (1545-?), hermana de Pedro, y Juan López de Vivanco, contador de la Casa de Castilla; una escritura de promesa de dote, otorgada por Isabel de Saravia y Pedro, su hijo, el 4 de julio de 1570; una ceremonia de velaciones de Antonia y Juan, llevada a cabo en la iglesia de Nuestra Señora de Atocha, el 16 de septiembre de 1570; una escritura de dote entregada por Juan a favor de Antonia, el 16 de septiembre de 1570; el primer acta de matrimonio entre Isabel de Saravia (¿1552?-?), hermana de Pedro, y Juan Martínez de la Cuadra, camarero de don Carlos, el 1 de marzo de 1573; una ceremonia de velaciones entre Isabel y Juan, el 6 de abril de 1573; el segundo matrimonio de Isabel con Cristóbal de Paz, contino de la casa de Castilla, celebrado el 10 de julio de 1575; una carta de privilegio y confirmación de un juro de 40.000 mrs, de Isabel, esposa del licenciado Agustín de Almorox, abogado de la corte, en 1607; el primer memorial de Bernardino al secretario Juan Vázquez de Salazar (1530-1597), el 28 de marzo de 1584; y el segundo memorial de Bernardino al secretario Juan Vázquez de Salazar, el 6 de agosto de 1583 (E. Maganto Pavón, «El poeta…», 91, 97-101, 437-38).

Por lo que atañe a los hallazgos sobre la amistad entre Laínez y Cervantes, Emilio Maganto Pavón, fundamentándose en los testimonios y las obras de ambos escritores, comprueba que no existe ni un documento acreditado que justifique la teoría errónea de los eruditos de que Pedro, fue quien introdujo a Miguel en palacio; discute, basándose en la falta de la documentación fehaciente, directa e indirecta, la especulación de los investigadores sobre la asistencia de Cervantes, un incipiente poeta sin linaje, a las Academias literarias en la alcobilla de don Carlos; alega que Cervantes fue presentado por su maestro Juan López de Hoyos (1511-1583), a la Academia por el cardenal Diego de Espinosa Arévalo (1513-1572), y no por Pedro Laínez; afianza que Pedro conoció perfectamente la poseía del toledano Garcilaso de la Vega (1501/03-1536); y afirma que Pedro, tras la vuelta de Italia fue conocido en los ambientes literarios por «Tirsi» (E. Maganto Pavón, «El poeta…», 138, 141, 143-44, 154, 250).

En resumidas cuentas, los nuevos documentos y las poesías inéditas de inestimable valor historiográfico, descubiertos por el ejemplar investigador, Emilio Maganto Pavón, reactualizan la vida y obra del «insigne hombre de letras…» según «La Filomena» (1621), de Lope de Vega (1562-1635), aportan los nuevos detalles biográficas, precisan las fechas, aclaran los conceptos, ponen de relieve que los biógrafos del «prudente» Pedro Laínez describen su imagen que no corresponde con la realidad, ofrecen nuevas ideas sobre la dedicatoria del «Cancionero» y la censura de «La Galatea» (1585), del «Príncipe de los ingenios españoles», ponen de manifiesto que Laínez y Cervantes acabaron mal su amistad por discordancia con sus nombres arcádicos en «La Galatea», y brindan especial interés histórico para la reconstrucción de la biografía documentada de Pedro Laínez que deberían quedar fijados en los papeles para rectificar así los grandes desaciertos en las enciclopedias, libros de enseñanza y revistas electrónicas. ¡Enhorabuena!

«Laus in Excelsis Deo»,

Krzysztof Sliwa

Puedes comprar los libros de Krzysztof Sliwa en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios