www.todoliteratura.es
Miguel de Cervantes Saavedra
Miguel de Cervantes Saavedra (Foto: Archivo)

Nueve nuevos documentos inéditos sobre el cautivo Francisco López, de Requena, amigo de Miguel de Cervantes, rescatado por fray Juan Gil y fray Antón de la Bella

«Oh dulce España, patria querida», Miguel de Cervantes Saavedra
Por Krzysztof Sliwa
domingo 08 de agosto de 2021, 08:00h
Los beneméritos historiadores requenenses Ignacio Latorre Zacarés y Rafael Muñoz García, del Archivo Municipal de Requena, descubrieron nueve nuevos documentos inéditos de capital importancia sobre el esclavo argelino Francisco López, de Requena, amigo de Cervantes, «el padre de la literatura moderna», liberado por fray Juan Gil, procurador general de la Orden de la Santísima Trinidad y Redención de Cautivos, y fray Antón de la Bella, ministro del monasterio de la Santísima Trinidad, de Baeza. No obstante, antes de proceder con el tema, quedo en perpetua deuda de gratitud con nuestros espléndidos archiveros por haberme permitido divulgar por primera vez dichas joyas documentales, trascritas de una manera fiel y completa, en mi «Vida de Miguel de Cervantes Saavedra».

Ahora bien, el primer nuevo documento es sobre el porte de la grana de cochinilla, por precio de 476 maravedís, firmado por Gil, el 2 de septiembre de 1579 en Toledo, para llevarlo a Valencia, pasando por Cuenca y Requena. El segundo nuevo dato se relaciona con las transacciones del viaje de Gil, desde Madrid hasta la ciudad del Turia, cuyo primer gasto fue ejecutado el 4 de agosto de 1579 para redimir, inter alia, al glorioso Manco. A título de ejemplo, 13 reales para la mula desde Cuenca a Requena; 36 reales para trasladar la mercancía a Valencia; 10 reales a las guardas para salir de los puertos de Requena y Valencia, 46 reales al médico por haberse cuidado del padre fray Gil en la posada de Requena, quien se cayó de la mula; y 20 reales al boticario de las medicinas para Gil.

El tercer nuevo documento exhibe, verbi gratia, la inversión de 13 reales para un mozo que viajó de Cuenca a Requena; 27 reales para la posada, cebada y paja, empleados por fray Gil y Antón de la Bella en Requena; y 47 reales desembolsados por fray Antón, viniendo en guarda de los paños desde Baeza a Requena. La siguiente nueva prueba documental del 12 de junio de 1580 en Argel constata que Juan y Antón abonaron el rescate de Francisco López, natural de Requena, de edad de 22 años, hijo de Miguel López y de María González, quien era pequeño de cuerpo y con una herida en la cabeza en el lado izquierdo y estuvo en poder de Ay de Roja, escribano mayor del rey de Argel.

El nuevo documento del 25 de junio de 1580 pone en evidencia que la liberación de Francisco costó 250 doblas y fue apoyada con 30 ducados de la limosna de Fernando Vellosillo Barrio (1510-1587), fundador del Colegio Menor de San Jerónimo en la Universidad de Alcalá de Henares en 1569, conocido como Colegio de Lugo, y obispo de Lugo (1567-1587), elegido por el papa 225.°, Pío V (1504-1572). En este contexto, afianzo que la primera noticia sobre Francisco, de 22 años de edad, cautivo en una saetía cargada de trigo que iba a Orán en 1577, encontramos en el «Memorial» de Juan Gil, el 7 de octubre de 1581 en Madrid, quien solicitó a «Friedensfürst» (1527-1598), hacer una limosna para llevar a cabo la redención, acompañada de la relación de los cautivos libertados en 1580. Entre ellos, figuró «Miguel de Cervantes, de edad de 31 años, natural de Alcalá de Henares» (K. Sliwa, Documentos…, 122-24).

El nuevo dato legal del 3 de agosto de 1580 acredita que fray Antón retornó a la Península Ibérica con 108 redimidos, entrando en el Grao, y ese mismo día Francisco López fue embarcado en el navío «Santa María de San Nicolás», cuyo patrón fue Vicencio Arregocea, en presencia de fray Juan y fray Antón. A continuación, los tres nuevos testimonios fiables son del 5 de agosto: el primer trata de la desembarcación de Francisco en el Grao y los últimos dos se refieren a 250 doblas, precio de su redención.

En resumidas cuentas, les agradezco a los excelentes investigadores, Ignacio Latorre Zacarés y Rafael Muñoz García, su magnífica colaboración, así como les felicito por el descubrimiento de los inapreciables documentos de vital importancia para la Historia de Argel, Baeza, Cuenca, Lugo, Requena, Toledo y Valencia, así como para la biografía de Antón de la Bella, Francisco López, Juan Gil, y «el Príncipe de los Ingenios», los que deberían ponerse en los papales, rectificando así los desmedidos desaciertos en las enciclopedias, libros de enseñanza y revistas electrónicas. ¡Enhorabuena!

«Laus in Excelsis Deo»,

Krzysztof Sliwa

Puedes comprar los libros de Krzysztof Sliwa en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios