www.todoliteratura.es
Melvin Konner
Melvin Konner (Foto: cortesía de la editorial)

Melvin Konner: "Claramente, muchos hombres se sienten amenazados por la idea de que las mujeres son iguales a ellos y tal vez de alguna manera superiores"

Autor de "Mujeres ante todo"
domingo 14 de noviembre de 2021, 09:00h

Melvin Konner es profesor de Antropología y Biología del Comportamiento en la Universidad de Emory. Tras su paso por el Brooklyn College, obtuvo el doctorado y, más tarde, el doctorado en Medicina en Harvard, donde dio clase antes de trasladarse a Emory.

Mujeres ante todo
Mujeres ante todo

Que las mujeres no son iguales a los hombres y que son superiores en muchos aspectos y situaciones de la vida son algunas de las tesis que defiende Melvin Konner en Mujeres ante todo, publicado recientemente por Almuzara.

Según este professor de Antroplogía y biología, las causas de esta superioridad con respecto a los hombres se deben al mejor, más adecuado y específico desarrollo biológico que experimentan las mujeres en determinadas estructuras celulares para desenvolverse y solucionar con más solvencia que los varones los nuevos retos a los que el nuevo orden mundial está sometiendo a la sociedad.

Aunque sin quitar importancia a la influencia que en su superioridad tiene el factor cultural y educacional en la mujer, para él, las notables diferencias intrínsecas existentes entre el cuerpo y el cerebro de las mujeres y el de los hombres las habilitan para poder soportar el liderazgo del Mundo en aquellos aspectos que ahora importan.

Hablamos con él sobre su obra y sobre la recepción que ya ha habido y que espera aún de la misma, ahora que se ha traducido al castellano.

Usted Subraya el papel de la genética como clave para comprender por qué las mujeres están mejor preparadas para el liderazgo actual. En un momento en el que el debate género / sexualidad en torno a las mujeres está al rojo vivo (al menos en España), la primera pregunta casi debería ser: ¿qué entendemos por mujer biológicamente, genéticamente?

Quiero advertir a los lectores que, si bien trato de prestar algo de atención en el libro a las personas que no encajan fácilmente en las dos categorías "masculino" y "femenino", y aprendemos mucho de esas personas, los hombres y las mujeres [en un sentido biológico] son los dos grupos de los que trata principalmente el libro. Son diferentes y la diferencia comienza con la biología. En su mayor parte, las personas que se identifican como mujeres tienen dos cromosomas X, mientras que la mayoría de los hombres tenemos un cromosoma X y uno Y. Esto es muy importante. La X es mucho más grande que la Y y tiene muchos más genes. La segunda X protege mejor a las mujeres contra ciertas enfermedades genéticas. Más importante aún, un gen en la Y se activa temprano en el útero y hace que se forme el testículo. Indirectamente, también suprime nuestra capacidad para desarrollar los órganos que permiten a las mujeres crear nueva vida en sus cuerpos. Esta habilidad me parece bastante impresionante, y los chicos no podemos hacerlo. Las mujeres no tienen por qué hacerlo, por supuesto, pero pueden hacerlo. Nuestros testículos embrionarios continúan produciendo andrógenos como la testosterona que crean la anatomía masculina y también hacen que los cerebros masculinos sean un poco diferentes. No hay diferencias entre los cerebros masculinos y femeninos que afecten la inteligencia general, la capacidad musical y mil cosas más. Pero en dos puntos, la agresión física y la explotación sexual, nuestros cerebros masculinos marcan una gran diferencia en el comportamiento.

Que las mujeres estén mejor preparadas para el liderazgo, ¿significa que las mujeres son superiores a los hombres hoy en día?

Escribí que las mujeres son superiores en aspectos importantes, en parte por ser provocativo. Después de tantos siglos en que los hombres han proclamado su superioridad, pensé que proporcionaría un equilibrio, especialmente porque la provocación tiene una parte de verdad. En los años 50, la antropóloga Ashley Montagu publicó un libro muy popular llamado La superioridad natural de las mujeres. Señaló que además de poder crear nueva vida en sus cuerpos, las mujeres viven más tiempo, tienen menor mortalidad en todas las edades y, como dije, están más protegidas contra ciertos problemas genéticos (la hemofilia y el daltonismo son ejemplos). A eso le agrego el hecho de que las mujeres son menos destructivas y sexualmente depredadoras. ¿Eso es superior? Algunos podrían pensar que sí.

En cuanto al liderazgo, tenemos mucho que aprender, ¡porque hemos impedido que las mujeres sean líderes durante tanto tiempo! Les digo a mis alumnos que hemos suprimido la mitad del talento en la especie humana, ¿Cómo de estúpido fue eso? Pero un número creciente de estudios sobre mujeres líderes en el gobierno, la industria y las profesiones sugiere que tienen diferentes estilos de liderazgo. Un estudio sobre el que escribí en el libro investigó los estilos de liderazgo de los alcaldes en 120 ciudades de Estados Unidos. Las 65 alcaldesas gobernaron de manera más transparente y con más participación de las personas por debajo de ellas en la jerarquía que los 55 hombres estudiados. En el pasado, las mujeres que ascendían de rango eran raras y tenían que imitar a los hombres. En el futuro, con más mujeres subiendo y bajando en el escalafón, creo que se sentirán más libres para ser ellas mismas.

¿Cómo debería reflejarse política o socialmente esta superioridad?

Supongo que "debería" significa, ¿qué me gustaría ver? Tengo tres hijas y una nieta, y me gustaría que tuvieran todas las oportunidades que tienen mi hijo y mis dos nietos. Creo que las mujeres tendrán un tipo diferente de influencia porque, en promedio, es más fácil para ellas olvidarse de su ego y es menos probable que provoquen conflictos innecesarios. No creo que sea una coincidencia que algunos de los países que han tenido más éxito en el control de la pandemia hayan sido los liderados por mujeres, mientras que algunos de los liderados por hombres “hipermasculinos” —Trump, Bolsonaro, Putin, Duterte, Orban— no lo he hecho tan bien. Una cosa que podemos decir con certeza es que lo que los hombres hemos estado diciendo durante siglos, que las mujeres no pueden hacer el trabajo de liderazgo, ha demostrado ser incorrecto en nuestro tiempo. Solo hay que mirar a Angela Merkel, Christine Lagarde, Ursula von der Leyen, Kristalina Georgieva, Janet Yellen, la presidenta de Taiwán Tsai Ing-wen y muchas otras para ver cuán equivocados estábamos. Incluso si no son superiores, son excelentes y hacen el trabajo.

¿Pueden los hombres, a través de la educación y la cultura, alcanzar las capacidades que la naturaleza les ha dado a las mujeres?

Absolutamente, y qué buena idea sería. El comportamiento humano es flexible y la mayor parte de lo que logramos se basa en el aprendizaje, no en los genes. Todos podemos pensar en líderes masculinos que gobiernan de manera más transparente que otros, que prefieren liderar que intimidar, y que no creen que estar en el poder sea un viaje para su ego. En las democracias podemos elegir líderes masculinos que sean menos agresivos y más efectivos que los autócratas masculinos. ¡El vencedor de las recientes elecciones alemanas estaba intentando con todas sus fuerzas parecerse a Angela Merkel! A medida que veamos más y más mujeres en altos cargos, nuestros hijos aprenderán mucho de ellas, especialmente que ser un matón no te convierte en un hombre.

¿Estamos avanzando hacia un mundo solo de mujeres? ¿Los hombres comienzan a ser "prescindibles"?

Digo medio en serio en el libro que esta es una posibilidad. A las mujeres, que tienen úteros, les resultaría más fácil prescindir de nosotros que a nosotros de ellas. Pero, afortunadamente, la mayoría de las mujeres que conozco parecen querer mantenernos cerca. Los machos vinieron originalmente al mundo para agregar variedad biológica, que era buena para la evolución y para combatir infecciones. Seguimos ofreciendo una variedad que algunas mujeres aprecian. Creo que el mundo estará mejor cuando las mujeres tengan más poder del que tienen en este momento, pero los hombres también continuarán desempeñando papeles protagonistas junto a ellas. Los hombres y las mujeres no solo tienen una biología diferente, sino también experiencias muy diferentes. Mi argumento para no desperdiciar el talento de las mujeres también se aplicaría a los hombres.

¿Cómo esperas que reaccionen los hombres al leer tu libro? ¿Esperas mucha animosidad?

Eso es fácil. Cuando salió la edición estadounidense de mi libro, había un extracto en la edición de fin de semana de The Wall Street Journal. Estaba desconectado esquiando con una de mis hijas en Montana, y cuando recibí la señal de un teléfono móvil y pude llamar a mi esposa, ella preguntó: "¿Has visto los comentarios en línea sobre tu artículo?" Había cientos de hombres desagradables, y ella estaba cerrando dos veces las puertas de nuestra casa y comprobando la alarma antirrobo. Recibí un correo electrónico en mi universidad que no querría citar en su web. Claramente, muchos hombres se sienten amenazados por la idea de que las mujeres son iguales a ellos y tal vez de alguna manera superiores. Pero estos mensajes de mentes simples no me afectaron tanto como los de las mujeres que me decían que mi libro les resultaba inspirador. Y los mensajes de agradecimiento de padres de hijas. Si pasa lo mismo con los lectores españoles, estaré muy feliz. A los hombres les digo que no se sientan tan amenazados. Si tienen una contribución positiva que hacer, les irá bien en la vida en un mundo donde las mujeres tengan la oportunidad de liderar.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios