www.todoliteratura.es
Inma Chacón
Ampliar
Inma Chacón (Foto: Javier Velasco Oliaga)

Entrevista a Inma Chacón: “Escribo para ser feliz y publico para hacer felices a los lectores”

Autora de “Los silencios de Hugo”
Por Javier Velasco Oliaga
martes 16 de noviembre de 2021, 10:28h

Acaba de publicar la escritora extremeña Inma Chacón su primera novela “Los silencios de Hugo”. Sí, no me he vuelto loco. Esta novela fue la primera que escribió, pero que no había publicado hasta ahora. “Ya va siendo hora, Inma”, le decía su agente Palmira. Así que, tras innumerables versiones, edita la primera novela que escribió y, curiosamente, en una editorial que nace con su obra, “Contraluz”. “Me encanta hacer cosas por primera vez y ayudar a los que comienzan su carrera”, confiesa la autora en una céntrica cafetería madrileña en una mañana tristona y fría de este otoño que ella sabe calentar con su charla.

Inma Chacón
Inma Chacón (Foto: Javier Velasco Oliaga)

“Nosotros somos de una generación muy marcada –ambos compartimos generación, la que vivió su adolescencia en los estertores del franquismo y en el comienzo de la democracia y ambos estudiamos periodismo en la misma facultad aunque no coincidimos- nos estigmatizó mucho la educación recibida y aquellos años de grises en la puerta de la Facultad, y en el interior de la misma. Recuerdo que en ocasiones estaban en los pasillos de la escuela y había policías de la brigada política-social en las mismas aulas”, recuerda con una nostalgia lejana y amable.

En aquellos años, había muchos silencios, quizá demasiados, no había más remedio, la mayoría de ellos eran impuestos. Esos silencios se han plasmado en su novela que lleva 25 años escribiendo, o mejor dicho, reescribiendo mientras veía pasar los recuerdos por las ventanas de su casa. Hugo era seropositivo y quería mantenerlo oculto para salvaguardar a su familia. “Era un silencio porque él quería. Otros silencios eran impuestos por la sociedad o por el miedo. Muchos eran necesarios para poder sobrevivir, para que los amigos y familiares no sufriesen. Eran silencios protectores y que en ocasiones se convertían en mentiras para las otras personas”, cuenta Inma con su acento de la profunda Extremadura.

Silencios que se alargaban demasiado en el tiempo y que rompían la confianza de los amigos. “El tiempo sólo se puede medir cuando ya se ha terminado. Hugo no podía prever los resultados de ese silencio. Se tenía que callar, pero convertía ese silencio en algo demasiado largo, tan largo que se termina por inmolar para proteger a los demás, para que no sufriesen o, por lo menos, eso creía. Así, elige la soledad como forma de vida. No compartió su miedo y su angustia fue creciendo”, explica la escritora nacida en Zafra un día de la primavera de 1954.

“La novela está basada en una historia real, la de mi amigo Paco que se cambió el nombre por el de Hugo. Es un homenaje a él y a su familia. Casi siempre no nos acordamos de las familias de los enfermos de SIDA y no es justo. Fueron 33 millones de personas que murieron por esa plaga, pero el sufrimiento se amplía a los familiares. Por lo tanto, fueron más de 100 millones personas las que sufrieron esa enfermedad. De ahí mi homenaje a Paco y a todos que tuvieron que padecer las consecuencias”, desgrana Inma Chacón.

Inma Chacón también homenajea en su novela a todas las personas que padecieron dicha enfermedad y a los familiares que sufrieron junto a ellos. “Recuerdo que en las puertas de los colegios se manifestaban los padres de los niños cuando se enteraban que había algún alumno seropositivo. Es una atrocidad estigmatizar a los niños por esa causa y más cuando ya se conocían las formas de contagio”, apunta.

La novela se desarrolla en el corto periodo de poco más de dos días. Comienza un 29 de noviembre y termina el 1 de diciembre, el día que se celebra de Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, otro homenaje. En ese lapso de tiempo, la escritora extremeña hace varios analepsis al pasado de los protagonistas. “Lo más difícil de la novela ha sido dar con la estructura de la novela. Ha sido como hacer una trenza en el pelo con varios mechones que al final queda como una todo, una unidad. Ha sido lo más difícil de encajar”, reconoce la autora.

“Yo no pienso en el lector cuando escribo, pienso en mí”

Inma Chacón antepone sus gustos y lo que quiere contar, a lo que puede gustar a los lectores”, Yo no pienso en el lector cuando escribo, pienso en mí”, afirma y continúa diciendo “escribir es como hacer un plato con distintos ingredientes y condimentos, cada uno debe tener un sabor propio, pero a la vez el conjunto debe de tener un sabor característico, único. La literatura y la cocina tienen mucho en común”.

En su opinión, “la literatura tiene tres componentes fundamentales: la descripción, la narración y los diálogos. Y todo elaborado con mucha paciencia y amor”. “Un escritor es bueno cuando consigue hacer felices a los demás. Yo escribo para ser feliz y publico para hacer felices a los lectores. Aunque también escribo para vivir. Vivir es disfrutar de la vida, hay que tener presente esa actitud siempre. Yo he conseguido tener una actitud de disfrutar de la vida, pese a los malos momentos como la muerte de mi hermana Dulce”, señala.

No creo en el destino, creo en la libertad

Inma Chacón reconoce que “casi todo lo que escribo está basado en hechos reales”. Solo que sabe adornarlo de una forma tan poética que esos hechos que cuenta los eleva a la belleza absoluta. En esta ocasión, “Los silencios de Hugo” la tocaban muy de cerca. “Quería que el homenaje fuese muy alegre, no se podía convertir en una elegía, de ahí que haya dejado pasar tanto tiempo para tomar distancia y escribirla en su justo término”, explica.

En cuanto a su forma de escribir cree que “mi narrativa está muy contaminada por mi poesía y al revés. He querido meter unos pequeños versos en cada comienzo de los capítulos”. Al mismo tiempo utiliza un lenguaje desnudo y límpido. “Quería reflejar con ese lenguaje mi propio silencio. He tenido que desprenderme de la historia para poderla ficcionar, pero siempre reflejando los sucesos acaecidos”, evalúa la escritora y añade para zanjar la cuestión “yo soy muy intensa”.

Esa intensidad, ha llevado a Inma Chacón a escribir una novela muy peculiar. Donde los protagonistas están muy bien perfilados, sus sentimientos muy bien analizados y su lenguaje es muy preciosista y efectivo que obvia esa forma militarista de enfocar la enfermedad. “Hay que abandonar esa formas tan negativas. No se pierde una batalla ante una enfermedad, se esfuerza para superarla”, expone con claridad. “El futuro lo tenemos que ganar entre todos. Yo no creo en el destino, creo en la libertad”, concluye la autora extremeña.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios