www.todoliteratura.es
Javier Márquez Sánchez
Javier Márquez Sánchez (Foto: Javier Oliaga)

Entrevista a Javier Márquez Sánchez autor de “La balada de Sam”

“Hay que saber desde dónde se viene para saber a dónde se va”

viernes 07 de agosto de 2015, 19:19h

Javier Márquez Sánchez acaba de publicar su nueva novela, “La balada de Sam”, un thriller mexicano que tiene mucho de road-movie. En su nueva obra, que había escrito antes de publicar su anterior libro, conjuga muchas de sus obsesiones y preferencias. “Mi primera pasión es el cine, es lo que más me ha atrapado”, confiesa en una entrevista que mantuvimos en la cafetería de un conocido hotel madrileño.

  • Javier Márquez Sánchez

Javier Márquez Sánchez
Javier Márquez Sánchez (Foto: Javier Velasco)

Su segunda pasión es la música. Los primeros libros que escribió han estado relacionados con la música. Publicó “Paul Simon y Art Garfunkel. Negociaciones y canciones de amor" (2004) y "Elvis. Corazón solitario" (2007). Después se pasó a la narración con "La fiesta de Orfeo" (2009) o "Afilado como un blues a medianoche" (2013), también con la música como protagonista. Sigue escribiendo asiduamente artículos de música en la revista EFE EME. “Estoy especializado en música de raíces americanas, quizá por ello y por cobardía mis primeros libros son musicales”, confiesa.

Llegado un cierto momento se planteó si era realmente capaz de hacer algo diferente, algo que interesase a alguien. Por eso, su viaje a la narración, a la ficción. “Mi reto fue escribir textos más entretenidos, poder jugar con las palabras y con las tramas. Con su primera novela acometió ese reto y con “La balada de Sam” ha continuado dando otra vuelta más de tuerca. “Es mi obra más personal, de ahí que, por pudor, haya estado tanto tiempo en el cajón y la he revisado una y otra vez, porque me sentía vulnerable frente al mundo al mostrar este texto. Ahora tengo la intención de continuar por este camino que he abierto”, reflexiona.

La balada de Sam” tiene dos claros protagonistas, dos corazones, por un lado está Frank Benedict, periodista neoyorquino que se dedica a escribir libros de divulgación “que está un poco perdido y atraviesa una crisis personal que le hace ir a México en busca de sus raíces”, explica el escritor sevillano, y, por el otro, está Sam Lonergan, personaje de muchos espíritus y “alter ego del cineasta estadounidense Sam Peckinpah, “artista maldito que está consumiendo su vida buscando la obra definitiva y perfecta”, nos comenta . Al que podíamos añadir México. “La novela necesitaba un telón de fondo duro, agreste y melodramático”, puntualiza.

Ante todo, Javier Márquez Sánchez se define como “un narrador de historias, un cuenta cuentos”, afirma con convicción y añade que “lo que más me gusta es contar una historia, ya sea por escrito o de viva voz”. Su reciente novela es una gran historia, con un principio fulgurante que atrae al lector, algo de lo que son expertos los cuentacuentos a los que él se quiere parecer.

“El tema principal que quería abordar en la novela es el tema de las raíces, hay que saber desde dónde se viene para saber a dónde se va”, expone el escritor y periodista de la edición española de la revista Forbes donde es el subdirector. Es Frank Benedict quien busca sus raíces. Quiere tener en orden su pasado y también conocer a su gente, quiere remover el pasado para conseguir la paz. Quizá por ello, “la novela está salpicada de detalles personales míos. Mi familia ha sido fundamental y algunos personajes están basados en familiares míos”, refiere.

El principio de la novela, en su primera versión, no le gustaba nada. De ahí que buscase algo diferente, desgarrador para iniciarla. “Para que una obra, realmente te desgarre, la tienes que haber vivido, sufrido de verdad”, menciona con pasión y, también, tiene que tener capacidad para asombrar. Sam Lonergan es un maestro de la creación, una persona con una sensibilidad muy especial que vive al límite de la socialmente aceptable. Como el director de cine americano, una vez conseguida la obra maestra es muy difícil volver a repetirla y es cuando comienza la autodestrucción del personaje, “una caída libre hacia el desastre” algo que le interesa sobre manera al autor.

Su novela tiene mucho del cine clásico pero, también tiene mucho de experiencias y anécdotas personales y el tema rompedor de la novia de Benedict que no aparece en ningún momento de la novela pero que está siempre presente. Sam Peckinpah ha cautivado a Javier Márquez hasta el punto de consagrarle una novela con influencias de Cormac McCarthy, aunque, según concreta, "para nada es un 'western'".

"Empecé a experimentar con los diálogos, prescindiendo de los guiones, y me di cuenta de que eso le da una agilidad al texto y una cercanía al estar narrado en primera persona", detalla. Una fórmula que da lugar a una trama compleja pero ágil, y con "personajes y conflictos muy bien trabajados", analiza el periodista al que le cuesta mucho ponerse a escribir después de sus muchas horas trabajando en Forbes.

En "La balada de Sam", thriller con muchos elementos de novela negra, tal vez el lector no encuentre respuestas, pero Márquez dice que puede servir para "reflexionar sobre su propia vida". Él, desde luego, lo ha hecho y ha dado con una fórmula que funciona como una maquinaria precisa.


Puedes comprar el libro en:


IberLibro.com - 140 millones de libros nuevos, antiguos, agotados y de ocasión Logo FNAC <br />120x60
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

0 comentarios