www.todoliteratura.es

Isabel Pantoja

PLAZA DE GUIPÚZCOA

Cuando empecé a escribir en este DV, mi madre, que era una diva frustrada (más que yo, que ya es decir) llevó a su merienda de los sábados en el Hogar del Jubilado un recorte de mi columnaMirad –dijo exhibiéndola como un trofeo- ¡es mi hija!.

Un chasco más que me llevo en la vida y no será el último. Ernesto Gasco confesaba hace unos días en la portada de “El Diario Vasco”: “Hay que romper silencios”. Joder, qué honesto y qué valiente, pensé, se referirá al despelote pactista de su jefe, el “iluminati” Pedro Sánchez. Pero una vez más estaba equivocada.
  • 1