www.todoliteratura.es

Plaza de Guipúzcoa

Hay cosas que no tienen explicación. Y no me refiero a la cumbre bilateral Biden-Sánchez. Somos muy tiquismiquis con el Presidente de Gobierno. España es un país de hombres de poca fe.

El presidente americano está de gira por Europa. Quiere liderar las democracias del mundo porque no se fía un pelo de China. Como de momento, y si Mohamed VI no lo impide, España está en Europa, se admiten apuestas sobre si Joe Biden se entrevistará con Pedro Sánchez.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

Los Medios de este país dejan mucho que desear. Nos machacan con revanchas y venganzas, pero no sabemos si Rociito Carrasco fue a Moncloa a desayunar. Lo cierto es que el presidente la llamó y ella cogió el teléfono. A su hija no se lo coge, pero a Moncloa, perdiendo el culo, tío.

PLAZA DE GUIPUZCOA

“Hoy empieza todo” ha dicho Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y sustituta de Pablo Iglesias en Podemos. Una frase ilusionante, diría nuestro ex alcalde Odón Elorza. A todos nos gustaría tener segundas oportunidades en la vida para no hacer el gilipollas tan a menudo.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

Dice un famoso coach de esos que te cobran un pastizal por soltar obviedades y paridas, que digerir el éxito es más difícil que gestionar el fracaso. Mira, colega, dos cositas te voy a decir, la primera, que coach tenías que ser. Y la segunda, que el acervo popular lo ha sentenciado mejor que tú: “Dios da pañuelo a quien no tiene mocos”.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

El príncipe Harry ha venido sin su churri al funeral de su abuelo. Meghan no le ha dado opción. “Mira cari –le ha dicho- estoy súper liada y mega embarazada, vas tú solito que ya sabes por dónde me paso yo a la Casa de Windsor”. La que manda es ella. Eso se nota mucho en una pareja. Eso y otras cosas, también.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

Para que luego digan que las redes sociales son cutres. Esta frase de Bernard Shaw, premio Nobel de literatura la he leído en Instagram: “Los políticos y los pañales deben cambiarse con frecuencia, ambos, por la misma razón”. Ni yo lo hubiera expresado mejor.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

Vaticiné un 2020 apestoso y catastrófico, bisiesto y capicúa al revés. No me extraña que la pandemia se oficializara con los Idus de Marzo. Todo lo que tenga que ver con los números me da yuyu, tío. La aritmética es la ciencia sagrada y Pitágoras su profeta. Con estas cosas del esoterismo soy muy cuidadosa y selectiva. No te vas a creer a cualquier chamán, iluminado, gurú, epidemiólogo o “experto” que te quiera vender la moto.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

Llevo una semana en Barcelona. Necesitaba achicharrarme al sol. Siempre busco el sol, el vellocino de oro de los Argonautas. Vuelvo a Barcelona porque está en el Mediterráneo, como dice Serrat. Y porque me pilla más a mano que Ceuta o Melilla. Allí tampoco está el horno para bollos, pero no sé si prefiero el carajal marroquí o el pifostio catalán.

PLAZA GUIPÚZCOA

Solo nos faltaba lo de Marruecos. No tenemos bastante con la política de andar por casa y tenemos que licenciarnos en derecho internacional. La ministra González Laya está indignada. Ella es una mujer tranquila y cachazuda y no ha venido pa´llevarse estos soponcios.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

No sé ni qué decir del tsunami madrileño. Intentaré no sacar los pies del tiesto, aunque lo tengo difícil con Carmen Calvo y sus berberechos fascistas. Resultan insoportables las consignas basura, hipérboles y topicazos que han utilizado estos señores que viven a nuestra costa como dios. Como dios y como el populista Miguel Ángel Revilla, que le han pillado de farra fumándose un puro en sentido real y figurado.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

Cuando eres joven lo quieres poner todo patas arriba. Dicen que en la madurez despierta el “sentido común”. Me parece una gilipollez. A mí en la madurez se me ha despertado el sentido del humor que es más importante. Saber reírse de uno mismo y de toda la peña, debería ser asignatura obligatoria desde preescolar.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

Lamento decepcionar a tanto buenista que anda suelto, pero a mí la pandemia me ha hecho aún más borde y escéptica (si cabe) con los poderes fácticos. Una vez más demuestran que no merecen el pastizal que les pagamos.

Menos mal que nunca me he tomado en serio a Irene Montero. Si no, estaría acojonada después de verla predicar su catecismo feminista en el “pulpillo” del “Sálvame”.

PLAZA DE GUIPUZCOA

Seguro que recuerdas el Circo del Sol. Fantástico espectáculo, sí, pero se fue a la bancarrota. Demasiado preciosismo y perfección. Al Homo Sapiens del S. XXI lo que de verdad le mola es el circo de la alta política. Sobre todo la lucha en el barro cuerpo a cuerpo.