www.todoliteratura.es
Pop Sosul, encapsulados & otros
Pop Sosul, encapsulados & otros

Exposición de Darío Villalba, "Pop Soul, encapsulados & otros": Los espacios del aislamiento al servicio del alma

martes 18 de junio de 2019, 07:37h
Add to Flipboard Magazine.
Las burbujas del alma esparcidas en espacios transparentes y aéreos, libres y prisioneras a la vez, de sí mismas y de las miradas del otro. Ser transparente admite un doble riesgo: ser invisible, o también, poder ser traspasado con una simple mirada.

En esa desnudez sin matices se nos presenta en los personajes rosas o fluorescentes de los primeros encapsulados de Darío Villalba en la Sala Alcalá 31 de Madrid, y también, en tonalidades grises con matices que van del negro al blanco más despiadado en otros. Espacios de aislamiento al servicio del alma que retratan a los olvidados del mundo sobre los que Darío Villalba apenas se atreve a trazar unos ligeros brochazos de color rojo como elemento discordante y sutil en forma de grieta más que de contrapunto. En la determinación de retratar y vincular el arte a la soledad y al desasosiego que acoge a sus encapsulados o retratos, el artista apuesta por la dureza y el sobrecogimiento a la hora de llamarnos la atención sobre ese otro mundo al que todos condenamos al ostracismo o al olvido. Un arte de lo undeground, si queremos denominarlo así, que traspasa la barrera de lo anecdótico para convertirse en una singular muestra del arte de almas, o como nos diría el poeta portugués Fernando Pessoa: alma de almas, pues sus fotografías de gran formato buscan la expresión de lo único, pues únicos son cada uno de sus personajes, verdaderos artífices de mundos fronterizos donde la cotidianeidad no está exenta de un magnetismo cercano a lo inquietante, pues esa es una de las peculiaridades de la exposición Pop soul, encapsulados & otros, la de transmitirnos la inquietud del otro sobre nosotros, nuestro universo y nuestro limitado campo de sensaciones, anodinadas o aletargadas en la vulgaridad casi todas ellas a lo largo de nuestras insulsas vidas. Hay mucha vida y plenitud en los encapsulados que deambulan a lo largo de la exposición como cortinas de estados de ánimos, que a la vez que los vamos atravesando, se van apoderando de nuestros sentidos en una especie de tromba de imágenes que nos inundan sin pedirnos permiso, pues su fuerza es arrebatadora.

Al otro lado de esa profunda sordidez, Villalba se permite también mirar a la belleza de una, forma tan natural, que resulta hipnotizante. Un ejemplo de ello es su fotografía titulada, La novia que nunca tuve, donde el rostro de la joven que ha retratado se erige con una gran fuerza sobre la extemporaneidad de los sueños. Lo que en ocasiones no es tan apabullante, si no tan solo sugerido, como el tríptico del que forma parte Chica rubia, donde el juego de contrates entre la claridad de los blancos y la opacidad de los negros hace que deseemos conocer el rostro de la joven en cuestión. Esa firmeza a la hora de manifestar la libertad del gesto a través de la pureza de la mirada engalana una parte de las fotografías o montajes de la segunda planta de la exposición, eso sí, si nos abstraemos de la inigualable dureza de Lágrimas; una instantánea que por sí sola se hace merecedora de ser visitada la exposición. Una exposición de un Darío Villalba que se nos muestra como un maestro a la hora de mostrarnos los espacios del aislamiento al servicio del alma.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.