www.todoliteratura.es

"Verde que te quiero verde" y otras claves de la imaginería lorquiana en un ensayo magistral y alejado de cualquier mitificación

lunes 14 de octubre de 2019, 11:17h
Add to Flipboard Magazine.
Lorca
Lorca

Gitanismo, homosexualidad, "alhambrismo" y generación del 98, los plagios a Salvador Rueda, el poeta expresionista de Nueva York, etc... una "visión" de la vida y la obra del poeta totalmente original, ponderada y lejos de cualquier banalización de su figura. Una edición realizada a partir del mecanoscrito original y finalizado que dejó el propio Carlos Edmundo de Ory en la fundación que lleva su nombre en Cádiz, en edición de Ana Sofía Pérez Bustamante.

En 1966 se cumplían treinta años del inicio de la guerra civil española y de la muerte de Federico García Lorca, y esto dio lugar a una moda editorial en torno a la contienda y sus iconos. Lorca era -y es- uno de ellos. Pero lo que movió a Carlos Edmundo de Ory, figura fundamental de la literatura española en la segunda mitad del siglo xx, a escribir un ensayo sobre el malogrado poeta granadino fue quizá algo mucho más hondo que un simple encargo editorial. A pesar de su confesada admiración de adolescencia y su desapego de juventud, cuando Ory tuvo la oportunidad de reencontrarse con Lorca nos ofreció una «visión» de la vida y la obra del poeta totalmente original, ponderada y alejada de cualquier mitificación.

Llamadas hoy a constituirse en un referente de la temática lorquiana, estas páginas solo conocieron una edición en francés en 1967, nada satisfactoria para el propio Ory. Ahora ven la luz en su versión original, inédita hasta hoy, desde el mecanoscrito que el poeta dejó listo para su publicación en nuestro idioma —conservado en la fundación que lleva su nombre en Cádiz—.

Aunque Ory recibió un encargo editorial, realmente este escrito es fruto de muchos años de investigación y de mirarse en el espejo de Lorca, y está escrito de forma reposada y muy definitiva. De hecho, al final del libro Ory incluyó algo más que un cronología biográfica al uso -que ocupa 26 páginas del volumen-, con un nivel de detalle y datos que demostraba el profundo trabajo realizado durante años en torno a la vida y obra del poeta. En palabras de la editora literaria del volumen, Ana Sofía Pérez-Bustamante, profesora de la Universidad de Cádiz y patrona de la Fundación Carlos Edmundo de Ory (Cádiz): "La vocación literaria de Ory nació en el Cádiz postmodernista de su padre. Entre sus primeros escritos de adolescencia había un “Romancero de amor y luna” (1941) que era un ejercicio de asimilación de la música de Lorca. Cuando se trasladó a Madrid, lo primero que escribió al alimón con Eduardo Chicharro, justo antes de lanzar su provocador “postismo”, fueron una serie de parodias del Romancero gitano. Volver a Lorca a mediados de los años 60 era como hacer un examen de conciencia literaria desde más allá del legado lorquiano".

El libro incluye un amplio estudio preliminar que contextualiza la obra, un sabroso cuadernillo de imágenes relacionadas con la documentación sobre la gestación del libro y la época en que Ory culminó esta monografía lorquiana. Entre sus capítulos hay sabrosas claves de la imaginería lorquiana más sabrosas de sus capítulos destacan los dedicados al "Gitanismo y uranismo", donde Ory destripa el sensualismo lorquiano, el dedicado al "Alhambrismo", con la cusiosa teoría de Lorca como epígono final de la generación de 98, o su magistral estudio del "Verde que te quiero verde", donde ofrece puntos centrales de la elaborada poética musical y popular del poeta granadino.

Desde un ámbito más ponderado y crítico, Ory nos ofrece un capítulo sobre la amplia deuda del imaginario lorquiano con la obra del modernista Salvador Rueda, hasta tratarla como plagiario, rematado con un amplio apéndice final de "paralelismos" entre ambos autores. Igualmente, el capítulo final, dedicado a Poeta en Nueva York despliega una finísima valoración de este poemario, de impostada voz surrealista y donde Lorca debería ser considerado, al parecer de Ory, más bien como poeta expresionista.

Carlos Edmundo de Ory (1923-2010) poeta, ensayista, traductor y creador de la posvanguardia del «postismo», fuertemente vinculado a Cádiz y a su vida en Francia, era hijo del también poeta modernista Eduardo de Ory. Pionero de la obra poética abierta y de creación colectiva, mantuvo una línea de publicaciones no convencional desde los años sesenta. Sus volúmenes, Metanoia y Aerolitos, son una buena presentación de su particular estética. Además, Ory desarrolló una sostenida y lúcida obra ensayística, donde ofreció sus postulados y visiones sobre muy diversos temas y de la que podemos encontrar una excelente selección en el volumen Iconografías y estelas. Ensayos 1946-1983 (1991). Su archivo fue donado por el propio poeta a la ciudad de Cádiz, y depositado en la fundación que lleva su nombre. Gracias a la conservación de ese amplio y meticuloso legado ha sido posible la recuperación de esta importante monografía sobre Lorca, finalizada entre 1966 y 1967.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.