www.todoliteratura.es

"Les quatre grans cròniques. IV. Crónica de Pere III el Cerimoniós", de Ferran Soldevila

Editorial: Institut d´estudis Catalans

lunes 04 de noviembre de 2019, 18:03h
Add to Flipboard Magazine.
Les quatre grans cròniques. IV. Crónica de Pere III el Cerimoniós
Les quatre grans cròniques. IV. Crónica de Pere III el Cerimoniós
El profesor Ferrán Soldevila i Zubiburu (1894-1971), fue archivero del Archivo de la llamada Corona de Aragón, desde 1922 a 1964, recopilador y estudioso de la cuarta y más tardía de las grandes crónicas medievales en lengua catalana, que abarcan los siglos XIII y XIV, y es el historiador de esta magna obra, que el IEC nos ofrece, él sería el otro plato de la balanza de la historiografía catalana frente a Jaume Vicens i Vives.

La obra abarca los reinados de los reyes de los reinos de Aragón, Alfonso el Benigno (Nápoles, 1299-Barcelona, 1336) y su hijo Pedro IV el Ceremonioso o el del Punyalet, II de Valencia, I de Mallorca y III de Barcelona (Balaguer, 5-IX-1319-Barcelona, 5-I-1387). El monarca se intituló como Pedro III de Aragón y así figura en su Crónica de Pere III el Cerimoniós. Este soberano escribe solo en la lengua romance aragonesa hasta el año 1335, luego iría utilizando todos los idiomas de sus reinos, incluyendo obviamente el de más peso específico que lo era el catalán, por fuerza y demografía de su territorio y de sus cortes.

La obra tuvo dos redacciones, una en los años 1382 o 1383 y la segunda en 1385. El primer autor, sensu stricto, será el propio rey Pedro el Ceremonioso hacia el año 1349, para luego ser continuada la obra por Bernat Desclot y Arnau de Torrelles. Pedro el Ceremonioso tenía una predilección especial y lo tenía cerca de su afecto más acendrado, por el Llibre dels Feits, que es la crónica por antonomasia del reinado del rey Jaime I el Conquistador de Aragón, suegro que fue del rey Alfonso X el Sabio de León y de Castilla.

La edición de la Crónica de Pedro III el Ceremonioso, admirable, es del año 2014, habiéndose encargado el profesor Jordi Bruguera de la revisión filológica, fallecido en 2010, y la revisión histórica corrió a cargo de la profesora M. Teresa Ferrer i Mallol. El volumen se inicia con un Prefaci a la Crónica de Pere III el Cerimoniós, en el que se estudia pormenorizadamente cual es el desarrollo global de esta obra, y en dicho prefactum es donde me veo obligado a realizar alguna rectificación o apunte histórico riguroso, que es, ¡obviamente!, lo relativo a la titulación regia de algunos de los actores soberanos de la relación política con el gran monarca aragonés, nacido y muerto en dos localidades catalanas, y que me sorprende porque los historiadores catalanes suelen ser muy rigurosos: Pedro I no es SOLO rey de Castilla sino de León y de Castilla, y esta o viceversa es su titulación oficial, cuando las cortes de León y de Castilla se siguen reuniendo por separado y legislando ad hoc.

Además, en ninguna ocasión, que yo conozca, se le cita con el apelativo “el Cruel” en la Corona de León; existiendo documentos, verbigracia en la propia capital imperial leonesa y en Avilés donde se le nombra como “Nuestro Señor el Justiciero”; será en Toledo donde el influjo de los Trastámara es muy grande y preeminente, en donde se le acuse y califique de “Cruel”. Es obvio que también Ferran IV o Fernando IV el Emplazado es rey de León y de Castilla, más si cabe cuando su madre María de Molina se intitula, sobre todo, como reina de León. Idem, eadem, idem para Enrique III el Doliente.

Por consiguiente los enfrentamientos entre el monarca que hoy me ocupa no son con Castilla, sino con los reinos de Castilla y de León. La Crónica de Pere III el Cerimoniós está dividida en 6 capítulos y un apéndice: El PRIMERO, entre los años 1319 y 1336, narra los episodios más destacados del reinado de Alfonso el Magnánimo. El SEGUNDO, entre los años 1336 y 1340, refiere el ascenso al trono del infante Pedro, las disensiones con sus tíos y con los procuradores de Cataluña-Catalunya, por negarse el nuevo monarca a jurar los usos y costumbres o usatges en Barcelona, lo hará en Lérida a posteriori. El TERCERO, narra la confiscación regia de los condados del Rosellón y de la Cerdaña, que es la Cataluña francesa, y del reino de Mallorca, entre 1343-1345, contra el rey Jaime III el Temerario de Mallorca.

El CUARTO, entre los años 1345 y 1351, se refiere a las uniones de los magnates y los burgueses de Aragón y de Valencia contra la autoridad del propio rey. El QUINTO, trata de las negociaciones que se vio obligado a realizar con los susodichos nobles, y la alianza económica y política que realizó con la República Serenísima de Venecia. El SEXTO, es el que refiere la guerra contra el rey Pedro I el Justiciero de León y de Castilla.

El APÉNDICE manifiesta una serie de hechos históricos desordenados entre 1370 y 1385, a la par que narra otros posteriores a la muerte del propio monarca. En suma, una obra magistral, que forma parte del global de las múltiples crónicas existentes sobre la riqueza de una historia medieval hispánica, como no existe en Europa. La cuidada edición merece todos los parabienes, enriquecida por un número más que importante de notas a pie de página, absolutamente esclarecedoras. En esta obra se contempla la psicología de un ser humano muy inteligente y que tiene un claro concepto del lugar que ocupa en su época, este hecho va a conllevar que tenga rebeliones reivindicativas varias que pretenden encorsetar al primum inter pares, lo que él no estará nunca dispuesto a consentir. En suma, nuestra recomendación sin ambages para esta obra.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.