www.todoliteratura.es

Las Confesiones de un Jumento

martes 26 de mayo de 2020, 21:00h
Add to Flipboard Magazine.
Historia de un Jumento
Historia de un Jumento
Publicamos el relato "Las Confesiones de un Jumento"

Ajosefo, arriero, llega con seis acémilas al Monasterio del señor Obispo “Chemary el Escribano”, para ser oído en Secreta y Santa Confesión.

-El deán Chemary el Escribano sale a recibirlo. Observa los seis jumentos, deteniendo su vista en una de las acémilas.

-“Por Dios, por Dios, por Dios, Pasa al confesionario”, le dijo el Deán al arriero.

-¿Me arrodillo?, preguntó con cara de angustia y de miedo Ajosefo.

-“Arrodillate, Arrodillate, pecador”, le dijo el o bispo Chemary con cara de gran ansiedad y preocupación.

-“Me confieso ante Dios Padre Todopoderoso”, señor Obispo

- Por Dios, por Dios, por Dios” , decía Don Chemary.

-“Per favore, per favore, per favore” volvió a decir Don Chemary el Escribano.

-“¿De qué te acusas?”Ajosefo

-¿“De que te acusas? Ajosefo Antuanido

-“He fornicado”, diche Ajosefo, compungido de rodillas en el confesionario

-“Por Dios, Por Dios”, “Pero ¿cómo haces eso?”, le dijo el deán, con la cara roja como la grana

Se hizo el silencio

- “Por Dios, Por Dios, Por Dios”, dijo el dean

-“¿Con quién?”, “¿Con quién?” ,“¿Con quién ?” inquirió el obispo, preso de gran ansiedad y agitación

- “Con la Bernarda.”, señor obispo

- “Por Dios, Por Dios, Por Dios”, con ¿“La Bernarda”,?... ¿Con “La Bernarda”?… Ajosefo

- “¿Con la Bernarda, Ajosefo Antuanido”?

-Per favore, per favore, per per favore, ” Ajosefo”,

-Por Dios, Por Dios, Por Dios” Ajosefo Antuanido”, le decía el obispo Chemary el Escribano con cara desencajada

- “Por Dios, Por Dios, Por Dios”, “No vuelvas a hacerlo”, “No vuelvas a hacerlo” decía preso de grande irritación el dean, casi descompuesto

-“Perdone”,” disculpe”, no lo volveré a hacer, señor Chemary

- El obispo salió corriendo del confesionario para escorrerlo y darle un gran madrazo.

-Pero el Escriba-no tropezó con una raya de las baldosas, del convento, la pisó y cayó al suelo inmóvil

Mientras tanto Ajosefo Antuanido se refugió en una zona del claustro donde el obispo no lo podía alcanzar, pues estaba lleno de baldosas

Entró de nuevo en la Iglesia, afligido. Necesitado de la fraterna y cálida absolución. Vió al monje Don Álvaro del Aportillo confesando

Se dirigió hacia al confesionario.

Ajosefo se inclinó hacia él, piadoso y temeroso de Dios

-“Por Dios, Por Dios, Por Dios”, De que te acusas, Ajosefo, de que te acusas, Ajosefo Antuanido, le dijo con cara preocupada don Álvaro

--“Por Dios, Por Dios, Por Dios”, De que te acusas, Ajosefo Antuanido le preguntó de nuevo preso de gran ansiedad y agitación

-“Me acuso de que forniqué”

-“Por Dios, Por Dios, Por Dios”, le dijo el monje don Álvaro del A-Portillo

- “Por Dios, Por Dios, Por Dios “ y lo dices así de esta manera, le dijo el prelaturo “

- Por Dios, Por Dios, Por Dios “Y cuantas veces” le preguntó de nuevo el confesor

-“Muchas”, “Muchas” “Muchas” señor don Álvaro del Aportillo

-“Muchas”, -“Muchas”, señor prelaturo.

-“Y con cual”, le preguntó el monje con gran apremio y ansiedad.

--“Y con cual”, le inquirió el monje con gran ansiedad y presa del pánico.

-“Con la Bernarda”, contestó el mozo de mulas.

-“¿Con la Bernarda?” dijo el prelaturo.

-“¿Con la Bernarda? Volvió a inquirir el prelaturo.

-“Así es,” le contestó el arriero.

-“Así es, que no es de otra manera”.

-“Pero como haces eso.” Ajosefo

--“Pero como haces eso.” Ajosefo Antuanido”, dijo lleno de una ira y rabia no contenida.

-“¿Por qué padre?”

- “Disculpe padre”

-“Marchate de aquí, pervertido”

El prelaturo salió del confesionario como una exhalación dispuesto a darle un madrazo, tropezó con la raya de unas baldosa, la pisó y cayó desvanecido

Mientras tanto Ajosefo Antuanido, aprovechando se acercó a otro confesionario, y raudo dice

-“Vengo a acusarme”, padre

-No tuvo respuesta, y de nuevo inicia la retaíla de sus pecados, con gran rapidez

-“Vengo a confesarme padre, de que he fornicado

-“Per favore, per favore, per favore padre”, vengo a confesarme padre

-“Per favore, per favore, per favore padre”, vengo a confesarme de que he fornicado

-“Pero Ajosefo,”, “Pero Ajosefo,”

-“Pero Ajosefo Antuanido” a mí que hostias me dices, si yo soy el carpintero.

-Y así el carpintero, vecino suyo, se enteró de sus desvaríos y de sus ardores amorosos, y riéndose salió del confesionario que estaba arreglado, y le dijo con sorna

-“¿Con cuál ? le preguntó riéndose

El carpintero llegó al pueblo, y divertido, fue a la taberna a tomarse unos vinos y le contó los pecados de Ajosefo a todo el mundo, que lo escarnecieron.

Ajosefo, no se quedó a gusto sin la absolución, y necesitado de esta, y de un poco de consuelo fraterno, se dirigió al claustro del Monasterio donde vio discutir agriamente al coadjutor Juez del Supremo Hacedor Don Nacho el Vidau-rio y a un monje.

Casi llegaban a las manos, Don Nacho y el.

Los gritos y las voces que daba Don Nacho el Vidau, fueron muy altos e incluso hubo algún insulto y algún empujón

Ajosefo, esperó unos minutos a que acabara la discusión, se dirigió al monje, y le preguntó si lo podía oír en confesión

-Pasa por aquí, le dijo el fraile, que se percató que necesitaba del sacramento del santo perdón

-“Confieso que he pecado”, le dijo al monje

-“En que has pecado”, le preguntó el Monje

-“Que he fornicado”, le dijo al sacerdote

-“Y con quien”

-“Con la Bernarda, padre”

-“Estoy muy arrepentido y me voy a quitar”, le dijo al monje, así de esta manera, para que no lo escarneciera

-“Me voy a quitar repitió varias veces”

-“Después de unos minutos de silencio, y mientras el monje discernía y se acicalaba la barba una y otra vez con la mano izquierda”, al tiempo que miraba con sigilo al coadjutor Nacho el Vidau, le respondió:

-“¿Pero porque te vas a quitar Ajosefo? ¿Porqué te vas a quitar?.”

-¿Porqué te vas a quitar?” Ajosefo Antuanido

- “No tienes porqué hacerlo Ajosefo”, le decía el monje

- “No tienes porqué hacerlo Ajosefo Antuanido”.

-“No lo hagas, si es la que te gusta a ti”

-“Sigue con la Bernarda”

-“Gracias padre, ahora ya me quedo más tranquilo”

-“Ego te absolvo in nomine patre et filium et cum spiritu tuo”

Puedes comprar el último libro de Ángel Villazón en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios