www.todoliteratura.es

"Ai(m)ée", de Florencio Luque

Karima Editora, 2019
martes 26 de mayo de 2020, 14:33h
Add to Flipboard Magazine.
Ai(m)ée
Ai(m)ée

El escritor sevillano Florencio Luque nos ofrece su tercer trabajo literario, tras el poemario Lo que el tiempo nombra (Ediciones En Huida, 2014) y el libro de aforismos El gato y la madeja (Karima Editora, 2018), Ai(m)ée, número 8 de la colección “Aisé” de poesía de Karima Editora, en una bellísima edición al cuidado de Sara Castelar Lorca y con una sugerente ilustración de portada del propio autor, que logra retratar el espíritu que anima el libro y cuya inspiración se recoge en el Prefacio: el caso de Marguerite Anzieu, que en 1931 atacó con un cuchillo a la actriz Huguette Duflos y que fue motivo de estudio del célebre psiquiatra y psicoanalista francés Jacques Lacan (1901-1981), que le dedicó su tesis doctoral, Acerca de la psicosis paranoica en sus relaciones con la personalidad.

El poemario se estructura en tres grandes apartados con títulos significativos que sintetizan el estado de desequilibrio del “objeto” de estudio: “Animal insomne”, “La soledad del vigía” y “Umbral de nada”, con un epílogo, “El yo-piel”, en el que se narra que Didier, hijo de Marguerite, tras convertirse en psicoanalista, decidió abandonar las prácticas lacanianas tras conocer la identidad del “caso Aimée”.

No es baladí que todo el poemario esté jalonado de citas de poetas franceses, como Henri Michaux, que abre el volumen apelando a la condición entomológica del ser humano, “noble insecto”, René Char y Paul Eluard, así como citas de Sigmund Freud, Slavoj Zizek, José Ángel Valente, T.S. Eliot y Chantal Maillard, que nos ayudan a comprender el alcance y significado de la debacle íntima de Marguerite Anzieu.

Imbuido del contexto de la época y con un lenguaje elegante y efectivo, Florencio Luque progresa por sus páginas en poemas sin más título que el número romano que los distingue y ordena y donde trata de descifrar los pensamientos de la protagonista, sumida en un lúcido proceso de autodestrucción que el autor sabe transmutar en palabras, veamos un ejemplo paradigmático:

Sobre la tierra

he abierto mis manos

a la cumbre de todos los silencios.

Acaricié la ebriedad de los frutos

que alienta la desolación.

Solo en las sombras

crecieron alas.

Abundan las palabras que hacen referencia a la oscuridad, al insomnio, a la soledad, tríptico sobre el que se sustenta la mente de Marguerite, que conforme avanza el poemario se va descomponiendo y que el poeta sabe plasmar en su forma, así los versos se adelgazan, las estrofas se desgajan e incluso desaparecen los signos ortográficos de pausas. Florencio Luque consigue expresar de forma coherente “el vértigo del deseo” en el que se sumerge Aimée, nombre con el que Lacan llamaba a su paciente.

Entre auras sonoras, con los temas “Avec le temps” y “Bye, bye, Blackbird”, de Léo Ferré y Mort Dixon, respectivamente, como música de fondo, y sesiones variables, el poeta sevillano despliega las alas de una mente enjaulada en setenta y seis composiciones de oscura belleza y que en ocasiones recuerda a la lírica de Alejandra Pizarnik, otro ser atormentado que encontró en la poesía su punto de fuga. Como ella, Aimée se refugia en el sueño y su quimera para evadirse de una realidad que siente adversa, así invoca a la noche: “Álzate, noche, / álzate sobre mí / cúbreme, / haz que no despierte, / invádeme de todas tus promesas”.

En conclusión, Florencio Luque nos entrega un libro escrito con “el indescifrable alfabeto del aire”, tan original en su fondo como alucinado en su forma y que nos demuestra que del todo a la nada tan solo hay un paso, tan leve e insoportable como la propia esencia del ser humano.

Puedes comprar el poemario en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

Noticias relacionadas

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios