www.todoliteratura.es

"¿Lo dice la Biblia?", de Margaret Nutting Ralph

Ediciones Luciérnaga
Por José María Manuel García-Osuna Rodríguez
martes 22 de junio de 2021, 19:17h
¿Lo dice la Biblia?
¿Lo dice la Biblia?
La autora es una especialista en las Sagradas Escrituras, y realiza una obra muy documentada, rigurosa y fidelísima sobre ellas. Es obvio que la Sagrada Biblia ha servido, de forma torticera y sesgada, para justificar comportamientos humanos muchas veces espurios y, porque no decirlo, hasta amorales.

Muchos pueblos han copiado textos y doctrinas bíblicas, o han retorcido argumentos para negar hasta el derecho a resistirse frente a las imposiciones voraces imperialistas; verbigracia subrayar, sobre todo a partir del siglo XV, el derecho a esclavizar a otros seres humanos o negar el derecho al voto político de las féminas. Nada de eso figura en el Libro Santo. “No te vengarás ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo: yo soy el Señor”. Los autores de las cartas del Nuevo Testamento utilizan, según traducción de este magnífico libro, la palabra “siervos”, y en el territorio israelita del momento de Cristo eran los funcionarios, por ejemplo Malco en el Huerto de los Olivos no es un esclavo sino un funcionario-siervo del Templo de Yahvéh-Dios en Jerusalén.

Los autores indican a los cristianos que deben tratar a cualquier ser humano como si fuera el propio Cristo. “Y vosotros, amos, haced lo mismo con ellos. Dejad de amenazarlos, porque no sabéis que tenéis al mismo Señor en el cielo, y para Él no hay inclinaciones”. Pablo de Tarso deja bien claro que ya no se puede hablar de judíos, de griegos, ni de esclavos o de hombres libres, todos son uno en el propio Hijo de Dios. En el caso de que las mujeres no deben votar, ya que su lugar está en el hogar, argumento utilizado por los varones para dejar bien claro que las mujeres son inferiores, por la maldición divina de Eva en el Paraíso Terrenal. “Y tu deseo será para tu marido, y él gobernará sobre ti”. El manzano del Edén es el del conocimiento del bien y del mal. El autor escribe sobre símbolos, y no sobre historia pura y dura. Muchos pasajes del Nuevo Testamento se van a utilizar, sin la más mínima base científica, para argumentar contra el sufragio de las mujeres. Pablo no indica que el varón es la cabeza rectora de la mujer, sino que es la fuente de la mujer; el apóstol de Tarso solo indica diferencias entre varones y mujeres, pero sobre todo en la forma de vestir. “Aún así, en el Señor la mujer no existe sin el varón y el varón no existe sin la mujer. Así como la mujer procede del hombre, también el hombre nace de la mujer; pero todas las cosas proceden de Dios”.

En las iglesias primitivas, las mujeres cristianas desempeñaban jefaturas dirigiendo las comunidades locales. En el SPQR la mujer socialmente era inferior, los varones tenían nombres, apellidos y apelativos; las féminas solo llevaban, en femenino, el nombre de sus padres, verbigracia Livia o Claudia o Cornelia o Julia, no había más, estos eran los apellidos-cognomina de sus padres; mientras sus hermanos podían ser por ejemplo: Marco Licinio Craso o Publio Cornelio Escipión o Gneo Pompeyo Grande. Está claro que los cristianos, cuando llegan a Roma tienen grandes problemas para la adecuación de sus mujeres, y no desean provocar a Roma para evitar persecuciones. Pablo amonesta a los amos y a los esposos, para obligarles a que traten con respeto a sus esclavos y a sus esposas. “Para comprender correctamente las enseñanzas de la Biblia, se deben tener en cuenta varios contextos: la forma literaria que utiliza el autor bíblico, las creencias existentes en el momento del autor original y la audiencia, y el proceso de dos mil años de revelación continua modelado en las escrituras”.

Existen cristianos que son fundamentalistas, evitan contextualizar el significado de una sentencia. Los denominados como contextualistas analizan rigurosamente el contexto del texto y luego establecen lo que significa. “Y así, al pecar contra miembros de vuestra propia familia y herir su débil conciencia, pecáis contra Cristo”. En la Biblia, concretamente en el Nuevo Testamento, se cita, taxativamente, que Cristo ama a todo el Mundo; invitando a los seres humanos a que sigan sus enseñanzas; sobre todo la riqueza excesiva es un claro impedimento para continuar el camino espiritual del Hijo de Dios. “En verdad os digo que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Lo repito: más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de los cielos”.

Cristo indica a sus discípulos que se amen los unos a los otros como Él les ha amado. El capítulo más interesante y polémico se refiere a cuánto tiempo tardó Yahvéh-Dios en crear el Universo. En 1992, Su Santidad Juan Pablo II pidió perdón por la condena realizada sobre Galileo Galilei, E PUR SI MUOVE. “La mayoría de los teólogos no reconocían la distinción formal entre las Sagradas Escrituras y su interpretación, y esto los condujo a llevar de forma exagerada al terreno de la doctrina de la fe una cuestión que en realidad pertenecía al ámbito de la investigación científica”. La preciosa historia de la creación del mundo, en el Génesis, no niega la teoría de la evolución de Charles Darwin; la historia creacionista nos enseña la verdad, pero no es una verdad científica, es una extraordinaria recreación literaria, que puede complementar al Big Bang Theory. En el capítulo sexto, la escritora, que es cristiana-católica, deja bien claro que en ningún caso la Biblia niega a los homosexuales su posibilidad de casarse. Cristo defiende a las mujeres, e impide que sean marginadas por los varones. El hecho patognomónico es la destrucción de Sodoma y Gomorra, no por sus prácticas sexuales, sino por la violación de los invitados o enviados de Yahvéh; algo que era repudiado en la Antigüedad. En suma, estas pinceladas pretenden invitar, sin ambages, a la lectura de esta extraordinaria obra literaria. Et hoc est quod comites, ET, Tibi colenda est virtus”.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios