www.todoliteratura.es
José Ignacio García
Ampliar
José Ignacio García (Foto: cortesía del autor)

Entrevista a José Ignacio García, coordinador de la antología "CUENTOS PENDIENTES. Cuarenta y tres voces del cuento castellano y leonés del siglo XXI"

jueves 26 de agosto de 2021, 13:00h
José Ignacio García (San Sebastián, 1965). Es autor de los libros de cuentos Me cuesta tanto decir te quiero, Vidas insatisfechas, Entre el porvenir y la nada (Premio Miguel Delibes, 2009), La sonrisa del náufrago, El secreto de su nombre (traducido al inglés), El cuento que quisiera escribir contigo y Algunas historias no sirven para escribir canciones de amor, y de la novela corta Mi vida, a tu nombre.
Cuentos pendientes
Cuentos pendientes

Además, ejerce la crítica literaria en el suplemento cultural Artes y Letras, de ABC, y en La Nueva Crónica de León. Dirige para Castilla Ediciones la colección Cuentenario de narrativa y, recientemente, acaba de coordinar para esta editorial la antología CUENTOS PENDIENTES, Cuarenta y tres voces del cuento castellano y leonés del siglo XXI, que ha vendido tres ediciones en sus primeros meses de vida.

D.A.- Cuando todavía no se han consumido las ascuas de tu último y exitoso libro Algunas historias no sirven para escribir canciones de amor, avivas la hoguera literaria con una nueva antología que recoge ni más ni menos que a cuarenta y tres de las voces más representativas del panorama del cuento castellano y leonés del presente siglo…

J.I.G.- Bueno, es posible que el hecho de publicar en estos tiempos ya se pueda considerar un éxito. Aunque el verdadero éxito es seguir adelante, casi contracorriente. En mi caso, con obras de creación propia o con la coordinación de libros recopilatorios o, como en este caso, una antología que pretende ser referencial.

D.A.- Y para ello has buscado un sello editorial de referencia en la región como Castilla Ediciones.

J.I.G.- En realidad creo que fue una búsqueda mutua. Yo llevaba tiempo dándole vueltas a la idea, y entonces surgió José Antonio Rodríguez Lozano, me dijo que, para conmemorar el cuarenta aniversario de su editorial, quería crear una colección de narrativa que recogiera a los mejores relatistas de la Comunidad y se ofrecí la posibilidad de inaugurar esa colección con una antología que muestreara la obra de los que, a mi juicio, son en la actualidad los mejores narradores de la región.

D.A.- Como tú mismo nos revelas en el prólogo de esta antología, la idea de recopilar estos cuentos te vino a la cabeza al leer unos cuentos antológicos de Fernando Conde, Mar Sancho y Tomás Sánchez Santiago.

J.I.G.- La idea de la antología llevaba años en mi cabeza. Desde finales del siglo XX no se había vuelto a editar un recopilatorio que pusiera el cuento castellano y leonés en situación. Y, la verdad sea dicha, no me planteé hasta el año pasado la posibilidad de que yo pudiera conducirlo. Como bien dices, cuando leí esos cuentos a los que aludes, según se fueron publicando o ganando premios, pensé que algún día deberían formar parte de una antología rigurosa. Y al final las circunstancias han querido que la antología se diera y que yo apareciera en su portada como antólogo y prologuista.

D.A.- ¿Y por qué precisamente cuarenta y tres? A priori, no parece un número cerrado… ¿Te ha costado mucho fijar ese número?

J.I.G.- Me hubiera sentido más cómodo con un número más corto, con una lista más condensada. Pero Castilla Ediciones pensó que cuarenta era un número ideal, uno por año de celebración. De ahí el mismo título del prólogo, “Los cuarenta de la cuarentena”. Pero a última hora, gracias a varias sugerencias coincidentes, decidí contar con dos nombres más a los que no conocía previamente, pero que me parecieron indispensables, y la propia editorial quiso que uno de mis relatos figurase en la recopilación. Así llegamos a los cuarenta y tres.

D.A.- Pero seamos sinceros, seguro que ha habido algún cuentista eludido que se ha enfadado por no formar parte de esta nómina ilustre de cuentistas castellanos y leoneses.

J.I.G.- Seguro que habrá habido más de los que me han hecho saber su malestar, directamente o a través de otros. Pero tenía asumido de antemano que eso podía ocurrir, que algún amigo podría enfadarse y que quizás algún autor me retirara hasta el saludo. Pero sí es cierto que se ha producido alguna pataleta incomprensible por parte de alguno, que conocía y no aceptaba el criterio de selección que he seguido.

D.A.- ¿Y qué nos puedes decir sobre ese criterio de selección? ¿Cuál ha sido? ¿Lo tenías fijado de antemano o has tenido que variar algo en función de los cuentos que leías?

J.I.G.- Como te decía antes, mi idea inicial estaba centrada en un número de autores más reducido. Desde el primer momento tuve claro que, o contábamos con los que (a mi juicio) eran los mejores o yo no coordinaría la antología, porque dejaría de ser lo que pretendía, una antología cimera, para convertirse en otra cosa testimonial y de menor calado. Afortunadamente, la respuesta y el respaldo fueron abrumadores. A partir de ahí el criterio principal fue la calidad literaria; luego, que estos nombres no hubieran sido ya grandes en el siglo pasado, como Luis Mateo, Merino, Martín Garzo o Llamazares, por citar algunos, que siguen vivos y en pleno apogeo, pero que no están en esta obra. Tuve que fijar una fecha final, que dejaba fuera a otros que por edad no encajaban en los parámetros, pero que hubieran podido estar por la categoría de su obra. Y luego hemos adaptado el orden de aparición en función de las fechas de nacimiento. Evidentemente cada obra va evolucionando y el resultado definitivo ha sido mucho más ambicioso que las pretensiones iniciales, gracias también al trabajo de maquetación de nuestra editora, Patricia Rodríguez.

D.A.- Además, hay una gran variedad de estilos y, por supuesto, de temáticas…

J.I.G.- No podía ser de otra manera. En este catálogo hay autores que superan los sesenta años y otros que no llegan a los cuarenta, autores muy apegados a la tierra y otros muy viajeros. Y la edad, la experiencia y otros factores influyen a la hora de ofrecer temáticas o de plantear argumentos. Lo que no quiere decir que haya autores veteranos que parecen vanguardistas y otros más jóvenes con un acento más clásico. Lo que me parecía fundamental era que el libro fuera variado y entretenido, y que pueda disfrutarlo tanto un lector por su amenidad, como un estudioso por su rigurosidad.

D.A.- No sé si tú te atreverás a decirme cuáles son tus preferidos o, al menos, cuáles han sido los que te han sorprendido más de entre todos los que has leído en tu trabajo de selección.

J.I.G.- No me voy a pronunciar a ese respecto, porque todos son dignos de figurar en esta galería narrativa, pero sí me han sorprendido poderosamente algunos nombres, sobre todo, más jóvenes que no conocía.

D.A.- Solo cuatro de los cuarenta y tres cuentos seleccionados son inéditos. Siendo autores todos ellos contrastados con una extensa obra publicada, ¿por qué en estos casos decidiste seleccionar estos cuentos?

J.I.G.- La idea de la antología era contar con un cuento magistral de cada autor. Cuando me dirigí a ellos, les convoqué a una fiesta de las letras a la que debían acudir con sus mejores galas. En algún caso nos vimos coartados porque estipulamos una extensión máxima por relato, en otros porque alguna editorial no se mostró partidaria de cedernos alguna obra sobre la que posee los derechos y, en última instancia, hubo algún relato que me cautivó, por más de una razón, como ocurrió con el de Marta Muñiz Rueda, que me hizo llegar sus últimos cuentos publicados y con ellos un inédito fascinante, que además estaba acompañado por una partitura musical que ella había compuesto. Y esa compaginación de música y literatura me cautivó.

En este catálogo hay autores que superan los sesenta años y otros que no llegan a los cuarenta, autores muy apegados a la tierra y otros muy viajeros

D.A.- En puridad, no solo has seleccionado cuentos o relatos breves, sino que también hay cabida para el microrrelato, tan de moda en estos tiempos.

J.I.G.- La verdad es que dudé hasta última hora si hacer una breve referencia, casi anecdótica, al mundo del microrrelato, porque en la antología estaban autores como Rubén Abella o Manu Espada, que son referentes del género. Pero varios autores como Noemí Sabugal, Luis Artigue o Pablo Andrés Escapa me hablaron de Fermín López Costero, que había fallecido poco antes y cuya obra, eminentemente breve, merecía ser recogida en esta antología. Y por eso hay una escueta alusión minicuentista.

D.A.- Hablando de autores fallecidos, tienes un recuerdo muy especial en el prólogo para José Manuel de la Huerga y Elena Santiago.

J.I.G.- José Manuel y Elena han sido, son y serán siempre dos de nuestros más grandes. De la Huerga nos dejó de manera prematura e inesperada y Elena Santiago cuando el libro estaba a punto de ir a imprenta. Como ocurre con López Costero, nos hubiera gustado contar con una muestra del talento de José Manuel de la Huerga, pero su familia se disculpó y prefirió que uno de sus cuentos no apareciera en la antología. Aun así, en el prólogo le rendimos homenaje y recomendamos la lectura del cuento que habría elegido para formar parte de este volumen recopilatorio. En cuanto a Elena, la noticia de su muerte, no por esperada, no dejó de llenarnos de desolación. Por eso, de mutuo acuerdo, y con el permiso de su familia, decidimos inaugurar la antología, también como homenaje, con uno de sus relatos, “Ella soñaba”, que curiosamente lleva las iniciales de su nombre y que parece premonitorio en su contenido.

D.A.- El cuento, que parece siempre el tercero en discordia, tras la poesía y la novela, da para mucho en Castilla y León, ¿no es así?

J.I.G.- Creo que el cuento cada vez acapara más fortaleza. Cada vez es menos considerado un género menor. Y, efectivamente, con los precedentes que antes he citado, más maestros eternos como Pereira, Delibes o Jiménez Lozano, goza de una excelente salud, tanto en Castilla como en León, que, siguiendo la estela de los grandes maestros del siglo pasado sigue llevando “la voz contante” en esta antología, ya que es el territorio con una representación más amplia.

D.A.- Los cuentos de esta antología ya no están pendientes, ¿pero te ha quedado alguna asignatura por aprobar?

J.I.G.- Sin duda. Me hubiera gustado que estuvieran representadas todas las provincias de la autonomía, pero faltan autores abulenses y sorianos, y hubiera deseado que la proporción entre mujeres y hombres estuviera más equilibrada. Pero las tendencias, los historiales y los currículos son los que son. Y, cómo no, querría que esos autores y autoras que se han quedado en la frontera, en el límite de estar o no en la antología, me disculpen.

D.A.- No obstante, te sientes satisfecho…

J.I.G.- Sin duda. Tanto por mi trabajo, como, sobre todo, por las sabias y generosas aportaciones y sugerencias de muchos de los escritores incluidos en el libro. Además, supongo que esta obra, como los buenos vinos que alumbra esta tierra, madurará con reposo y tiempo, y que si ahora sirve para situar la realidad del cuento actual, dentro de unos años servirá de elemento de consulta para muchos analistas y estudiosos que quieran conocer quiénes eran los narradores que pitaban en este primer cuarto de siglo XXI en Castilla y en León.

D.A.- Para acabar, si te parece, me gustaría que nos avanzaras algo de tus próximos proyectos. ¿Será un trabajo colectivo como Cuentos pendientes o tienes alguna cuenta pendiente con tu obra individual?

J.I.G.- Creo que mi contribución a proyectos colectivos está más que saldada. De hecho creo que es conveniente y saludable que aparezcan otras personas que dediquen tiempo y conocimiento a este tipo de empresas. Por ahora, me centro en escribir en prensa sobre los libros que otras y otros han escrito; en sacar adelante una nueva entrega de Contamos la Navidad y, a nivel particular, estoy escribiendo un nuevo libro de cuentos, para la colección Cuentenario de Castilla Ediciones, que se titulará Los amantes incandescentes, y quiero comprobar si, tras nueve libros de cuentos, soy capaz de escribir una historia que, además de tener más de trescientas páginas, merezca la pena.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios