www.todoliteratura.es
Rafael Rodrigo, Manu P. Villatoro y Pere Cardona
Ampliar
Rafael Rodrigo, Manu P. Villatoro y Pere Cardona (Foto: Javier Velasco Oliaga)

“Osos, átomos y espías”, de Pere Cardona, se presenta en sociedad

“La Guerra Fría empezó antes de terminar la Segunda Guerra Mundial”
Por Javier Velasco Oliaga
viernes 17 de septiembre de 2021, 18:28h

Se ha presentado en la librería “Tercios Viejos” la nueva obra de Pere CardonaOsos, átomos y espías”, que acaba de publicar la editorial Principal de Libros, un recorrido por la historia y las personas que participaron en la Guerra Fría. El libro cuenta con testimonios de primera mano de algunos de los hijos de los principales protagonistas de ese periodo que nos heló la sangre. Nunca un nombre fue puesto de manera tan acertada.

  • Manuel P. Villatoro y Pere Cardona en la presentación de "Osos, átomos y espías"

    Manuel P. Villatoro y Pere Cardona en la presentación de "Osos, átomos y espías"

Pere Cardona
Pere Cardona (Foto: Javier Velasco Oliaga)

El autor catalán fue presentado por el periodista y escritor madrileño Manuel P. Villatoro que escribieron juntos el libro “Lo que nunca te han contado del Día D”, un éxito de ventas de hace dos años. Ambos amigos demostraron una complicidad envidiable durante la presentación, fruto de haber trabajado, viajado, investigado y escrito juntos durante mucho tiempo. Para Manu, “Pere es una de las mejores personas que conozco, mi madre me suele decir que le cuide que hay pocas personas como él”. Todos sabemos de la bonhomía de Pere que nos lo demuestra todos los días.

Pere Cardona se definió como “un escritor amateur. Trabajo en una empresa, tengo bastantes obligaciones familiares y en los ratos libres es cuando escribo”. Sin embargo, es incomprensible cómo puede tener tanta rigurosidad en sus obras, para ello tiene que investigar entre legajos desclasificados por diversos gobiernos, adentrarse en un piélago de documentación obtenida por Internet y entrevistar a los personajes, o a sus descendientes, más singulares de la Guerra Fría y, por último, dar forma a todo lo descubierto. Una ingente labor que hace sin perder la sonrisa. En “Osos, átomos y espías” ha referido más de 700 notas de autor. Nadie le puede decir que no ha contrastado suficientemente su trabajo.

“He querido realizar el libro con una óptica diferente sobre la Guerra Fría. En mi opinión, la Guerra Fría empezó antes de concluir la Segunda Guerra Mundial. Se nos ha enseñado que los aliados no tenían ninguna grieta, que su relación era idílica; pero ya en la conferencia de Yalta, que se celebró en febrero de 1945, y, posteriormente en la de Potsdam –julio del mismo año- ya se produjeron desavenencias entre líderes aliados que no se llevaban muy bien entre ellos. Churchill detestaba a Stalin y viceversa”, relata con docta tranquilidad Pere Cardona.

Para dar esa nueva perspectiva a su libro, no se valió solo de conocer los hechos de los protagonistas, también indagó en las biografías de los… traductores. “Creo que los libros que escribieron captan el fiel reflejo de la realidad”, señala el autor especialista en espionaje.

Osos, átomos y espías” pivota en tres asombrosos historias: la de los Rosenberg, la de Gary Powers y la de Trigon. Los testimonios que incluye en el libro provienen de fuentes directas, los hijos de esos espías son los que dan fe de lo ocurrido o de lo que no se ha contado fielmente por otros autores. Destaca el caso de Trigon, el doble espía soviético que desempeñó su labor en Colombia. Su hija, que desconocía su historia hasta hace bien poco, Alejandra Suárez Barcala, autora del libro “Nombre en clave: Trigon” estuvo presente en la presentación. Todo un Blacklist nacional, como le gusta repetir a Pere.

“El caso Rosenberg, el matrimonio que supuestamente pasó la información de la bomba atómica a los soviéticos, es tratado bajo la mirada de su hijo Robert –que cambió su apellido para pasar desapercibido- él cuenta el calvario que pasó junto a su hermano menor. Tenían 7 y 5 años cuando sus padres murieron en la silla eléctrica. Su familia los rechazaba y en el libro narro anécdotas que me contó”, pone la zanahoria delante de nosotros el autor y añade “no quiero hacer spoiler, pero diré que no han hablado con ningún medio de comunicación de España. Yo he sido el primero y único, hasta ahora, que he podido hablar con ellos”.

Con Gary Powers Jr, ocurrió algo parecido. Su padre cayó abatido en un Lockheed U2 en Siberia cuando estaba tomando fotografías de instalaciones militares soviéticas. Fue hecho prisionero y condenado a diez años de prisión. A los dos años fue canjeado por un espía soviético. Steven Spielberg se basó en su historia para filmar “El puente de los espías”. “Cuesta hacerse con la confianza de estas personas, pero cuando lo consigues son una fuente de información maravillosa”, señala Cardona.

“Las historia de espías que tenemos en España no se ponen en valor”

El caso de Trigon desvelado por su hija Alejandra en España es espectacular. Fue agente doble en Colombia trabajando para soviéticos y estadounidenses. “Parece que las historias de espías en España no se ponen en valor. La serie The Americans, en una de sus últimas temporadas, está basada en la vida de este espía y aquí no la hacemos ni caso. Ocurre lo mismo con el caso de Gustavo Peñalver. Este pintor emigró a Berlín en los años setenta, la ciudad era un foco cultural de primer orden, allí el artista de fama mundial se codeó con personajes como David Bowie y el STASI, servicio secreto de la República Democrática alemana, quiso ficharlo, lo que le acarreó algún que otro problema”, relata el autor del libro.

Soy un ratón de biblioteca

El libro está lleno de anécdotas cómo la que encontró sobre Fidel Castro. “Los servicios secretos cubanos contabilizaron 638 atentados contra Fidel Castro. Algo que me parece excesivo, algunos fueron muy rocambolescos como el que, supuestamente, protagonizó el abogado James Donovan”, contó Cardona. Ya hay que ser malos para que ninguno de tantos atentados saliese bien y no me extraña porque el del traje de buceo bañado en botulina es de lo más peregrino que he escuchado en mucho tiempo.

Para finalizar Pere Cardona contestó a las preguntas del público asistente, algunos de ellos miembros del Club le Carré. Dijo que "en mi opinión el MOSSAD es el mejor servicio secreto del mundo porque lucha por su supervivencia como pueblo en un territorio rodeado de países hostiles a ellos”. Además, se definió como un ratón de biblioteca, el que se nos come todo el queso en cuestión de espías.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios