www.todoliteratura.es

Letras y espías

23/08/2022@11:00:00

Ambientada en el París en 1944, "Vermeil", Carlos Suárez, narra la historia de Max Leduc, un novelista que es reclutado por la Resistencia francesa para realizar una labor que nadie puede hacer mejor que un escritor: dar vida —verosimilitud y coherencia— a alguien inexistente a fin de engañar a los servicios de Inteligencia alemanes.

(Texto leído en la inauguración del Congreso de Literatura de Espionaje el 16 de noviembre de 2021)

Podríamos empezar haciéndonos la pregunta de ¿quién y por qué se leen novelas de espías?, y la respuesta parece evidente: La gente lee ficción de espionaje porque a millones de personas les apasionan los temas relacionados con los secretos y el mundo de los espías.

Autor de “Osos, átomos y espías”

Uno de los grandes éxitos de esta temporada otoñal está siendo el libro de Pere CardonaOsos, átomos y espías”. La nueva obra del investigador catalán es un repaso sobre alguno de los acontecimientos más singulares de la Guerra Fría. Alguno de ellos hasta afectó a nuestro país, como veremos. Para ello, ha empleado más de dos años de rigurosa investigación donde ha conseguido testimonios de primera mano que no habían sido conocidos hasta ahora.

Fernando Rueda, es uno de los mejores especialista español en cuestiones de espionaje, vuelve a las librerías con "Al servicio de Su Majestad", un excepcional trabajo de investigación que saca a la luz la desconocida relación que los miembros de la Casa Real han mantenido en los últimos 50 años con los servicios secretos españoles. La Esfera de los Libros publicará esta gran apuesta editorial el próximo 27 de octubre.

En "Osos, átomos y espías", de Pere Cardona rinde un merecido homenaje a los desconocidos héroes de la Guerra Fría. Incluye algunos testimonios inéditos hasta ahora nunca desvelados.

"El ocaso de don Julio" ha sido autoeditada a través de la plataforma Amazon y opta al Premio Literario Amazon Storyteller 2021, cuyos finalistas y ganador se conocerán a finales de año.

Fernando Martínez Laínez nos sumerge en "Espías del Imperio" en la España de los siglos XVI y XVII que contaba con un robusto sistema de espionaje y un eficaz servicio secreto. La necesidad de información era una obligación ineludible en la política universalista de la Monarquía Hispánica. Rodeada de enemigos y poseedora de un extenso imperio codiciado por otros países, España defendió sus dominios con las armas, el dinero, la diplomacia y la información secreta.

Era demasiado joven John le Carré cuando aconteció la Segunda Guerra Mundial, se perdió una de las épocas doradas del espionaje, pero si llegó a la siguiente: la guerra fría. Cuando después de la guerra, un telón de acero cayó en medio de Europa, dividiéndola en dos partes irreconciliables, el autor británico era un miembro activo del MI5, servicio al que abandonaría cuando el éxito literario llamó a la puerta de su casa.

El primer Congreso de Escritores de Novela de Espionaje se ha celebrado en Andorra, entre los días 16 al 19 de noviembre, con un éxito de público más que notable. Organizado por el conocido Club Le Carré, que tiene entre sus objetivos difundir la literatura de espionaje y los Servicios de Inteligencia, han pasado por sus mesas redondas más de 30 autores que dedican sus libros a tan apasionantes temas.

Presidente del Club Le Carré, acaba de reditar la novela de espionaje “Vía muerta”

Fernando Martínez Laínez lleva varios años empeñado en popularizar el género de la novela de espionaje en España. Para eso, fundó junto a José Luis Caballero el Club Le Carré. El próximo 16 de noviembre, dicho club, ha organizado el I Congreso de Escritores de Novelas de Espionaje en Andorra. Un evento donde se juntaran los mayores especialista del género y que promete que sea sólo el comienzo de una larga andadura y recordando a la película "Casablanca" el comienzo de una larga amistad con el género.

“La Guerra Fría empezó antes de terminar la Segunda Guerra Mundial”

Se ha presentado en la librería “Tercios Viejos” la nueva obra de Pere CardonaOsos, átomos y espías”, que acaba de publicar la editorial Principal de Libros, un recorrido por la historia y las personas que participaron en la Guerra Fría. El libro cuenta con testimonios de primera mano de algunos de los hijos de los principales protagonistas de ese periodo que nos heló la sangre. Nunca un nombre fue puesto de manera tan acertada.

Incluido en el primer Congreso de Escritores de novela de espionaje que se celebrará en Andorra los días 16 a 19 de noviembre de 2021, se anunciarán dos premios literarios.

La novela irrumpe uniendo primicia histórica, innovación y premio sin precedentes. En el libro se encuentran varios hilos y cada uno es una novedad, una noticia. Un primer hilo, el premio, un libro lanza un concurso para lectores con una recompensa histórica de 10.000 euros. Un segundo hilo, la asombrosa historia basada en hechos reales que descubre esta novela y abre en primicia para los lectores una caja llena de secretos acontecidos en el s. XX.

y una coda

El pasado mes de febrero se celebró en la Universidad Rey Juan Carlos el primer congreso sobre literatura de espionaje. Su título fue “Letras y espías” y allí estuvo Todoliteratura en una de las mesas sobre la guerra fría. En España, hay pocos escritores que se dediquen a este género en exclusiva, pero sí son muchas las novelas y libros que autores españoles publican sobre el tema. Tal es la importancia que está cogiendo el género que este año hemos decidido hacer una somera clasificación sobre libros imprescindibles de espionaje.

Por Constantino López y Alonso M. Cobo

Uno de los aspectos menos conocidos de la vida de Miguel de Cervantes es que ejerció como espía

Si bien la biografía de Miguel de Cervantes es poco conocida, hay periodos de su vida en que no se tiene constancia alguna durante meses, incluso años, y no sabemos absolutamente nada de sus andanzas. Se sabe muy poco de lo que hizo entre 1568 y 1570. Desde que está en Madrid con López de Hoyos hasta que se incorpora como soldado al Tercio de Miguel de Moncada en septiembre-octubre de 1570, en la compañía de Diego de Urbina en la que se alistó -en compañía de su hermano Rodrigo- para ir a tomar parte a la batalla de Lepanto.