www.todoliteratura.es

Santiago Posteguillo: “Donde hay poder hay corrupción. La sociedad debe construir mecanismos para reducirla”

Por Javier Velasco Oliaga
jueves 23 de octubre de 2014, 13:23h
Santiago Posteguillo es uno de los autores de novela histórica más leído de España. Su trilogía sobre Roma está siendo un éxito espectacular de ventas. Ediciones B tiene en él a un auténtico superventas y no dejan de editar edición tras edición. Las tres novelas que ha escrito sobre Roma nos trasportan a una sociedad que en su momento fue el imperio más importante de los comienzos de nuestra era.

Con su prosa electrizante y actual y con su erudición sobre la época, este filólogo y lingüista, doctor europeo por la Universidad de Valencia y profesor titular de la Universitat Jaume I de Castellón, nos va mostrando a lo largo de sus tres novelas, Africanus, el hijo del cónsul, Las legiones malditas y La traición de Roma todo el mundo romano, la metrópoli del Imperio y sus provincias alrededor del Mediterráneo, norte de África, Siria, Hispania, etc. Sin duda, sus novelas contienen un ritmo trepidante, casi cinematográfico, que nos van paseando por los entresijos de un imperio y de unos personajes sin duda legendarios, Escipión y Aníbal, que forjaron el nacimiento de una sociedad que llega hasta la actualidad. Si les gusta el mundo romano, no deberían perderse esta trilogía y para quien no le guste, estos libros son una buena ocasión para comenzar a adentrarse en una historia, que conociéndola, le fascinará. Sin duda Santiago Posteguillo nos seguirá ofreciendo grandes libros para leer, grandes historias para contar y grandes personajes para conocer.

¿Qué le llevó a escribir una trilogía acerca de Escipión?
Se había escrito mucho y bien sobre Aníbal y, sin embargo, alguien le derrotó. Al principio pensé que quizá Escipión le derrotara por un accidente de la historia, pero al adentrarme en la vida de Escipión comprendí que estaba ante un personaje de la misma dimensión que el cartaginés y sobre el que, no obstante, no se sabía mucho entre el gran público lector.

¿Cuántos libros ha tenido que leer para informarse?
No sé, muchos. Los necesarios supongo. Al final de cada novela aparece una bibliografía básica que contendrá cerca de cien títulos. A parte hay mucha más documentación específica, artículos especializados, entrevistas con expertos, arqueólogos, directores de museos, profesores universitarios que no constan en al bibliografía pero que son parte esencial del proceso de documentación.

¿Tiene algún interés en especial en la historia de la antigua Roma?
Sí, porque nosotros somos Roma, somos la evolución de aquella antigua Roma y siempre es bueno saber de dónde venimos.

¿Le parece más atractiva la historia de Roma que la contemporánea?
Todo período histórico es atractivo si sabe ver lo épico de cada momento, pero es cierto que Roma tiene un plus de interés por haber sido un imperio milenario, inmenso, complejo y que ha dejado su bagaje cultural en decenas de países.

¿Cuáles cree usted que son las principales similitudes entre la sociedad romana y la actual?
Que los sentimientos y actitudes humanas son las mismas: ambición, amor, traición, odio, búsqueda de una redención, el perdón, la lealtad... todo eso estaba en roma y todo eso lo encontramos hoy.

¿En qué se diferencian?
Los poderosos de la Roma del siglo III a. De C. También se la jugaban en el campo de batalla. Eso ya no ocurre hoy día. Los poderosos no se la juegan nunca. Incluso hubo emperadores romanos que cayeron en combate o que fueron apresados por el enemigo. Es cierto que hoy día ha habido magnicidios como el de Kennedy, pero ¿se imagina a un presidente de los EEUU en primera línea de combate?

¿Qué opina usted de la corrupción del Senado? ¿Sería aplicable a los políticos que tenemos en la actualidad?
Donde hay poder hay corrupción. Lo importante es que cada sociedad construya unos mecanismos razonablemente eficaces para controlar y reducir al máximo esa corrupción. La roma antigua tuvo momentos más corruptos que otros y hoy día pasa lo mismo, pero quiero pensar que algo hemos avanzado en reducir un poco esas corruptelas.

¿Cuál es su valoración personal del personaje de Escipión?
Inabarcable, necesario, genial: gran militar, político notable y socio culturalmente le debemos que la impronta de la cultura griega nos haya llegado con gran intensidad.

¿Y de Aníbal?
Otro personaje igual de impresionante y que, como se ve en la trilogía, tuvo una vida muy similar a la de Escipión. Creo que Aníbal y Escipión más que oponerse, se complementan.

¿A cuál considera más importante en la Historia? ¿Quién cree que ha tenido más relevancia histórica?
Los dos son igual de importantes, pero por haber vencido, Escipión y su mundo es el que más nos ha influido.

Por curiosidad, ¿podría contar qué le sucedió al hijo de Escipión después de La Traición de Roma? ¿Logró una gran relevancia en el Senado?
Logró una relevancia notable y, sobre todo, al adoptar a Escipión Emiliano consiguió que el poder de los Escipiones continuara siendo central en Roma muy a pesar de un Catón que tuvo que ver cómo fue un Escipión el que, por fin, destruyó Cartago o la propia Numancia.

¿Por qué cree que tiene tanto éxito la novela histórica?
Porque es responder a la pregunta “¿de dónde venimos?” Mientras la gente se interese por su pasado interesará la novela histórica y todos tenemos un momento en nuestras vidas en el que nos hacemos esa pregunta sobre nuestra identidad.

¿Cree que sus lectores son más, masculinos o femeninos?
Al principio eran masculinos, pero poco a poco me leen más mujeres. Cuido mucho los personajes femeninos y las relaciones sentimentales en mis novelas y creo que el público femenino se está dando cuenta de eso y se están incorporando a la trilogía.

¿Qué autores de novela histórica han tenido influencia en usted?
Robert Graves, Sienkiewicz, Lindsay Davies o Gisbert Haefs, entre otros.

¿Podemos esperar nuevos títulos próximamente? ¿Tiene algo en mente?
Ya trabajo en una nueva novela que, seguramente, abrirá una nueva serie de dos o tres libros sobre el Imperio Romano.

¿Cuál es su opinión general de su última obra?
Es la novela que más me costó escribir de las tres, por su complejidad temática (en particular la reconstrucción del juicio en la fase final de la novela) y por la complejidad narrativa cruzando primera y tercera persona. Pero el que haya sido difícil de hacer no quiere decir que sea difícil de leer: al contrario. Es muy fácil de leer porque le he dedicado un montón de horas a que, pese a ser una trama compleja, resulte de muy sencilla lectura para los lectores. Tal y como entiendo yo la literatura, las dificultades en la obra literaria han de ser siempre para el escritor, nunca para los lectores y lectoras, que lo que buscan es entretenerse y, con la novela histórica, aprender un poco, o un mucho, pero sin tener la sensación de que lo están haciendo.

¿Qué estilo de música le iría más a su trilogía?
Hay secciones de El Prometeo de Liszt que le irían muy bien.

¿Qué tipo música le gusta escuchar?
Todo tipo de música: soy muy ecléctico en ese sentido. Veamos: clásica con Mozart, Bethoven, Tchaikovsky, Rachsmaninov, etc... Grupos pop actuales y de los años 60 en adelante. De verdad: oigo todo tipo de música, aunque normalmente para escribir necesito silencio absoluto. La concentración en el momento de la escritura, para mí, ha de ser total.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios