www.todoliteratura.es

Entrevista a Amy Lab, autora de "Pero a tu lado"

"El amor se sigue sintiendo igual a los quince que a los cincuenta"

jueves 23 de octubre de 2014, 13:23h

Amy Lab es el pseudónimo de las escritoras madrileñas María Cereijo y Ana Alejandro que acaban de publicar en Alfaguara su segunda novela para público juvenil Pero a tu lado, después del éxito arrollador de su primera novela Nunca digas nunca. Estas dos jóvenes autoras son amigas desde que tenían cinco años. Toda una vida de amistad que las hace escribir como si fuesen una única persona.

De tal manera, que proclaman al unísono: "No hay liderato. Las decisiones se toman al 50%, democráticamente, sin discusiones". Formando un tándem perfecto donde ambas pedalean a la vez, donde planifican las obras conjuntamente, visualmente y se reparten el trabajo equitativamente. El resultado es, de momento, dos novelas para el público adolescente que también leen los adultos, sobre todo las mujeres.

Su método de trabajo es sencillo, pero efectivo, "quedamos a charlar y hablamos largo y tendido sobre la trama, definimos los personajes, esbozamos los diálogos, nos repartimos el trabajo y, después, debatimos por teléfono todo lo que haga falta. ¡Bendita la tarifa plana telefónica!", apunta irónicamente Ana. Y así se van pasando el testigo de una a otra, para finalizar con muchas lecturas en común para pulir el texto y lo que haga falta.

En la entrevista nos cuentan por qué se pusieron a escribir, "fue una idea lenta, las dos tenemos trabajo y no disponemos de todo el tiempo libre que nos gustaría", nos dice Ana y María abunda sobre el tema "más bien fue un experimento, que podía haber acabado a tiros". Claro está, no ha sido así, porque en la charla se nota que se llevan perfectamente. Ninguna habla más que la otra y casi se piden permiso para acotar cualquier idea u opinión.

Cuando tuvieron preparada su primera novela, inmediatamente pensaron en presentarla a una gran editorial; lo hicieron con un pseudónimo distinto e inmediatamente Alfaguara apostó por ellas, solo que el nombre escogido no llegó a convencer a la editorial. "No querían que el libro fuese firmado por dos nombres", recuerda María y desde ese momento comenzó la búsqueda de un nombre atractivo. Fueron muchos los nombres que se pusieron sobre la mesa y a todos decían: "A mí no me gusta, a mí no me gusta". Tantos "a mí no me gusta" dijeron que el nombre quedó en Amy. Escoger el apellido fue una tarea más fácil. Lab de laboratorio de ideas, que es precisamente lo que no les falta.

Ahora recuerdan esa anécdota con mucho humor, lo mismo que recuerdan lo "osadas" que fueron al buscar una editorial importante y conseguir fichar por una de las grandes. "Ahora somos conscientes de lo difícil que es publicar. Entonces, casi no nos lo creíamos", rememoran. El éxito es, desde luego, para los osados y ellas lo fueron. Ahora son conscientes de ese éxito gracias a la retroalimentación de las redes sociales. "Nos escriben desde muchos sitios, pero nos sorprende la cantidad de correos que llegan de Latinoamérica y sobre todo de México", señalan. A estas alturas ya no sé bien quién dice que. Es tal la simbiosis que tienen que parecen una única persona con dos cabezas. Sonríen al tiempo, recuerdan las mismas cosas al tiempo y, sin embargo, no se pisan ninguna idea o frase y todo con una sonrisa en los labios.

Si con el nombre tuvieron dudas, con el título del libro les ocurrió igual. No daban con un título atractivo, hasta que un día yendo María en el coche escuchó la canción de Los Secretos, Pero a tu lado, aquella estupenda canción que Enrique Urquijo compuso en 1995 para el álbum Dos caras distintas. La elección no se hizo esperar y quedó el título de la canción como título de su segunda novela, que le viene como anillo al dedo. La música es un componente más de un mundo adolescente que no se llegaría a entender sin ella. Utilizamos frases de canciones para declarar nuestro amor y utilizamos los compases de la música según se encuentre nuestro ánimo, desde los más reposados hasta los más exaltados. Kobalski, el batería polaco del grupo de Oliver está en este último grupo como lo estaban los legendarios alemanes Kowalski que estuvieron tan adelantados a su tiempo que tuvieron que partir hacia el olvido, pero nos quedan aquellos espectaculares conciertos londinenses.

"No hay nada autobiográfico en la novela", dice Ana. Pero sí hay escenas que todos hemos vivido y que reflejan lo romántico de una situación o lo misterioso. Temas generacionales que se repiten una y mil veces, por eso afirman que "el amor se sigue sintiendo igual a los 15 que a los cincuenta, es un sentimiento tan universal que pervive en nuestros corazones, con puede ser también la muerte. De ahí que aunque la novela esté dirigida a un público adolescente, ellas tienen datos de que sus lectores suelen ser féminas de entre 25 y 30 años. Como vemos, no tan adolescentes, pero que perviven sus momentos románticos.

María reconoce que no leían mucha literatura juvenil, encontraban en esos libros diálogos vacíos, personajes intercambiables, con una característica fundamental: minusvaloraban al lector. "Siempre hay excepciones como Ana Alcolea o Jordi Sierra y Fabra, entre los escritores españoles", sugieren. Para ellas, el lector de este tipo de literatura es casi siempre femenino, salvo en un caso notorio. "La literatura fantástica es terreno de los varones como Juego de Tronos o El señor de los anillos y la novela negra está dividida al 50%. El resto es territorio de las chicas", apuntan razonadamente.

Si tuviesen que definir sus novelas no lo dudarían: realistas con protagonistas de diferentes perfiles de nuestra comunidad. Cada miembro de la pandilla es fácilmente identificable con esterotipos de personas, "nosotras les añadimos sus aristas para diferenciarlos", reconocen. Pero reconociendo que "las chicas de 16 años siguen teniendo los mismos complejos, los mismos miedos y las mismas dudas que hace cuarenta años", opinan y añaden "la madurez te da más serenidad pero los sentimientos siguen siendo universales".

Pese a haber conseguido dos novelas bien estructuradas y de calidad, la primera éxito de ventas, se muestran humildes en sus aspiraciones. "Nuestro objetivo era que el lector pase un buen rato con nuestras novelas, que conecten con el lado sentimental de cada uno y se vuelvan a enamorar. Desde luego, no hemos querido hacer un relato generacional", cree. Ahora es el lector o la lectora el que tendrá que dar su veredicto.

También se muestran encantadas con las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías como retroalimentación a su obra. "Nos escriben de muchísimos sitios y países diferentes. Es una ventana al mundo donde tenemos la posibilidad de asimilar muchísima información", reconocen. Algunos de esos comentarios son enternecedores, como aquel en el que una lectora las recrimina que no ha podido dormir una noche por leer la novela. "Sois lo peor", las escribía.

La novela, además, es de una escritura actual, ágil, fresca y, por qué no decirlo atrevida, guarda varias sorpresas. La narración está escrita en primera persona, es Alexia quien nos va contando cómo ve su mundo, pero nos encontramos con otra voz, en tercera persona, que nos va desvelando misterios de la trama y que no descubriremos quién es hasta el final. Otro motivo más para devorar la obra sin descanso.

Puedes comprar el libro en:

                                                IberLibro.com - 140 millones de libros nuevos, antiguos, agotados y de ocasión                        

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios