www.todoliteratura.es
José Creuheras
José Creuheras

Un informe dirigido a los círculos de poder despedaza a la editorial Planeta

domingo 26 de julio de 2015, 20:07h
Add to Flipboard Magazine.

Un documento reservado, al que ha tenido acceso el digital "El confidencial", con enfoque financiero y trasfondo político, denuncia malas prácticas contables y falta de transparencia del grupo de la familia Lara por su inversión en Banco Sabadell.

Las envidiables relaciones que tradicionalmente han mantenido el Gobierno de Mariano Rajoy y el Grupo Planeta, principal accionista de Atresmedia, se han visto erosionadas en los últimos meses en línea con el tratamiento informativo otorgado a los populares por La Sexta. Y en estas y con las elecciones autonómicas catalanas y las generales a la vuelta de la esquina, un informe reservado elaborado por la Federación Mundial de Inversores (WFI, en sus siglas en inglés), y en cuya redacción han participado personas afines al Partido Popular, advierte de que Planeta puede protagonizar "un escándalo financiero" por las consecuencias de la incursión de la sociedad patrimonial de la familia Lara en el capital de Banco Sabadell en los últimos años.

El informe, con fecha de 13 de julio de 2015, deja claras sus intenciones desde el título: Seguridad financiera y malas prácticas contables. Su objetivo es, precisamente, analizar los principales escándalos contables de los últimos tiempos, pero también prevenir sobre los escándalos que pueden estar por venir. O como dice literalmente el informe, alertar de "la actuales situaciones de riesgo". Y es en este apartado donde encuadra a la familia Lara y el Grupo Planeta.

El documento, que ya circula por los pasillos de Moncloa, llama especialmente la atención. Ni Planeta ni el brazo financiero de los Lara, Inversiones Hemisferio, cotizan en bolsa, cuando el resto de las empresas a las que alude el informe sí lo hace. Esta discordancia, unida al carácter reservado de un informe que va dirigido al consumo exclusivo de los círculos de poder, alienta la sospecha de que la inclusión de la familia Lara encaja con otras causas que exceden las puramente contables o financieras.

La representación española dentro de la WFI corresponde a Aemec (Asociación española de accionistas minoritarios de empresas cotizadas), cuyo secretario es Javier Cremades, presidente fundador del despacho Cremades & Calvo Sotelo y muy vinculado a nombres ilustres del PP, hasta el punto de colaborar con Rajoy en asuntos vinculados con la sociedad de la información y de que sonó para entrar en el Gobierno tras las elecciones de 2011.

"Proceso de inversiones altamente apalancadas"
Para justificar de algún modo la presencia de la familia Lara y Grupo Planeta en un informe sobre compañías cotizadas, alude a su participación como accionista mayoritario en Atresmedia. A partir de ahí, el documento fija su punto de mira en la entrada de Planeta en el accionariado de Banco Sabadell en 2006.

Lo hizo mediante distintas vías. Por un lado, a través de la sociedad Jaipur Investment, controlada a su vez por Inversiones Hemisferio; y por otro, a través de Famol Participaciones, sociedad participada por Jaipur y en la que también estaban presentes varios de los nombres y las familias catalanas más prominentes, como Isak Andic (Mango), Joaquín Folch Rusiñol (Pinturas Titán), Héctor Colongués (Porcelanosa) y Miguel Bosser (Textil Bosser).

Con esta maniobra, la familia Lara y los restantes inversores se hicieron con casi el 15% del capital de la entidad. Esta adquisición rondó los 1.300 millones de euros, con un precio de compra cercano a los 8 euros por acción. "El Grupo Planeta lanzó un proceso de inversiones altamente apalancadas en la última fase del ciclo que terminó con la quiebra de Lehman Brothers [en septiembre de 2008]. Entre estas inversiones, la operación en Banco Sabadell es particularmente remarcable", asegura.

El riesgo al que alude la WFI no tardó en aparecer. Si en todo el mundo el estallido de la crisis financiera causó un duro impacto en las cotizaciones de los bancos, la profundidad del castigo fue especialmente acusada y permanente en el caso de las entidades españolas, expuestas adicionalmente a la crisis de la deuda periférica europea y a las dudas sobre la solvencia de España. Como consecuencia de este contexto, las acciones de Sabadell descendieron con fuerza. De hecho, actualmente cotizan a 2,23 euros. Además, por el camino se han producido diferentes ampliaciones de capital que han diluido la presencia de la familia Lara en el accionariado, que apenas supera el 5%.

Las pérdidas pueden esperar
Es esta evolución de la cotización la que fundamenta las críticas de la WFI. Según sus cálculos, la caída de los títulos habría provocado un agujero de entre 334 y 468 millones de euros a la familia Lara por su inversión en Sabadell. Sin embargo, Inversiones Hemisferio, aplicando el procedimiento de consolidación de puesta en equivalencia, no reflejó esas minusvalías en sus cuentas. Sin embargo, fuentes próximas a Hemisferio aseguran que esa forma de proceder, acordada con los auditores, responde a que la sociedad no tiene intención de vender su participación en Sabadell y que el valor aún puede recuperar terreno en el mercado. También matizan que en ningún caso la supuesta pérdida sería tan grande y que el impacto en el conjunto del Grupo sería limitado.

El informe, no obstante, no encuentra motivos para ese procedimiento contable, de ahí que también se pregunte por la razón por la que el auditor, Deloitte, lo ha permitido. Sobre todo, teniendo en cuenta que uno de los socios de Famol, Isak Andic, sí ha reconocido unas pérdidas de 361 millones por la aventura en Sabadell... cuando su auditor, según el informe, también es Deloitte. "¿Cómo puede el mismo auditor aplicar unos métodos de valoración o de contabilidad tan diferentes entre una compañía y otra? ¿Cómo puede el auditor contar el impacto de la inversión en una compañía y no en la otra?", se pregunta la WFI. "Esto pone en peligro no solo la estabilidad del mercado, sino también el principio de seguridad jurídica para los participantes en el mercado. Esta es una de las principales reclamaciones de este informe", añade.

Además de advertir de las implicaciones que esta "falta de transparencia" y que la aplicación de que estos "duros criterios contables" puede tener en el Grupo Planeta, porque parte de la premisa de que en algún momento tendrá que contabilizar las pérdidas de esta inversión, el informe, para seguir justificando las alusiones a la familia Lara y el Grupo, avisa de los efectos que pueden tener para los accionistas minoritarios de otras compañías cotizadas, como Atresmedia y el propio Sabadell. La pregunta final tiene marchamo clásico: ¿a quién beneficia?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios