www.todoliteratura.es

DJ

"Ring shout" es un libro adictivo que trata un problema estructural que, desgraciadamente, perdura en nuestros días, que son el racismo y los delitos de odio hacia personas racializadas, en una de sus caras más salvajes, los Ku Klux Klan; pero dándole una pequeña vuelta a la tortilla, añadiéndole fantasía y seres terribles.

DJ Nano (Madrid, 1977), es el artista número uno de música electrónica en España. Ha pinchado en prácticamente todas las discotecas de nuestro país, realiza asiduamente giras por Estados Unidos, Asia, Latinoamérica y Europa y su nombre brilla en los carteles de prestigiosos festivales nacionales e internacionales. Uno de los DJ más influyentes de nuestro país, estandarte de la escena dance durante 20 años. José Luis Garaña de los Cobos, nombre de DJ Nano, cuenta en este libro el secreto de su éxito y las anécdotas de su vida como DJ.

Por Aleix Sales

Stéphane de Freitas escribe el guion de este documental, que ha dirigido junto a Ladj Ly (Le monde est à toi), en el que veremos una emocionante carrera contrarreloj hasta el concurso, en la que aprenderán, ganarán confianza y se conocerán mejor así mismos.

"Lugares lejanos" es el más completo libro en prosa sobre lo que ha ocurrido en Serbia en las dos últimas décadas del siglo XX.

"Desoriental" es la primera novela de la escritora franco-iraní Négar Djavadi y explora el conflicto cultural que padecen las segundas generaciones de aquellos que emigraron a Europa en busca de una vida mejor, libres del miedo y la miseria.

  • 1

"Los Miserables": París en guerra

Ópera prima de Ladj Ly, protagonizada por Damien Bonnard, Alexis Manenti y Djibril Zonga.

"Una vida que no es mía" es el debut literario inteligente y original de la escritora londinense Olivia Sudjic. Una historia sobre la obsesión, la familia y la fragilidad de los lazos emocionales en la era de las redes sociales que ha cautivado a la crítica de todo el mundo

«Han detenido a mi hijo, vinieron en plena noche, él dormía. Lo arrancaron de la cama, lo arrastraron afuera. Y lo peor es que ni siquiera le permitieron vestirse y calzarse. Con las prisas, solo consiguió ponerse una sandalia, una triste sandalia de plástico; yo corrí tras ellos por la calle para darle la otra, pero era demasiado tarde, y la última imagen que conservo de él es de su pie descalzo sobre el asfalto frío de la calle, antes de que desapareciera en un coche».