www.todoliteratura.es

Haruki Murakami

En el primer volumen, dejamos al protagonista deseoso de saber qué se oculta detrás del cuadro titulado "La muerte del comendador". También ha aprendido a convivir con los extraños personajes y objetos que lo envuelven desde que se instaló en la casa en las montañas.

Lo ha vuelto a hacer. Ya es un hecho. Haruki Murakami ha vuelto a reinventar el mundo.

23 de abril, Día del Libro

El día del libro y de los derechos de autor es sólo el principio de una temporada que en España se caracteriza por un protagonismo de la literatura que difícilmente tiene equivalente en otras latitudes. La primavera española se convierte en una celebración de la creación literaria y de la tradición editorial ibérica.

"De qué hablo cuando hablo de escribir" de Haruki Marakami e un delicioso paseo por la literatura y el universo de uno de los autores más leídos de nuestro tiempo, su título más reciente que acaba de publicar Tusquets Editores .

NUEVA TRIBUNA

Vivimos tiempos de cambio que invitan a romper con viejos moldes, dejar atrás rancias costumbres y emprender iniciativas atrevidas. Ya nada parece tener entidad para sorprendernos. Tanto es así que no me extrañaría leer en la prensa que el escritor Haruki Murakami era designado candidato a los premios Grammy como reconocimiento a que, en la década de los setenta, regentó un local de jazz —Peter Cat— al norte de Tokio, y a que gran parte de su producción literaria está plagada de temáticas musicales (incluso tiene un libro con el título de una canción de los Beatles: Tokio Blue-Norwegian Wood), tanto de rock, jazz como de música clásica. Muchos recordarán el ambiente sonoro que flota en la orwelliana novela 1Q84sustentado, sobre todo, en la Sinfonietta de Janácêk y la música de Bach.

Marzo comienza impulsando sonrisas a todos los amantes de esa prosa poética que gobierna Haruki Murakami con maestría. Y esto es gracias a Tusquets Editores y la publicación de la colección de relatos del escritor japonés "El elefante desaparece".

  • 1

En literatura hay influencias, pero también coincidencias. Es el caso de uno de los escritores españoles más creativos de la actualidad. Acevedo ya estaba dedicado a la literatura, sin haber leído la obra de Auster y Murakami, cuando una lectora le reveló las similitudes existentes entre las tramas de aquellos autores y las suyas.

Si estás leyendo esta reseña lo más probable es que te guste Murakami, y si te gusta Murakami vas a leerte este libro. Es inevitable – por lo menos para mí pero creo que también para muchos otros – que en una cabeza tan chafardera como la nuestra, gestada a partir de programas del corazón 24/7 en nuestros televisores, no nos hayamos preguntado alguna vez (o muchas) quién hay detrás del Murakami escritor de novelas. Pues bien, el que hay detrás de todos esos best sellers es el Murakami de este libro.

Es un hecho. Abrir un libro de Haruki Murakami implica adentrarse en un universo paralelo, bucear en sus páginas supone ahogarse en uno mismo y salir a flote al mismo tiempo. Tener en las manos una de sus novelas significa estar dispuesto a tomar lo más disparatado de la “realidad” para acabar tomándolo como lo más verosímil. Leer la primera página es correr un riesgo, pues supone VIVIR, sin restricciones. El escritor japonés nos invita a hacer equilibrios sobre sus letras, estratégicamente colocadas para crear la magia, sobre unas palabras que van asfaltando y creando camino entre las páginas que conformarán el relato. Murakami, ya ha quedado claro, es un arquitecto de la literatura, un creador nato.

No puedo más que aplaudir a Libros del Zorro Rojo por esta magnífica edición de los dos relatos de Haruki Murakami, titulada "Asalto a las panaderías" y que contiene Asaltar la panadería y Asaltar de nuevo la panadería.

Después de darle muchas vueltas, Haruki Murakami ha atendido por fin a las peticiones de sus lectores y ha accedido a que se traduzcan estas dos obras tempranas, que hasta ahora sólo habían sido publicadas en japonés e inglés, al tiempo que ha añadido un Prólogo donde relata su génesis.