www.todoliteratura.es

Inger Christensen

Sexto Piso, Madrid, 2021

He aquí un ejemplo de poesía donde la palabra, aislada –limpia, precisa, denotativa como significación- elabora, en cada conjunto (en cada poema) una descripción abierta y nítida al tiempo que un a modo de código racional de comprensión donde el lector ha de atenerse a tomar en consideración nuevas significaciones de lo expresado toda vez que, uno de los rasgos distintivos de esta poeta, es la aparición, como fuera de contexto, de una palabra que semeja desequilibrar y no obstante el mensaje es deliberado: “Tras la primera mañana busco/ el apagado humo terrestre de la lengua” O bien “Lo que le diste a mis pensamientos es/ la resistencia del aguijón, oculto en mi flotante/ flor.

Sexto piso, Madrid, 2020

La poeta piensa las palabras (cada palabra) con su sustancia lírica y la sugerencia propia de quien tiene la intención de iluminar sin deslumbrar, de otorgar a lo cotidiano la luz suficiente que ayude a distinguir sin matar los perfiles de la realidad. De ahí que el lector sienta que es alguien próximo quien le habla, quien le invita a considerar las cosas de una manera más sencilla a la vez que sutil.

  • 1