www.todoliteratura.es

Sor Juana Inés de la Cruz

Un espectáculo para disfrutar, vía streaming, desde cualquier lugar del mundo

Una pléyade de artistas latinoamericanos, bajo la dirección del boricua, José Cheo Oliveras, de Teatro Círculo, muestran en un Corral de Comedias, del siglo XVII, tres piezas breves, El juez de los divorcios, El viejo celoso y Los habladores, todas de un humor inimitable, con el esplendor del genio dramático de Miguel de Cervantes, acompañados de un repertorio de música renacentista, madrigales cantados a cuatro voces; además de una loa compuesta por sonetos y poemas, de Sor Juana Inés de la Cruz, a tono con la teatralidad de las piezas cervantinas.

En septiembre del año pasado recibí un correo electrónico desde la Fundación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. No podía imaginar qué desearían de un astrónomo, en representación de la Sociedad Española de Astronomía (SEA), desde el Festival de referencia mundial en teatro del barroco y el Siglo de Oro.

  • 1

Pauperes enim semper habetis vobiscum, me autem no semper habetis Iesus (Ioannem 12: 8)
Sostiene María Zambrano en su libro "Filosofía y Poesía" que sólo en algunos elegidos tienen lugar, sin pugnas, pensamiento y estro (Zambrano, 13). Los filósofos, con la razón, buscan la verdad, y los poetas, con la palabra, buscan la belleza. Los que son filósofos tienen que renunciar, como quería Platón, a las apariencias, mientras que los poetas tienen que resignarse y aceptar que lo bello, lo aparente, es efímero, mortal. Sor Juana Inés de la Cruz, no sabemos, tal vez fue un filósofo con talento poético o un poeta con ansias filosóficas. Dirán algunos, por ver la calidad de sus versos, que era poeta; dirán otros, por leer los razonamientos de sus prosas y poemas, que era filósofo. Sólo Jesucristo fue cristiano, decía Nietzsche; sólo Sor Juana fue sorjuanista, decimos nosotros.