• Diario Digital | Sábado, 18 de Agosto de 2018
  • Actualizado 14:07

ENTREVISTA AL AUTOR DE “TALIÓN”

Santiago Díaz: "Existen más monstruos de los que pensamos conviviendo con nosotros”

A Santiago Díaz más de veinte años como guionista le avalan. Si usted suele ver series en televisión seguro que ha disfrutado de alguna en la que haya participado el escritor madrileño. Ahora da el salto a la literatura con “Talión”, un thriller con muchos elementos de novela negra que trata tema de gran calado social. Una buena novela negra tiene que tener crítica social y “Talión” lo tiene.

Santiago Díaz
Santiago Díaz
Santiago Díaz: "Existen más monstruos de los que pensamos conviviendo con nosotros”

Las protagonistas de “Talión” son dos mujeres. Marta Aguilera, periodista, que será mejor que no se le cruce en su camino y la policía Daniela Gutiérrez. Ambas, investigadora e investigada, participan en una trama insólita con ramificaciones en la problemática más actual. Su lectura no defrauda a ningún amante del thriller por su originalidad, dureza y rudeza. En la entrevista, Santiago Díaz nos cuenta algunos de los secretos de su novela. No todos porque lo mejor es que se deleiten con su lectura sin conocer el sorprendente final aunque sepan desde la primera página quien es la culpable..

¿Cómo surgió la idea de "Talión"?

Viendo en televisión a unos padres hablar sobre el asesinato de su hija. Me di cuenta de que ellos no se conformaban con que el asesino pasase encerrado veinte años, que, aunque el dolor por la pérdida nunca desaparecería, necesitaban mucho más para poder dormir. Entonces pensé en alguien que se rebelaba contra esto y se tomaba la justicia por su mano.

¿En qué género literario la encuadraría?

Es una novela negra, en el más amplio sentido de la palabra. Aunque no es la clásica novela de enigma (donde el lector acompaña a la policía para descubrir al culpable), porque tenemos claro desde la primera página quién es la asesina, sí abarca los demás subgéneros: es un thriller de acción y a la vez una novela policíaca, ya que la coprotagonista es una Inspectora de Homicidios.

Últimamente muchos guionistas televisivos están dando el paso a la narrativa. ¿A qué cree que es debido?

Los guionistas nos dedicamos a contar historias y es natural que muchos queramos explorar otras maneras de hacerlo.

¿Por qué ha dado usted ese paso?

Yo llevaba mucho tiempo pensando en escribir una novela, pero no terminaba de encontrar la idea adecuada. Cuando lo hice, tras la correspondiente maduración en la cabeza, me lancé a ello. Y la verdad es que, si lo llego a saber, lo hubiera hecho antes, porque me está dando muchísimas satisfacciones. La libertad de escribir sin las limitaciones que normalmente tenemos en una serie (presupuesto, decorados, disponibilidad de actores...) ha sido algo nuevo para mí.

Talión” tiene dos protagonistas femeninas. ¿Le ha sido difícil ponerse en la mente de Marta Aguilera?

Trabajo desde hace veintitrés años en series de televisión y he tenido que hacerlo en multitud de ocasiones, por lo que estoy acostumbrado. Eso no quita para que a veces haya tenido que buscar consejo u opiniones en las mujeres que están a mi alrededor. Además, mis editoras son mujeres. Si algo no les no les encajaba, me lo decían.

Si por feminista entendemos que cree en la absoluta igualdad entre hombres y mujeres, por supuesto que sí. Creo que a estas alturas sería absurdo no serlo.

Los capítulos sobre Marta Aguilera los escribe en primera persona, los de la inspectora Daniela Gutiérrez en tercera persona. ¿Por qué ha querido diferenciar ambas voces?

Marta Aguilera es una asesina y yo quería que el lector, aunque no compartiera su manera de proceder, la comprendiera. Y para ello necesitaba mostrar de primera mano sus sentimientos, sus sensaciones y su evolución a lo largo de la historia. Sólo así se logra empatía por alguien que hace lo que ella.

En cuanto a la inspectora Daniela Gutiérrez y el resto de tramas, he preferido utilizar un narrador omnisciente para lograr que el lector se adentre en los diferentes ambientes y conozca de manera objetiva la historia de los personajes secundarios, que para mí cobran muchísima importancia en Talión.

¿Se considera un escritor feminista?

Si por feminista entendemos que cree en la absoluta igualdad entre hombres y mujeres, por supuesto que sí. No sólo como escritor, sino como ciudadano. Creo que a estas alturas sería absurdo no serlo.

Hay pocas novelas negras que tengan protagonistas femeninas en nuestro país. ¿Qué ha querido resaltar escogiendo a estas dos mujeres?

Inicialmente, aunque ya tenía claro que quería una inspectora como coprotagonista, no pensé en un género concreto cuando se me ocurrió contar la historia de alguien que se tomaba la justicia por su mano. A la hora de sentarme a escribir, mi inercia como hombre me llevó a retratar a un protagonista masculino, pero enseguida me di cuenta de que una mujer me aportaba muchísimo más argumentalmente hablando. Y enfrentar a esas dos mujeres fuertes, duras e independientes me sedujo desde un principio.

Una de ellas carece de empatía con las personas. ¿Es esta nueva enfermedad una consecuencia de las nuevas tecnologías?

No tengo claro que las nuevas tecnologías puedan convertir a alguien en un psicópata, pero es cierto que nos aíslan del resto de la sociedad. A mí me parece increíble estar en cualquier lugar público y ver que todos (incluido yo) estamos más pendientes de nuestro teléfono que de lo que pasa a nuestro alrededor. Debería haber una semana al año en la que por ley se bloquee Internet. ¿Qué pasaría en el mundo? Sin duda, sería un buen argumento para una novela...

En nuestro país se dan pocos casos de asesinos en serie. ¿Qué le atrae de estos personajes?

Desde siempre me ha despertado muchísima curiosidad conocer sus historias, saber por qué alguien siente esa necesidad de quitar la vida de sus semejantes. Y lo peor de todo es que, en muchísimas ocasiones, no hay una explicación lógica. Lo hacen y ya está. Es algo tan sorprendente para mí que alguien pueda ser un asesino y comportarse como un respetable padre (o madre) de familia que no puedo evitar imaginarme cómo será su día a día.

“No logro entender que la Policía sepa perfectamente que en determinado piso se trafique y no haga redadas a diario”

Santi Díaz

La novela tiene cuatro temas centrales a los que dedica un capítulo. Comencemos por la pederastia. ¿Se está acometiendo adecuadamente la erradicación en nuestra sociedad de esta lacra?

Ese es un tema que me desconcierta por completo. Soy una persona con la mente muy abierta, pero la atracción que determinados individuos sienten por los niños es algo totalmente incomprensible para mí. Soy de la opinión de que alguien que mata a un menor, y más para satisfacer algún tipo de perversión sexual, debe pudrirse en la cárcel.

La prostitución y trata de seres humanos es otro de los temas centrales. ¿Cómo erradicaría este problema o cree como opinan algunas políticas que cumplen una función social?

Me parece muy respetable que una mujer o un hombre decidan comerciar libremente con su cuerpo, el problema es que la mayoría de las prostitutas lo hacen por obligación, y eso no lo podemos consentir. Creo que hay que endurecer las penas para quien se aprovecha de estas chicas. En Talión cuento la historia de Nicoleta, una chica rumana a la que traen engañada a nuestro país para ejercer la prostitución, y lo triste del caso es que no me desvío ni un centímetro de la realidad. Eso ocurre todos los días a nuestro alrededor.

Describe acertadamente el mundo de las drogas del extrarradio madrileño. En este capítulo hace unas descripciones muy duras. Ahora que parece que hay un repunte en el consumo, ¿cómo se debería afrontar este problema?

En el proceso de documentación de Talión estuve en la Cañada Real y tuve la ocasión de hablar con varias personas enganchadas a diferentes drogas, y muchas de ellas ni se planteaban dejarlo. Creo que, al igual que sucede con la prostitución, hay que atacar con dureza a quien le proporciona la droga a esta gente. No logro entender que la Policía sepa perfectamente que en determinado piso se trafique y no haga redadas a diario. Supongo que no será tan fácil, pero creo que esto sólo se controlará acabando para siempre con los traficantes.

El tema final es el terrorismo. ¿Ha dado sus últimos coletazos en nuestro país?

Ojalá que sea así, pero lo cierto es que todavía quedan algunos descerebrados que piensan que la lucha armada es la solución. Y mientras haya uno solo con esas ideas, el peligro sigue existiendo.

Todos estamos en contra de lo que representan los canallas que retrato en Talión y eso hace que nos pongamos del lado de Marta Aguilera

¿Por qué ha elegido para su novela estos cuatro temas?

Creo que son perfectamente reconocibles. Todos estamos en contra de lo que representan los canallas que retrato en Talión y eso hace que nos pongamos del lado de Marta Aguilera y nos haga dudar sobre si es lícito o no acabar con la vida de criminales que no han pagado debidamente por sus delitos. Esa es una de las preguntas que yo lanzo al lector y, aunque inicialmente digamos que no, a lo largo de la novela, según vamos conociendo a víctimas y villanos, tal vez cambiemos de opinión...

¿Debe cumplir la novela negra una función social?

Sin duda muestra cosas que suceden a nuestro alrededor y que muchas personas desconocen. Creo que, a través de la novela negra, es la única manera de que un lector pueda adentrarse en determinados ambientes sintiéndose a salvo, por lo que puede observarlos y crearse una opinión al respecto.

¿Cuál sería la moraleja de “Talión”?

Que existen más monstruos de los que pensamos conviviendo con nosotros y hay que hacer algo para acabar con ellos. Aunque no sea lo mismo que hace Marta Aguilera, debemos reaccionar para que no siga habiendo tantas tragedias.

Para terminar una curiosidad. En la novela hace un pequeño homenaje a un libro de su hermano. ¿Por qué ha querido hacerlo?

Mi hermano Jorge me ha ayudado siempre que lo he necesitado, y no sólo durante la escritura de Talión, sino a lo largo de toda mi carrera como guionista. Él fue el primero que me animó a escribir una novela y el que me dio muchísimos consejos sobre cómo hacerlo. Siempre que puedo recomiendo sus libros porque todos me parecen muy buenos (yo tengo especial predilección por Los números del elefante) y en Talión he querido hacerle un pequeño homenaje a su última novela, Tengo en mí todos los sueños del mundo. ¿Qué menos?

Puedes comprar el libro en: