www.todoliteratura.es
Peter H. Wilson: “La Guerra de los Treinta Años fue un acontecimiento que se pudo haber evitado”

Peter H. Wilson: “La Guerra de los Treinta Años fue un acontecimiento que se pudo haber evitado”

martes 29 de mayo de 2018, 01:00h
Add to Flipboard Magazine.

Peter H. Wilson es un reputado historiador y germanista británico que ha dedicado gran parte de su obra a la Historia Moderna de Alemania; tanto en su vertiente política, militar y cultural del Sacro Imperio Germánico.

\n

Su última obra publicada en España por Desperta Ferro Ediciones se ha llevado a cabo en dos volúmenes, “ya que la edición británica era un libro de más de mil páginas”, nos dice el responsable de comunicación de la editorial Javier Gómez Valero. El afán de la editorial ha sido querer hacer más accesible el texto al gran público, algo que comparte también el autor. “He querido hacer el libro lo más claro y comprensible posible, sobre esta gran guerra que desangró a Europa, a la mayor cantidad de público posible”, afirmó en rueda de prensa el historiador británico.

También ha querido Wilson añadir muchas novedades en su libro, que no se habían estudiado en anteriores monografías sobre la gran guerra que dividió Europa en dos grandes porciones. En contra de lo que se ha sostenido hasta ahora, “la Guerra de los Treinta Años pudo haberse evitado”, afirmó el germanista británico a la luz de sus nuevas investigaciones que le han llevado varios años y que pudo ver la luz, en su edición inglesa, en 2009.

“Este episodio fue una más de las guerras de religión que se produjeron en el continente europeo”, apuntó el investigador británico. La guerra tuvo dos focos diferenciados en su comienzo, por un lado la defenestración de Praga y las revueltas de Bohemia que desembocaron en una guerra entre diferentes estados que quisieron salvaguardar el orden constitucional y, por otra parte, tenemos las guerras que España sostenía con Holanda y con Francia por los territorios de Flandes.

“La religión y la política siempre han ido de la mano. El rol religioso era muy importante en la época. Había dos grandes bandos, por un lado estaban los moderados que eran muy pragmáticos y por el otro los radicales que eran los que anteponían la religión a cualquier decisión política”, señala atinadamente el historiador británico. Los monarcas españoles se podrían encuadrar en esta segunda facción. Lo mismo, luchaban contra los árabes que contra los luteranos sin tener en cuenta los problemas de sus ciudadanos o de sus tropas, a las que solían pagar mal y tarde.

\"Wilson\"La rivalidad hispano-francesa siempre estuvo ahí, pero fue en los reinados de Carlos V y Francisco I donde tomó tintes drásticos. No fue la única rivalidad, ya que Francia, además de su rivalidad con España, mantenía un contencioso con el Imperio Austriaco, aliado natural de los españoles. España, por su parte, tenía una prolongada disputa por los territorios de Flandes con Holanda.  “España y el Imperio se opusieron a los turcos tanto en el Mediterráneo, en el caso de los españoles, como en los Balcanes, en el caso austriaco. Tantas guerra acabaron en bancarrota para ambos imperios”, cuenta  Peter H. Wilson y añade “los austriacos no supieron mantener su casa en orden”.

En opinión del germanista, hubo demasiadas fricciones entre España y el Imperio. “Esta rivalidad entre ambas ramas de los Austrias haría que se retrasará la paz hasta el acuerdo de Westfalia, uno de los momentos más negros de la historia alemana”, apunta el historiador. Casi un cuarto de la población alemana murió a causa de la guerra o de sus consecuencias, hambrunas, peste, etc.

La religión y la política siempre han ido de la mano. El rol religioso era muy importante en la época

En contra de lo que han sostenido algunos historiadores, Peter H. Wilson cree que “la diplomacia española fue muy importante durante esta gran guerra aunque cree que el error fue el que se canalizó a través de Viena, ya que no tuvo la autonomía que debió tener. El verdadero problema de España es que no podía pagar a su Tercios y eso conllevó una serie de problemas, como la rapiña o asaltos a las poblaciones conquistadas”.

La postura del emperador germánico Fernando siempre fue muy estricta. “Nunca dio su brazo a torcer y eso que los españoles le advirtieron sobre los riesgos de unos tratados demasiado rigurosos”, recuerda el historiador. Ese extremismo hizo que la guerra se enconase demasiado tiempo. Eso y que el ansía de independencia fue creciendo en Flandes. Había demasiados interese económicos y todos querían hacerse con su porción. Además, la flota holandesa comenzó a tener una pujanza extraordinaria lo que creó demasiados recelos con Francia e Inglaterra.

Peter H. Wilson es un historiador británico nacido en 1963. Su interés investigador se centra en la Historia Moderna de Alemania, especialmente la política, el ejército, la sociedad y la cultura del Sacro Imperio Romano Germánico entre 1495 y 1806. También ha dedicado parte de su carrera investigadora al amplio desarrollo de la guerra a nivel europeo y mundial desde el siglo XVII hasta 1900. Entre su formación destaca su especialización en la historia alemana y militar, que le ha permitido ocupar el puesto de profesor en numerosas universidades británicas y desarrollar labores docentes y de investigación en diversos centros universitarios de Estados Unidos y Alemania, entre los que podemos destacar sus periodos en las universidades de Sunderland, Newcastle o Münster, donde se dedicó a la enseñanza de los primeros siglos de la Edad Moderna.

Puedes comprar el libro en:

 

                                \"\"

\n
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios