www.todoliteratura.es

RAMÓN ZARRAGOITIA, TOPÓNIMOS: LOS ESPACIOS GEOGRÁFICOS QUE CUBREN NUESTRAS VIDAS.

Ramón Zarragoitia, "Topónimos": los espacios geográficos que cubre nuestras vidas

martes 23 de julio de 2019, 10:55h
Add to Flipboard Magazine.
Topónimos
Topónimos
Es difícil sustraerse al lugar donde uno vive. El clima, las horas de sol, la lluvia o una sempiterna niebla son accidentes climatológicos que por sí solos nos modelan la vida y el carácter, y lo hacen de un modo que para nosotros muchas veces es imperceptible, pues siempre pensamos que nuestro poder de decisión, o sencillamente nuestros deseos, son más fuertes que cualquier agente externo que no sea una persona.

Entonces, ¿qué es lo que nos cambia la vida? En "Topónimos", Ramón Zarragoitia, reúne a lo largo de catorce relatos una parte de los porqués y de las razones que muchas veces nos llevan a residir en un determinado lugar, y de cómo ese lugar se comporta como una gran cúpula que nos aísla del resto del mundo, para de ese modo perfilar en silencio los acontecimientos más importantes de nuestra existencia. Los pueblos y ciudades de estos relatos son espacios geográficos que cubren nuestras vidas, pero también, a lo largo de su lectura, somos conscientes que, quizá, ese perfil del horizonte de nuestro día a día lo vamos construyendo cada uno de nosotros a nuestra manera sin necesidad de acudir a agentes externos. No obstante, la toponimia de este conjunto de relatos se extiende como un todo a lo largo y ancho de las palabras y expresiones de cada historia, pues todas ellas están perfectamente documentadas, tanto en lo geográfico como en lo lingüístico, ya que su autor sobresale en el manejo del lenguaje y las distintas lenguas y modismos en los que sus protagonistas se expresan.

Esta exhaustividad también está muy presente en las meticulosas descripciones de los paisajes exteriores en lo físico e interiores en lo íntimo, dándose la mano unos y otros sin que apenas seamos conscientes de ello. Esta simbiosis entre lo externo e interno también se produce en el planteamiento de las diferentes tramas, pues en ellas, Ramón Zarragoitia, como buen cuentista que es, juega con la imaginación del lector y le intenta llevar a su terreno; un espacio donde, aparte del factor sorpresa presente en alguno de sus relatos, él nos quiere hacer entrever las razones de sus protagonistas forzándonos a leer entrelíneas, pues entrelíneas nos suceden muchas de las cosas más importantes de nuestras vidas. Ese guante blanco que recorre las historias de Topónimos hace que estas sean una suerte de tour de force vital al que Ramón somete a sus personajes, para de esa forma, poner en valor una parte de sus habilidades como narrador de historias.

A lo dicho hasta ahora, habría que añadir que, el mundo en Topónimos, es un lugar de conflictos, donde una de sus características principales es la presencia en cada relato de dos personajes antagonistas. Así, el suicidio o la muerte se contraponen a la vida o al héroe que por sí mismo es capaz de cambiar el destino que de antemano tenía dibujado en su mente el protagonista de la narración, o donde el riesgo que es recordado a modo de ensoñación del personaje masculino es aplacado por la presencia y visión más realista de su mujer. Sea como fuere, siempre hay una espacio para la sorpresa en estos catorce relatos, pero también para una tensión muy bien perfilada y ejecutada por Zarragoitia, pues sabe perderse muy bien, y de paso, perdernos a nosotros, en esos afluentes que, adyacentes, recorren las líneas de estas historias hasta hacernos llegar al momento álgido en cada una de ellas que, a modo de sentencia, se precipita, como una avalancha de nieve, sobre nuestra imaginación de lectores.

Si algo nos queda claro después de leer esta colección de relatos, es que Ramón Zarragoitia no va a dejar indiferentes a todos aquellos que se acerquen a leerlos, pues su técnica narrativa se alza victoriosa por encima de hombres y mujeres, pueblos y ciudades, y sobre todo, por encima de unas vidas que buscan salvarse de alguna manera de la angustia que su propia vida les produce. No obstante, el bueno de Ramón deja espacio para la esperanza, y lo hace en aquellos cuentos que parece que le tocan más de cerca, pues se muestra muy generoso con las personas a las que el destino no parece favorecerles. Esa bondad es un signo más de la majestuosidad de sus planteamientos como escritor, pues como él sabe muy bien, a la hora de plantearse una situación y su resolución, los finales felices también existen. Y un ejemplo de ello es la materialización de este libro, porque a través de su lectura asistimos a esa consagración con la que todo escritor sueña cuando comienza a escribir. Y en donde, además, somos testigos vivos, muy vivos, de que la vida y sus días son los verdaderos héroes de una cotidianeidad que a veces se nos muestra contraria a nuestros deseos.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.