www.todoliteratura.es

Gloria Fortún celebra el deseo entre mujeres en su poemario "Todas mis palabras son azores salvajes"

Por Briseida Cidoncha
miércoles 03 de febrero de 2021, 08:23h
Todas mis palabras son azores salvajes
Todas mis palabras son azores salvajes
"Todas mis palabras son azores salvajes", primer poemario de la escritora y traductora Gloria Fortún, representa el afán que, cuando se ama, se tiene de construir un lenguaje propio aprovechando que se ha fundado una patria. Un lenguaje que cante —y a veces grite— al amor y al deseo entre mujeres. La voz que poetiza tiene un cuerpo con una presencia rotunda y disidente, un cuerpo que no cumple las normas del canon estético, ni tampoco del recato, la modestia o la moderación. Es un cuerpo que se siente bello, vivo y sensual.

La protagonista se celebra a sí misma y a su carne, pero también a las mujeres que han hecho que palpite su corazón —y su entrepierna—, sobre todo a una mujer mítica, que toma la forma de bucanera, de diosa o de vaquera y que está presente a lo largo de todo el poemario.

Ella es la representante del amor y del anhelo cuando una pandemia confina el mundo. Ella es, al fin, quien deberá extender su brazo para que se posen en él los azores que la poeta-cetrera ha lanzado a los cielos.

Gloria Fortún (Madrid, 1977) escribe porque ama y sueña con escribir como ama. Su profundo compromiso con la literatura, su amante más longeva, la ha convertido en escritora, poeta, trovadora, traductora y profesora. Ha creado una comunidad de escritoras a las que se conoce como las Peligrosas. Su oficio está atravesado por su larga trayectoria en el activismo feminista y lésbico.

En Dos Bigotes ha publicado un relato en la antología 'Ábreme con cuidado' (2015) y las traducciones de 'La nueva mujer' (2017), 'Cómo acabar con la escritura de las mujeres' (2018), en coedición con la editorial Barrett) y '«Amigas». Relatos de amor entre mujeres del siglo XVIII al XX' (2020).

DOS POEMAS

Tengo este cuerpo y este corpus.
Y te voy a decir una cosa: nada es pequeño en el amor.
Y te voy a decir otra: este mundo es minúsculo para una tía como yo.
Y te voy a aclarar cuál es mi peso ideal. Mi peso ideal es tu cuerpo encima del mío.
Y tú, tú algún día dirás. Ella era única. Y era mía.
Tener tanto que perder es bonito.

Deliciosa mujer que afirma
ser demasiado mayor para mí,
deliciosa mujer que me explica
que ya tiene su vida organizada,
no vaya yo a desbaratárselo todo
justo ahora que por fin estaba tan tranquila,
deliciosa mujer que insiste
en que también a mí se me caerán las tetas,
deliciosa mujer que me escucha
con una ceja levantada y una pierna inquieta.
Deliciosa mujer yo le juro
que si nos dejan repetir vida
me pienso poner delante de usted
con quince años
y decirle:
señora, enséñeme todo lo que sabe

Puedes comprar el poemario en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios