www.todoliteratura.es
Luis Manuel López Román
Ampliar
Luis Manuel López Román (Foto: Javier Velasco Oliaga)

Entrevista a Luis Manuel López Román: “Las historias se van construyendo poco a poco”

Autor de “La sangre de Baco”
viernes 30 de abril de 2021, 00:00h

La sangre de Baco”, la nueva novela histórica de Luis Manuel López Román, es la segunda entrega de la Saga de Marco Lemurio que publica el autor madrileño. Continua con la historia de este peculiar mago romano que deambula por los suburbios de la ciudad imperial. El barrio en el que vive, la Subura, es un lugar de encuentro de todo el lumpen romano. Donde se llegan a cometer atroces crímenes entre sus habitantes mientras los patricios miran hacia otra parte.

Luis Manuel López Román
Luis Manuel López Román (Foto: Javier Velasco Oliaga)

Las previsiones que tiene el escritor madrileño son las de publicar siete novelas sobre tan peculiar personaje. “Tengo una visión de conjunto de lo que va a ser la trama entera, incluso tengo ideado su final, pero no lo que sucederá en cada uno de los libros. Eso sí, cada historia que cuente será autoconclusiva, aunque deje varios hilos abiertos de la trama general”, nos anticipa el escritor en una extensa charla que mantuvimos sobre su nueva obra.

Con Luis Manuel López Román he compartido momentos entrañables, tanto en Madrid como en Úbeda donde le presenté su primera novela. Es un escritor con las ideas muy claras que sabe perfectamente dónde se mueve y qué fines quiere conseguir. Con el camino emprendido con “Oscura Roma” ha dado una vuelta de tuerca al género de la novela histórica, añadiendo tramas de terror y de magia que no son muy habituales en dicho género. Tal es así, que ya ha habido alguna productora cinematográfica que se ha interesado por su primera obra.

En esta ocasión, Roma aparece como si fuese un personaje más. También ha profundizado en el papel que desempeñó su madre y que da un tono de misterio a toda la saga. El desarrollo de su nueva novela se centra en unos ritos, los de Baco, que fueron muy habituales en la Roma republicana a principio del siglo II a. C. En aquellos años, el Senado era muy tolerante con todas las religiones, posteriormente se fue controlando y llegaron a ser perseguidos por la crueldad de sus ritos. “Me pareció muy interesante estos ritos y el jugar con las distintas sectas. Algo que en la actualidad también es muy habitual”, apunta el autor madrileño. Por eso, investigó el tema a conciencia y utilizó el imaginario colectivo para desarrollarlo.

En la novela, ocurren diversos secuestros de niños de los barrios más humildes de Roma. “Como ahora soy padre, unos de los miedos de mi subconsciente es que pueda perder a un hijo. A Marco le pasa igual, al quedarse huérfano a temprana edad está muy sensibilizado con la desaparición de esos niños”, relata Luis Manuel López Román de forma clara sobre por qué escogió el tema central de esta nueva entrega.

“Tengo que reconocer que la novela me ha salido muy fluida, también tenía la seguridad de que se iba a publicar, lo que no ocurrió con la primera novela; por eso creo que la he sacado adelante más fácilmente”, evalúa el escritor. De hecho, ya tiene escritas más de cincuenta páginas de su próximo libro y que suponemos será publicada por la editorial La Esfera de los Libros ya que están muy contentos con su producción. Hay que tener en cuenta que Luis Manuel sabe moverse perfectamente en las redes sociales lo que asegura que sus novelas tengan buena publicidad. “Tengo mucha presencia en redes sociales, antes no me mordía la lengua, pero desde que publico tengo mucho más cuidado en levantar polémicas”, añade.

“Cada día me sale más natural construir personajes”

En esta ocasión, los personajes principales se mantienen invariables, Marco y Céfiro, “tiene auténtica madera de líder el chaval”, subraya; otros como Antígona y su padre han quedado relegados al igual que su gran protector en la sombra Marco Terencio Varrón y para el que trabaja. Sin embargo, han aparecido nuevos personajes que van a dar mucho juego como Lucio Escapcio o Quinto, portero de la domus de Varrón. Sobre todo este último es un personaje que creemos seguirá creciendo en el futuro. “Reconozco que los personajes cada día me salen de manera muy natural, al igual que los diálogos; sin embargo, con las tramas me tengo que esforzar más”, reconoce.

Pese a los momentos tétricos que tiene la novela, hay mucha ironía y humor en todo el texto. “Creo que reflejo muy bien el humor que había en la época. Había mucha ironía y el lenguaje era muy soez. Y el humor es muy mediterráneo”. Pero no hay sólo humor, la novela refleja fielmente la visión de la política romana de entonces que es muy parecida a la de hoy en día. “Los políticos eran muy corruptos, pero ellos nunca se manchaban las manos de sangre”, sentencia.

Donde mejor han pervivido las costumbre romanas ha sido en la Mafia

Así que no sólo nos encontraremos con la magia en la novela, también veremos un mosaico muy claro de la sociedad romana. “Roma me permite reflexionar sobre problemas universales que nos afectan a todos. La parte social queda más diluida en la novela, pero muestro mi opinión sobre el esclavismo que se daba en la época o cómo se subían los precios de forma artificial para perjudicar a los humildes y beneficiar a los poderosos”, desgrana Luis Manuel López Román.

Lo que sí hemos observado en la novela es que es más violenta que la anterior. Se suceden más muertes, algunas de forma muy cruel por los ritos de Baco. “Creo que hay muchas muertes, pero es porque me lo pide la trama, no ha sido deliberado”, manifiesta el autor y continúa diciendo “donde mejor han pervivido las costumbres romanas y la forma de hacer política ha sido en la Mafia, las collegia eran una forma de institución mafiosa donde los clientes iba a rendir tributo a su patrón”.

Para finalizar, Luis Manuel señala que “me encanta investigar sobre Roma, muchas cosas de la sociedad romana han desaparecido, hay pocos documentos. En Pompeya han aparecido algunos grabados y mosaicos que nos pueden dar las pautas para reconstruir sus costumbres”. “Reconozco que Roma es mi pasión, quizá vea a Roma en todas partes”, concluye el autor. Para Luis Manuel López Román nos reímos, nos amamos y nos insultamos como romanos. Quién duda después de leer esta novela que no somos romanos. Yo, desde luego, no.

Puedes comprar la novela en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios