www.todoliteratura.es
Paz leyendo en paz
Ampliar
Paz leyendo en paz (Foto: cortesía de la autora)

Entrevista a Paz Castelló: “Estamos en un momento donde la voz femenina, de sororidad y empoderamiento, debe alzarse y hacerse escuchar”

Autora de “Ninguna de nosotras tendrá compasión”
Por Javier Velasco Oliaga
jueves 27 de mayo de 2021, 13:00h

Ninguna de nosotras tendrá compasión” es el nuevo thriller de la periodista y escritora alicantina Paz Castelló. Las protagonistas de esta novela forman un dúo, al estilo Thelma y Louise, que protagonizan una venganza de colosal dimensión. El título lo dice todo. Un par de mujeres de armas tomar que harán las delicias de los lectores que se acerquen a esta impactante y espídica novela.

Paz Castelló
Paz Castelló (Foto: cortesía de la autora)

Paz Castelló lleva publicadas cinco novelas hasta el momento. Casi todas son thrillers donde mezcla la intriga con algunas dosis de humor. Además, trata problemas muy actuales como es la corrupción financiera y alguna más que no debemos desvelar. La autora nos garantiza entretenimiento a raudales y reflexión sobre temas tan importantes como el referido. Es una escritora brillante que nos seguirá dando sorpresas en el futuro. En la entrevista nos da algunas claves de su novela sin desvelar la trama de la misma.

En pocos días ha conseguido que su novela se afiance en las listas de los libros más vendidos y, además, ya va por la segunda edición en tan solo un mes. ¿Cómo le ha sentado esa noticia?

Siempre es un aliciente que el lanzamiento de una novela sea tan potente como ha sido el de Ninguna de nosotras tendrá compasión. Tan buena acogida significa que está gustando a los lectores y ese es el objetivo final. Estoy feliz y agradecida. Lo mejor que le puede pasar a un escritor es que los lectores recomienden tu novela.

Con “Ninguna de nosotras tendrá compasión” ha dado el salto a otra editorial. ¿Cómo le ha sentado el cambio?

Me sentí muy bien publicando con Umbriel mis anteriores novelas, muy arropada, y siempre les agradeceré la oportunidad que me brindaron en los inicios de mi carrera. Desde luego, que Ediciones B te abra las puertas como lo ha hecho, apostando por esta historia desde el primer momento, es una excelente manera de consolidarme como escritora. Me siento muy afortunada por ser una de sus autoras. Estoy feliz.

Si no me equivoco es su quinta novela y se suele decir que no hay quinto malo. ¿Es, de momento, su mejor novela o quiere a todas por igual?

No soy la más indicada para elegir entre mis novelas, por razones obvias. Sí creo que se trata de una obra madura. Se aprecia el oficio. Es lógico, porque a escribir también se aprende día a día. Supongo que cuando publique la vigésima, me parecerá más sólida que la quinta.

En esta ocasión se ha demorado más de “Dieciocho meses y un día” en escribir su nueva novela. ¿Le ha afectado esto de la pandemia o ha tenido más tiempo para escribir?

La novela estaba escrita antes de la pandemia. Incluso habíamos cerrado el acuerdo con la editorial días antes del estado de alarma. Pero entonces ocurrió lo que todos ya sabemos y tuvo que esperar un poco antes de publicarse.

¿Sigue compaginando el periodismo con la literatura?

Me encanta mi labor como periodista y comunicadora en general así que, siempre que las circunstancias me lo permiten, compagino la literatura con mi otra profesión.

Cuando dice eso de “Ninguna de nosotras tendrá compasión” a quién se refiere a ¿Camila y Nora o a todas las mujeres?

Es un grito de las mujeres a través de las historias de estas dos protagonistas fuertes, pero heridas. Estamos en un momento donde la voz femenina, de sororidad y empoderamiento, debe alzarse y hacerse escuchar. Muchas lectoras y también lectores masculinos, se van a sentir identificados. Hemos guardado demasiado silencio. Creo que la literatura es un excelente instrumento de reivindicación.

“Me gusta escudriñar en las miserias humanas. La corrupción es una manifestación de ellas”

Parece que le gusta escribir sobre temas de la corrupción, unas veces ha sido de política y en esta ocasión de la corrupción financiera, compañías offshore, paraísos fiscales, etc.

En realidad me gusta escudriñar en las miserias humanas. La corrupción es una manifestación de ellas, pero hay otras muchas. Siempre que hay dinero y poder, en cualquier ámbito, se produce un caldo de cultivo perfecto para poner a prueba la naturaleza humana.

Parece que los únicos paraísos que quedan en este mundo son los fiscales. ¿Existen paraísos para los enamorados?

Me gusta destacar que Ninguna de nosotras tendrá compasión no solo es un thriller, también es una historia de amor muy potente y sensual. El amor entre dos mujeres. Precisamente es ese amor el que las salva de su dolor.

Las dos protagonistas mantienen una bonita relación que… ¿Es complicado hacer una novela cuando el amor se comparte entre dos personas del mismo sexo?

Igual de complicado que si se tratara de una relación entre dos personas de distinto sexo. La sensualidad, el erotismo, la emoción, las dudas y los miedos de los personajes, son iguales en todas las relaciones. Amor es amor y así concebí el proceso creativo respecto a la historia entre Camila y Nora.

Otro tema peliagudo que trata es el de la violencia sexual. En ocasiones, en nuestra sociedad hasta parece mal visto. ¿Seguimos viviendo en una sociedad machista?

Tuve dudas acerca de cómo escribir determinadas escenas de la novela. Si suavizarlas o mostrarlas con toda su crudeza. Me di cuenta de que esas dudas nacían precisamente del condicionamiento machista de esta sociedad. Yo misma me estaba censurando. Por eso opté por contar las cosas tal y como son. Edulcorar determinadas realidades no es más que una forma de contribuir a silenciarlas.

Los seres humanos tenemos una necesidad innata de justicia

La venganza también está presente en la novela. ¿Se da la venganza porque no hay la justicia que nos merecemos?

Los seres humanos tenemos una necesidad innata de justicia. Necesitamos sentir equilibrio entre el daño que nos hacen y las consecuencias. Si no lo sentimos, nuestra parte primitiva se rebela y surge entonces ese instinto de venganza.

Thriller, Domestic Noir... ¿En qué género encuadra mejor su nueva novela?

Escribo thriller psicológico, porque me adentro en los recovecos de la mente humana y podríamos decir que también es domestic noir porque mis tramas tienen como protagonistas a personas con vidas convencionales, como cualquiera de nosotros, a las que, en un momento dado, les ocurren situaciones límite.

La trama de la novela se va complicando según vamos pasando las páginas. ¡Madre mía cuantas casualidades! ¿Cómo ha planificado su escritura?

Planifico una idea general y dejo que vaya cobrando forma poco a poco. Al final, todos los cabos de la historia deben unirse para que resulte una historia compacta y redonda. Esa es la clave. Podríamos decir que hay cierto orden en el caos, dentro de mi cabeza y todo termina ordenándose.

¿Se pone a escribir teniendo decidido el final del libro o la trama le ha ido dictando lo que iba ocurrir?

Depende de la historia. En Ninguna de nosotras tendrá compasión no la empecé teniendo claro el final. Lo fueron decidiendo las propias protagonistas de la historia.

Como Camila es bibliotecaria, los libros y los autores juegan un papel secundario, pero fundamental. ¿Ha mencionado a todos sus escritores favoritos en la novela?

A todos no. Solo a unos cuantos.

Si la trama es alucinante, las voces no lo son menos. Ha utilizado dos voces en primera persona, Camila y Nora, y un narrador omnisciente. ¿Por qué ha elegido tantas voces para describir la trama?

Porque los mismos acontecimientos, según qué personaje los cuente, adquiere matices diferentes. Utilizar la primera persona para las historias de Camila y Nora enriquece mucho la narración a nivel emocional. Ellas hablan de sus sentimientos y eso le da mucha fuerza a la historia. El narrador omnisciente es un recurso que he utilizado para abarcar más allá de la subjetividad de ellas dos y para que sirviera de pegamento a todos los puntos de vista de la historia.

¿Alguna voz le ha costado más que otra?

Me gusta mucho escribir en primera persona porque puedo ponerle toda la pasión que el personaje requiere y yo soy una persona muy apasionada, así que me siento cómoda en este registro. Utilizar la tercera persona en el caso del narrador omnisciente es una forma más técnica de escribir, menos visceral.

Para finalizar, el personaje de Virgilio Bosko me ha parecido brutal, sin dar pistas, ¿cómo se le ocurrió un personaje de ese calibre?

Virgilio es un indigente que duerme en un cajero automático de una sucursal bancaria. ¿Quién no conoce a alguien así en su barrio? He querido dar visibilidad a esas personas que tienen una historia detrás, una vida, mucho que decir y que la sociedad se empeña en ignorar y volver invisibles.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios