www.todoliteratura.es
Diego Hidalgo
Diego Hidalgo

La consumación de una época

lunes 20 de septiembre de 2021, 08:00h
No me cabe duda que hemos entrado en una nueva era trazada, en lo vital, por la acuciante conservación —si no urge ya una “restauración”— del planeta, mientras que en lo político impera la Globalización y su más transformador motor: la digitalización o robotización de nuestro sistema productivo y, desde luego, de nuestra intimidad.
Anestesiados
Anestesiados

Las consecuencias de ambos hechos son el ineludible surgimiento, por una parte, de un nuevo paradigma científico: el biologismo; en tanto que, por la otra, el individuo digitalizado recrea una nueva Weltanschauung transmitida por medios que McLuhan clasificaría como fríos. Además, como siempre ha sucedido en la Historia, este par de novísimos fenómenos y sus correspondientes efectos se van asentando en los todavía —pues apenas se puede asegurar cuanto tiempo durará esta figura política— Estados desarrollados. En cuanto a los otros, a los Estados precarios, carecen de cualquier porvenir en la nueva competición tecnológica y mercantil que impone la Globalización, y más tarde o más temprano, sucumbirán; si bien, durante sus espasmódicas y terroríficas agonías, lancen incontenibles oleadas migratorias hacia las sociedades acomodadas.

Para formular esta última y siniestra afirmación, no hace falta ser ningún aguafiestas ni tampoco un iluminado; basta con prestar atención durante semanas a los informativos internacionales y, por supuesto, leer con cierta perspicacia Anestesiados, de Diego Hidalgo, que acaba de publicar Catarata, en Madrid.

Anestesiados es ante todo un vade mecum para el ciudadano que se encuentra envuelto por artefactos digitales sin cuyo empleo la cotidianidad se le tornaría imposible, a menos, claro, que se retirara a un eremitorio. Se trata, pues, de una guía por los entresijos de esta nueva y peculiar Weltanschauung digital, levantada en apenas cuarenta años por la tecnología y que según nos previene Diego Hidalgo, cuando se acabe de establecer en su llamado estadio “gaseoso” —con las smarts ciudades, las smarts casas, los smarts vehículos…—, mutará a inmanente; es decir, que su presencia nos resultará tan imperceptible como imprescindible, y como resultado, sin su conocimiento y manejo nos hallaremos absolutamente desvalidos o como algo parecido a los mendigos. Es más; nos basta seguir la lectura de Anestesiados para descubrir cómo ya nuestra recreación de esta Weltanschauung digital ha afectado a nuestro proceder cognoscitivo y a nuestras costumbres y, por supuesto, a sus correlatos sociales —a nuestras preferencias políticas y de consumo— hasta situarnos al borde de las atemorizadoras consecuencias de ese futuro estadio “gaseoso”. Pues Anestesiados expone los suficientes datos —todos avalados por revistas e informes sobradamente reconocidos— para señalar cuánto amenaza el constructo digital nuestra capacidad para elegir libremente; o sea, cuánto peligra en este instante nuestro status de ciudadanos.

Como quiera que Diego Hidalgo ni es un agorero apocalíptico y menos aún un furibundo enemigo de la digitalización, y comparte con la mayoría de sus posibles lectores algunos postulados de los llamados solucionistas —los partidarios del desarrollo y aplicación social y política del gran constructo digital— puesto que reconoce ecuánimemente los enormes beneficios del progreso sobre la humanidad, Anestesiados se propone —lo advierte en la introducción y lo abrocha en las conclusiones— prevenir a los ciudadanos y a los Estados —que también corren un muy grave peligro— hasta donde esta revolución tecnológica puede someter las mentes —y, claro es, la imaginación— de todo el género humano, al troquelar la nueva era a su conveniencia. Es decir; Diego Hidalgo pretende que las actuales democracias se predispongan para contener los excesos políticos y mercantiles que en este momento pueden cometer con la mayor diligencia y con todo desahogo las empresas dueñas e impulsoras de la digitalización, encima empleando argumentos y produciendo efectos —e aquí lo pernicioso de la Weltanschauung digital— que simulen obnubiladoramente todo lo contrario.

En suma, la lectura de Anestesiados nos avisa con datos solventes y testimonios cualificados sobre el riesgo efectivo de que el mundo devenga en una especie de El show de Truman (1998) universal —por eso insisto tanto en el concepto de Weltanschauung—; entonces, me pregunto: ¿no será la digitalización la consumación insoslayable de la “época de la imagen del mundo”, enunciada y descrita por Martin Heidegger en Sendas perdidas (1950), cuya principal característica consiste en la “recreación” o “representación” del mundo por la ciencia? Y si así fuera; ¿no estaríamos ya viviendo, como predijo Heidegger, el gélido dominio de la Técnica que ocuparía el lugar de la Metafísica como esencia de Occidente, tras su “muerte” acaecida, en las postrimerías del s. XIX, con el surgimiento del vitalismo nietzschiano? Y de vivir bajo el imperio de la Técnica y de su discurso, la tecnología; ¿qué valor se le otorga a la libertad o a la democracia en este mundo?

Sospecho que ninguno; sencillamente, se las convierte en otras “recreaciones”; o sea, en otras simulaciones para su “consumo y disfrute”. Intuición compartida también por Diego Hidalgo, pero quien, por contra, reclama con Anestesiados la formulación de una ética —fundamento epistemológico de cualquier política futura— capaz de afrontar esta nueva circunstancia existencial. Naturalmente, porque llega a esta conclusión por distinto camino, al componer Anestesiados sobre testimonios de ingenieros y otras eminencias de Sillicon Valley y, desde luego, sobre estudios de importantes universidades anglosajonas; es decir, fuentes documentales tan apegadas al optimismo empirista como alejadas de cualquier hermético planteamiento ontológico, como sería el heideggeriano.

Y, tras recomendarles encarecidamente esta despabiladora lectura, solo me resta añadir que su autor es Diego Hidalgo Demeusois, hijo de mi gran amigo y extraordinario filántropo Diego Hidalgo Schnur.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios