www.todoliteratura.es
Javier Pastor
Ampliar
Javier Pastor (Foto: Javier Oliaga)

Entrevista a Javier Pastor, autor de “Fosa común”

“En el momento que empiezas a recordar algo estás haciendo ficción”

domingo 17 de enero de 2016, 10:47h
Add to Flipboard Magazine.

Casi han tenido que pasar siete años para que el escritor madrileño Javier Pastor diese a la imprenta su nueva novela “Fosa común”. Su anterior libro, “Mate Jaque”, que publicó en 2009 fue un éxito editorial en Literatura Random House. Se considera un escritor lento y fragmentario, perfeccionista, añadiría yo y, sobre todo, de una originalidad vanguardista digna de aprecio.

  • Javier Pastor

    Javier Pastor


  • Javier Pastor

Javier Pastor
Javier Pastor (Foto: Javier Oliaga)

Su primera novela, “Fragmenta”, la publicó en 1999; ahora recura ese aspecto en “Fosa común”. Aquella tenía cinco estilos muy diferenciados, en esta tiene tres. Casi se podría decir que son tres novelas en una, con tres narradores diferentes. Comenzando por la tercera persona, pasando por la segunda y terminando en esa primera persona que nos termina dando todas las pistas de la narración.

“Hay tres novelas que podrían ser independientes, pero al ponerlas en un libro su unidad se conforma en una unidad superior”, explica el escritor, que pasó su adolescencia en Burgos y es en donde transcurre la trama del libro, aunque el autor se encarga de no especificarlo hasta la tercera parte. “He tenido que hacer malabarismo para no citar a Burgos en las dos primeras partes”, reconoce con su peculiar e inteligente sentido del humor y añade: “lo he hecho para que se pudiese extrapolar lo que sucedió allí a otras ciudades de aquella época, que estaban llenas de curas y militares por todas partes”.

Una de las citas del libro es de Max Aub, que escribió: Se es de donde se hace el bachillerato. Él lo hizo en Burgos porque su padre, militar de carrera, estuvo ocho años destinado en la fría ciudad castellana. “Siempre ha habido una cierta frustración de Burgos. En los años setenta se vivía esa frustración. Durante la Guerra Civil fue la capital franquista, pero al terminar la contienda volvió a Madrid. Burgos fue el centro de operaciones de las tropas rebeldes, era un punto estratégico para acuartelar tropas por si hubiese problemas con el País Vasco. Franco siempre desconfío del mismo”, analiza el escritor.

“El humor es una contante en todas mis novelas. Sirve para aligerar momentos dramáticos y siniestros como los que se dan en esta novela”, nos cuenta en la sede madrileña de su editorial. “Si el lector no se ríe con mis novelas es que en algo he fallado”, afirma categórico. El humor es una constante en su obra. En esta ocasión en la primera parte es donde más destila su peculiar humor y es en la tercera donde menos lo utiliza debido a lo truculento de los acontecimientos que investigó para escribir la novela.

Como hemos señalado, en Fosa común mezcla diferentes niveles de lenguaje. En la primera parte, “Un entonces”, utiliza la tercera persona para describir cómo era la vida a mediados de los años setenta, sin apenas signos de puntuación, como puntos y aparte. “Me molestaban visualmente, quitaba visibilidad. La sintaxis tradicional me limitaba y preferí escribir a mi manera, tal y como ha quedado”, reflexiona el autor madrileño. Con los diálogos integrados en las frases, nos va describiendo aquella Transición a la democracia de manera fluida, con recuerdos de adolescente donde la música de aquellos años sirve de nexo para explicar la vida de entonces.

La segunda parte, “Un después”, es el encuentro con los protagonistas en la actualidad y está escrita en segunda persona. Aquí sí hay diálogos convencionales. “Aunque he intentado que en ningún momento se sepa la correspondencia de los nombres”, señala. Esta es la parte más reflexiva, más seria y crítica y donde se empiezan a dar las claves que se desarrollarán en la tercera parte”.

“El crimen de la familia Moradillo fue un parricidio en el que murieron seis personas y que no salió apenas en la prensa. Fue debidamente tapado”, subraya Javier Pastor y continua describiendo: “fue un caso tan chocante que no quería que se impusiese en la trama del libro. Quería que todo apareciese a su debido tiempo por eso me preocupaba el número de menciones que se hacía para no condicionar al lector”.

La tercera parte, “Que sirva para algo”, Javier Pastor la escribe en primera persona. Es la parte de investigación periodística, algo similar a cómo se trataba en el nuevo periodismo americano de Tom Wolfe o Truman Capote, algo que Javier Cerca ha hecho, también, en España. Este proceso nos indica su manera de llevar la búsqueda del material para escribir la novela. “He filtrado un 10% de la memoria que podría haber utilizado. En el momento que empiezas a recordar algo estás haciendo ficción”, concluye el escritor.

Fosa común” es un ejercicio de memoria histórica, pero también de ficción. Ha intentado, con éxito, explicar una época oscura y frustrante, y ha utilizado el humor para quitar hierro a pasajes truculentos. Para ello, ha utilizado a varios narradores, lo que da una visión más poliédrica de aquellos años a los que no nos gustaría volver pero que no podemos olvidar.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (18)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

1 comentarios