• Diario Digital | Sábado, 18 de Agosto de 2018
  • Actualizado 14:05

"Cuba. Una isla, tres continentes" reúne textos de dos personalidades singulares en los que la protagonista es la isla de Cuba

"Cuba. Una isla, tres continentes" reúne textos de dos personalidades singulares en los que la protagonista es la isla de Cuba. Alexander von Humboldt [Berlín 1769 - 1859] y Gertrudis Gómez de Avellaneda [Cuba, 1814 - Madrid, 1873] representan dos perspectivas casi antitéticas de ese siglo variopinto y fascinante que fue el siglo XIX: la visión masculina y la femenina, la óptica de un científico y la de una artista, el pensamiento ilustrado y la inspiración romántica, razón y emoción.

"Cuba. Una isla, tres continentes" reúne textos de dos personalidades singulares en los que la protagonista es la isla de Cuba

Ambas miradas se extienden sobre una tierra única geografía mítica para muchos europeos, tierra de promisión, de esperanza y de una belleza tan asombrosa que transformaba a quien llegara a poner un pie en la isla caribeña. 

CubaUna isla en la que confluyen tres continentes: Europa, África y América. Pero también Cuba fue uno de los últimos territorios en los que pervivió la esclavitud. Es en ese punto donde Humboldt y Avellaneda se dan la mano, en la denuncia sin paliativos de una institución que en ya en ese momento empezaba a ser repudiada por parte de humanistas e intelectuales.

Alexander von Humboldt es el ejemplo del científico ilustrado, considerado uno de los padres fundadores de la ciencia geográfica, hasta el punto de que el mismo Simón Bolívar aseguró que había sido el descubridor científico de América. En su Ensayo Político sobre la isla de Cuba, texto que se recoge en Cuba. Una isla, tres continentes el autor destila todo el apasionamiento de sus ideas progresistas, su confianza en el avance de la civilización y las ideas del humanismo, como heredero y tal vez último representante del pensamiento ilustrado.

Gertrudis Gómez de Avellaneda, una de las precursoras de la novela hispanoamericana, fue valorada en su época como una de las figuras clave del romanticismo. El tratamiento que dio a las mujeres de sus novelas la convirtieron en una de las precursoras el feminismo moderno. Los capítulos de su novela de juventud Sab que se incluyen también en este libro dan voz a la mujer de su época, consiguiendo que la figura femenina vertebre una historia de defensa de los derechos humanos. 

Puedes comprar el libro en: