• Diario Digital | Lunes, 18 de Junio de 2018
  • Actualizado 13:20

"Contra los hijos" es un libro que debería venderse en las farmacias, al lado del condón y la píldora

"Contra los hijos" de Lina Meruane es un ensayo inteligente y con sentido del humor, que critica a los discursos sociales que han puesto en el centro a los hijos.

"Contra los hijos" es un libro que debería venderse en las farmacias, al lado del condón y la píldora

Lina Meruane no tiene pelos en la lengua. Y, además, está harta. Harta de la sociedad que oprime a las mujeres, harta de los hombres que oprimen a las mujeres, harta de las mujeres que oprimen a las mujeres y, sobre todo, harta de los niños que también oprimen a las mujeres. Por eso ha escrito Contra los hijos, ensayo en forma de diatriba llamado a abrir los ojos de cuantas continúan sin darse cuenta de que el sistema les está destrozando la vida. De hecho, este libro podría resumirse con una sola de sus frases: «Pido un minuto de riguroso silencio por las madres de hoy».

Contra los hijos"Contra los hijos" vio por primera vez la luz como artículo de opinión en la revista ‘Etiqueta Negra’ en 2010. En aquel texto primigenio, Meruane ya esbozaba algunas de las ideas que después habría de desarrollar en un ensayo que publicó en Tumbona Ediciones (México, 2014) y que ahora llega a España revisado y ampliado de la mano de Literatura Random House.

Siguiendo la estela de libros tan importantes para el movimiento de liberación femenina –sobre todo en lo tocante al asunto de la procreación como Madres arrepentidas de Orna Donath (Reservoir Books), Solterona de Kate Bolick, y ¿Dónde está mi tribu? de Carolina del Olmo, Lina Meruane defiende en este libro la importancia de que las mujeres dejen de cargar sobre sus hombros todo el peso de la familia y, acaso más novedoso, la necesidad de que no otorguen a los hijos más derechos de los que merecen.

Según Meruane, la maternidad es una forma de esclavitud que ha sido rediseñada por el neoliberalismo con la intención de obligar a las mujeres a regresar al hogar. Todos los movimientos femeninos –e incluso feministas- que ensalzan a la súper-madre capaz de enfrentarse a todo son fuertemente criticados en esta diatriba. Y es que la autora está convencida de que la sobreexplotación –a menudo voluntaria- de la mujer no es más que una estrategia del capitalismo para evitar que ellas tengan tiempo de elaborar un pensamiento crítico.

La maternidad es una forma de esclavitud que ha sido rediseñada por el neoliberalismo con la intención de obligar a las mujeres a regresar al hogar

Lina Meruane defiende la necesidad de que las mujeres dejen de participar ciegamente en la industria filial y den la espalda a esa presión social que sólo busca lubricar la máquina de la procreación. Los gobiernos del Primer Mundo, en especial los europeos, están lanzando el mensaje de que existe un problema de natalidad y, como la gente se lo está creyendo, las mujeres regresan al hogar para traer hijos a un mundo que después los explotará como mano de obra barata y como consumidores.

En realidad, la maquinaria capitalista es tan perversa que, desde hace algún tiempo, está lanzando el mensaje de que los hijos son el bien más preciado y de que merecen lo mejor que la sociedad pueda ofrecerles. Esto presiona todavía más a las madres, que ahora ven a sus vástagos como una especie de bien material que deben lucir y que, de algún modo, se convertirán en una proyección social de su propio éxito. En otras palabras: dime dónde estudia tu hijo y te diré qué familia has montado. Evidentemente, los niños perciben esta sobreprotección y, acaso de un modo involuntario, acaban convirtiéndose en torturadores de sus madres. En palabras de la propia autora: «Es contra estos hijos temibles que me rebelo. Contra el advenimiento del imperio de esos tiranos».

Lógicamente, Meruane es consciente de que recibirá no pocas críticas por la vehemencia con la que defiende su tesis, pero también sabe que quienes la acusen de radical no podrán dejar de reconocer que hay verdad en sus palabras: «Exijo que quienes levanten la primera piedra o la primera crítica o estén por lanzar el primer agravio pongan, antes de hacerlo, una de sus manos sobre el pecho y se planteen seriamente si todo ha sido tan simple en lo que a tener hijos se refiere».

Lina Meruane nació en Chile en 1970. Su obra de ficción incluye la colección de relatos Las infantas (1998) y las novelas Póstuma (2000), Cercada (2000), Fruta podrida (2007) y Sangre en el ojo (2012), que fue traducida al inglés, al francés, al alemán, al portugués y al italiano. Además, Meruane ha recibido los premios literarios Cálamo. Otra Mirada (España, 2016), Sor Juana Inés de la Cruz (México, 2012) y Anna Seghers (Berlín, 2011), así como becas de la Fundación Guggenheim (2004), National Endowment for the Arts (2010) y DAAD Artist in Berlin (2017). Entre sus libros de no ficción, destacan el ensayo Viajes virales (2012), el ensayo diatriba Contra los hijos (2014) y la crónica ensayo Volverse Palestina (2014), merecedora del Premio del Instituto Chileno-Árabe de Cultura en 2015. Actualmente enseña Cultura Latinoamericana y Escritura Creativa en la Universidad de Nueva York.

Puedes comprar el libro en: